Un simpático elefante luminoso protagoniza hoy la lámina que Levante-EMV, en colaboración con València Capital Mundial del Diseño y el Arxiu Valencià del Disseny, entrega hoy en su colección «Iconos del diseño valenciano. Del 1930 al 2022». Se trata de una creación de Isidro Ferrer para la firma valenciana y Premio Nacional de Diseño 2020 LZF Lamps.

Con casi tres décadas de trayectoria, LZF Lamps se ha convertido en una de las empresas de iluminación más respetadas del sector. Su buen hacer les avala. La lámina de hoy muestra a «Smelly Fant», una lámpara-elefante que, según Mariví Calvo, cofundadora de LZF Lamps junto a Sandro Tothill, «es la historia de una colaboración entre LZF, artistas, diseñadores y grandes artesanos. Un trabajo de equipo y de precisión». «Es tradición en LZF, cuando presentamos un producto, investigar los límites hasta los que podemos llegar para conseguir conjugar la filosofía de LZF con la del artista o el diseñador que lo creó», añade.

Con Ferrer colaboran desde 2002 en distintos proyectos gráficos y de producto. «Isidro reconoce y potencia los valores que debe contener un buen diseño». «Ambos tenemos la firme convicción de que el diseño debe tener, además de un componente estético, un alma comprometida, con una intención de cambio. No podemos defender como 'diseño' algo que se mueva en el terreno exclusivo de la belleza sin prestar atención a los cimientos que soportan la creación de objetos: su función utilitaria», explica Calvo.

LZF Lamps, los magos de la luz y la madera

LZF Lamps, los magos de la luz y la madera Begoña Jorques. València

LZF es una empresa que desde el comienzo ha demostrado una preocupación fundamental por dotar a la forma de sentido práctico y funcionalidad, pero sin olvidar que la belleza también cumple una función. Con filosofía latente en el producto, «a Isidro [también Premio Nacional de Diseño en 2002 y de Ilustración en 2006] le gusta remarcar un par de componentes esenciales en nuestra forma de actuar cuando entrelazamos nuestras inquietudes: el constante riesgo, que nos conduce a la sorpresa, y un espíritu inquieto que se concreta en el juego», sostiene Calvo.  

Para ella este trabajo con Ferrer fue «una experiencia excepcional a la que no queríamos poner ningún límite». De hecho, dice, «no hubo ningún encargo especifico, solo un punto de partida. Y esto nos llevó a la primera sorpresa, pues nos entregó una familia de 17 divertidos animales a los que llamamos ‘Funny Farm’». Se trata de un conjunto de pequeñas esculturas de madera y de las que salió este «Smelly Fant». Esta pieza en forma de elefante busca, explica Calvo, «transmitir ternura y maestría, originalidad y empatía».

LZF Lamps, los magos de la luz y la madera

La colección de luminarias de gran tamaño realizadas con la técnica de la vareta -a la que pertenece esta pieza- se denomina «Life Size» y la componen artistas y artesanos que colaboran durante un largo periodo de tiempo «en el que la prisa no tiene cabida y en la que lo más importante es entretenerse en los detalles», sostiene la cofundadora de la firma valenciana. «Para conseguirlo les invitamos a convivir en LZF, empapándose de la filosofía de la empresa y de las posibilidades y los limites que la técnica y los materiales exigen». Todas ellas tienen en común que están compuestas por diferentes animales creados por artistas, «muy simpáticos y algo ‘locos’» esculpidos por Manolo Martín con vareta e iluminados y coordinados por LZF.

Un material «vivo»

Para mantener su ADN como empresa y no caer en esa «locura» de tantas manos, LZF defiende «una filosofía de empresa robusta y de la que realmente disfrutamos, con la que nos gusta compartir y contagiar a todos los colaboradores. Con un material tan vivo es imprescindible saber mucho acerca de su comportamiento y de la manera más adecuada de tratarlo en cada caso. Es un aprendizaje y una vivencia mutua con el que todos salimos ganando». Asegura que empresa y diseñadores viven «muy de cerca el proceso y comparten opiniones constantemente». Y en todo ello y en la búsqueda de diseñadores prima la «originalidad, la conexión con la marca y una clara nueva aportación y suma sinergias». 

LZF Lamps, los magos de la luz y la madera

LZF Lamps, los magos de la luz y la madera Begoña Jorques. València

Y si buscamos la esencia de LZF Lamps puede que lleguemos hasta la misma naturaleza. «La madera es un material único, bello, vivo. Al retroiluminarlo transmite directamente calidez, es un material ancestral que nos impacta inmediatamente, que nos es familiar y al mismo tiempo nos sorprende», explica Calvo, quien añade que «nos hace sonreír cuando descubrimos su inusual transparencia, hace que cada lampara sea única, nos transporta y nos hace disfrutar de un cachito de naturaleza, algo puro y grande dentro de los valores primigenios del hombre. Cada lámina de madera se trabaja a mano y exige un cuidado exquisito y una selección minuciosa». «No somos más que imitadores de la imponente belleza de la naturaleza, en ella nos inspiramos y de ella bebemos. La aplicación de las nuevas tecnologías LED nos permiten adaptar y controlar su color, su eficiencia y adecuación a nuestro estado de ánimo o la funcionalidad», defiende.

Además, «tenemos muy en cuenta que todos los materiales que utilizamos sean reciclables y por ello trabajamos con proveedores que invierten en este proceso». «Todas las maderas utilizadas en LZF proceden de bosques controlados y gozan de la garantía FSC, lo que quiere decir que conlleva una trazabilidad desde su plantación hasta el uso final. Para LZF esto es primordial, utilizar maderas cultivadas y respetar al máximo la conservación de los bosques y de los árboles protegidos», dice tajante. En estos momentos, avanza Calvo, « estamos inmersos en la búsqueda de nuevos materiales que conjuguen con la madera, nuevas formas y nuevos descubrimientos», concluye.

LZF Lamps, los magos de la luz y la madera

Reconocimiento a los artesanos 

Sobre 2022, cuando València sea Capital Mundial del Diseño, Calvo asegura que «es necesario un reconocimiento de nuestra cultura. Los artesanos han sido aquellos que han diseñado desde tiempos inmemorables nuestros objetos y es buena idea recordarlos. Este es el momento de recuperar todo ese conocimiento y actualizarlo, impedir la desaparición de sus grandes habilidades y hacerlas nuestras, darles junto a las nuevas tecnologías una nueva perspectiva», reivindica Mariví Calvo.