Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València recuerda el gran triunfo de Blasco con críticas de su Fundación

El centro de estudios acusa a la concejalía de «improvisar» y de «ningunear» a la entidad

Imagen histórica del homenaje que recibió Blasco Ibáñez por parte del Ayuntamiento de València tras su gira por Estados Unidos. | L-EMV

Imagen histórica del homenaje que recibió Blasco Ibáñez por parte del Ayuntamiento de València tras su gira por Estados Unidos. | L-EMV

El 15 de mayo de hace ahora cien años la ciudad de València le dedicó una semana de homenajes al escritor Vicente Blasco Ibáñez por su triunfo en Estados Unidos. El autor se había abierto las puertas de la fama internacional con Los cuatro jinetes de la apocalipsis y su correspondiente adaptación cinematográfica. El libro fue el más vendido en los Estados Unidos en los años 1919 y 1920, sólo superado por la Biblia.

Tello, Ribó y Soler durante la firma del convenio en 2019. | M. A. MONTESINOS

Al regresar el 15 de mayo de 1921 a València de su gira por Norteamérica para presentar sus novelas e impartir conferencias y charlas, Blasco fue recibido como a un héroe. Y para recordar aquel hito y reivindicar la figura del escritor en pleno siglo XXI, el actual gobierno municipal ha preparado una serie de actividades entre las que se incluye la presentación de un libro que recopila un centenar de entrevistas concedidas por Blasco en medios de todo el mundo y una exposición en el ayuntamiento que se inaugurará después del verano.

La concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales también ha incluido entre las actividades conmemorativas la realización de un «Itinerario Blasco Ibáñez» y la confección de una «maleta didáctica» para acercar la vida y obra del autor de La Barraca a los escolares. Además, el consistorio ha anunciado la creación de nuevos contenidos para la web de la Casa Museo, incluyendo los discursos y conferencias que llevó a cabo Blasco durante aquella semana de homenajes de 1921.

Por otra parte, el 23 y 30 de mayo la Casa-Museo ofrecerá visitas guiadas en la antigua vivienda de la Malvarrosa bajo el lema «El hombre de las mil caras», y el día 29 los jardines acogerán un concierto en homenaje al músico Salvador Giner a cargo de la Sociedad coral El Micalet.

«El ayuntamiento se está volcando con distintas intervenciones para poner en el lugar de la historia que se merece a uno de los valencianos más internacionales que tenemos cómo es Vicente Blasco Ibáñez», afirmó ayer la concejala Glòria Tello.

La responsable de Recursos Culturales destacó también la inversión de 70.000 euros en renovar el discurso expositivo del museo, el traslado del sarcófago del novelista hasta el vestíbulo de entrada del Cementerio General, la convocatoria de una beca de 6.000 euros para investigar su figura.

Tello mencionó también como ejemplo del trabajo que está haciendo el consistorio por la figura del novelista el convenio que mantiene con la Fundación y Centro de Estudios Blasco Ibáñez, renovado en mayo de 2019, por el cual la entidad que gestiona el legado que se exhibe en el museo recibe una subvención anual de 12.000 euros anuales y se establece una inversión de 30.000 euros anuales en la casa de la Malva-rosa y 20.000 euros en la creación de actividades culturales.

Improvisado y rellenado

Pero la Fundación no está satisfecha ni con el programa organizado por el ayuntamiento para conmemorar el centenario del homenaje a Blasco, en particular, ni con el trato que la entidad recibe por parte de la concejalía que dirige Tello, en general.

Sobre las actividades por el centenario, la entidad considera que Recursos Culturales ha improvisado la programación y la ha «rellenado» con actuaciones no diseñadas específicamente para esta ocasión. Y eso que, como recuerdan, ya en octubre de 2020 el presidente de la fundación, Ignacio Soler, le remitió una carta al alcalde Joan Ribó proponiendo trabajar conjuntamente en la preparación del centenario.

Según recordaba ayer el secretario del centro de estudios, Ángel López, no fue hasta febrero cuando la concejalía les notificó que lo «más probable» es que se realizase el nuevo homenaje, pero sin concretar ni actividades ni fechas. Tras dirigirse de nuevo a Ribó en abril para lamentar la actitud del departamento de Tello, el pasado viernes finalmente los representantes de la fundación pudieron mantener una reunión con el director de la Casa-Museo y otro técnico del consistorio, en la que estos confirmaron que se estaba trabajando en confeccionar un programa.

Además de incertidumbre por la vaguedad del futuro homenaje a Blasco, la Fundación confirmó tras esta reunión la sensación de «ninguneo» que, según aseguraban ayer en declaraciones a este periódico, sufren desde hace meses por parte del ayuntamiento. En el caso concreto del encuentro del pasado viernes, lamentan haber recibido las explicaciones por parte de los técnicos municipales y no directamente de la concejala Glòria Tello o, ni siquiera, de alguno de sus asesores.

Pero la colección de supuestos agravios citados por la fundación se remonta prácticamente a la firma del convenio en mayo de 2019 entre esta entidad y el consistorio para mantener el legado de Blasco en su casa museo.

Cabe recordar que este acuerdo se alcanzó tras varias semanas de crisis entre la Fundación y la concejalía que dirige Tello y de que los primeros estuvieran a punto de llevarse de la Casa-Museo (que es de propiedad municipal) los documentos y objetos personales del novelista que allí se muestran.

Incumplimiento del convenio

La entidad asegura, por ejemplo, que el consistorio está incumpliendo el apartado del convenio que obliga al intercambio de información y la coordinación de las actividades y a la convocatoria periódica de reuniones entre los representantes de ambas instituciones.

También critican que sus representantes no fueran invitados, en un principio, a la inauguración de las obras de remodelación de la primera planta de la Casa-Museo -que, recuerdan, «no existiría si no fuera por los documentos depositados en ella por nuestra fundación»-, y que solo recibieron la invitación tras posponerse el acto y haberse quejado ellos de su ausencia.

La última muestra de la distancia creciente que existe desde hace tiempo entre el ayuntamiento y la Fundación Blasco Ibáñez tiene que ver., según afirma la entidad, con el traslado del cenotafio del escritor esculpido por Benlliure al Cementerio General. La localización del monumento funerario, según afirmaba ayer el secretario del centro de estudios, no coincide con la que se había notificado a los gestores del legado de Blasco, y en un principio incluía la Senyera que acompañó al novelista en su regreso a València.

La fundación no fue avisada de estos cambios ni tampoco sus miembros fueron invitados al acto de traslado. Finalmente, y después del escrito remitido en abril al alcalde quejándose de estos «desprecios», un miembro de la fundación pudo asistir al acto de inauguración.

Por todos estos hechos, el centro de estudios considera que su relación con el consistorio dista mucho de regirse por un clima «de colaboración, cordialidad y entendimiento».

Aun así, y según la propia fundación, esta no tiene intención «en principio» de romper el convenio que mantiene con el consistorio para conservar y promocionar el legado de Blasco Ibáñez en València. «Pese al ninguneo, estamos haciendo lo imposible por mantener la buena relación con el gobierno municipal», aseguraba ayer su secretario.

Preguntada por estas declaraciones, la concejala Glòria Tello afirmaba ayer que no existe ninguna razón para que la fundación se considere ninguneada por el consistorio y calificaba de «falta de respeto» que la entidad califique de improvisado un programa en el que los técnicos municipales llevan meses trabajando»

Compartir el artículo

stats