Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La invasión de los ‘Ecce Homo’ de José de Ribera

Los expertos se debaten entre atribuir ambas al «Spagnoletto» o asegurar que una es una copia anónima de la otra

La invasión de los ‘Ecce Homo’ de José Ribera

El pasado 12 de marzo la casa de subastas Ansorena sacó a la venta un «Ecce Homo» atribuido al valenciano José de Ribera por 90.000 euros. La puja quedó desierta. Al día siguiente, otra casa de subastas, en este caso la austriaca Dorotheum, anunciaba que el próximo 8 de junio pondría a la venta un «Ecce Homo» muy similar al de Ansorena, y también atribuido a Ribera, en este caso valorado entre 100.000 y 120.000 euros.

Son dos representaciones de Cristo casi iguales y el claroscuro propio de Ribera es evidente en ambas pero, según expertos consultados por este periódico, una de ellos, la que se quedó sin vender en Madrid, sería una copia de la que se va a subastar en Viena y la mano que la realizó no es la del maestro de Xàtiva. Es más, hay dudas incluso de si el lienzo de Dorotheum lo hizo Ribera o es una obra de su estudio.

De hecho, y como la propia subastadora recoge en el anuncio del lote, este mismo cuadro que ahora se atribuye al artista valenciano ya había salido a la venta hasta en dos ocasiones anteriores en Sotheby’s y en ambas la obra se atribuía al «estudio de Ribera» y no directamente al pintor.

Frente a estas dudas las casas de subastas pueden argumentar que la atribución a Ribera tanto del «Ecce Homo» que se intentó vender en Madrid como del que se intentará vender en Viena está firmada por Nicola Spinosa, considerado durante décadas el mayor experto del mundo en la obra del «Spagnoletto».

En el escrito que acompaña al lote, la casa de subastas Dorotheum explica que Spinosa desconocía hasta el pasado año la existencia del «Ecce Homo» que sale a la venta el 8 de junio y que lo ha analizado recientemente a partir de una fotografía de alta resolución. «Está convencido de que se trata de una obra autógrafa», apunta la empresa.

Spinosa compara esta representación de Cristo después de su tortura y burla por parte de los soldados romanos con la del Museo de la Universidad Bob Jones, de Greenville (Carolina del Sur), que está firmada y fechada en 1638. El historiador también cita otros «Ecce Homo» ejecutados por Ribera como los que se encuentran en la colección Pizzi, en el Ermitage de San Petersburgo o en la colección Zeri.

Todas estas pinturas tienen la misma temática que de la que se subastará en Viena e incluso el mismo modelo y son obra del mismo artista, pero no son iguales que ella. Cristo aparece en diferentes posiciones, con o sin sus atributos e incluso en alguna de ellas acompañado por otros personajes.

La propia casa de subastas asegura que su lienzo, aunque pertenece al grupo de figuras de medio cuerpo de Cristo y los santos que Ribera pintó a lo largo de su carrera, y es estilísticamente cercano a la versión de Greenville, «es una composición totalmente independiente».

En cambio, en el «Ecce Homo» que salió a subasta en Ansorena el 12 de mayo el protagonista presenta la misma posición, el mismo manto rojo dispuesto de la misma forma, con las manos atadas sujetando una caña y un gesto muy similar (aunque no igual) que el de Dorotheum. Y, pese a ello, Spinosa no lo nombra en su informe o, al menos, Dorotheum no especifica en su texto si lo ha nombrado. Y eso que el experto realizó las dos atribuciones (la del «Ecce Homo» de Ansorena y la del «Ecce Homo» de Dorotheum) en 2019.

Investigart, una empresa dedicada a la investigación histórica y artística y al asesoramiento para la venta o adquisición de obra, fue la primera en llamar la atención, con evidente ironía, sobre esta coincidencia de «Ecce Homo» de Ribera en el mercado de subastas, subrayando que ambas contaban con informe del mismo experto.

«Es imposible que ambos cuadros hayan podido salir de la misma mano», apuntaba ayer a Levante-EMV un experto que ha preferido no identificarse. «A ojos de cualquiera se puede ver que una, la de Ansorena, es copia de la otra. Pero ni siquiera es una copia del mismo taller de Ribera, que hizo muchos Ecce Homo. Por eso es extraño que un experto de referencia como era Spinosa haya certificado las dos».

Las fuentes consultadas añaden que, de haberlo, el error no sería de la casas de subastas, ya que el informe lo aporta el propietario que quiere vender el cuadro.

El pasado abril Ansorena ya anunció la subasta por 1.500 euros de un Ecce homo que atribuyó al círculo de Ribera y que acabó retirando después de que el Museo del Prado encontrase «razones fundadas» para atribuírselo a Caravaggio y el Ministerio de Cultura lo declarara «inexportable».

Compartir el artículo

stats