Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paula Llorens | Dramaturga y actriz.

"El caos y la locura de la pandemia ya ha llegado a las tablas"

«Hablar abiertamente de algunos tabús es curativo», asegura la autora

La autora valenciana Paula Llorens durante una entrevista en este medio.  | FERNANDO BUSTAMANTE

La autora valenciana Paula Llorens durante una entrevista en este medio. | FERNANDO BUSTAMANTE

La dramaturga y actriz Paula Llorens (Canals, 1986) no deja de cosechar éxitos. Su adaptación de «Historia de una maestra» se llevó dos candidaturas en los Premios Max de 2020 y ahora acaba de estrenar «L’abraçada dels cucs» en Alcoi, fruto de recibir el Premio Talento Joven que concede Levante-EMV. Esta semana le han dado otra buena noticia. Le han concedido el Premio Rambleta y CLAVE por «Yana o la malaltia del temps», la historia de una rider. Tiene su propia compañía, Cactus Teatre, a la que se le augura un gran futuro, y no solo en las salas valencianas.

«El caos y la locura de la pandemia ya ha llegado a las tablas»

En pocos años, acumula un buen número de galardones.

No sé si ha sido coincidencia o que el trabajo llama al trabajo. No puedo quejarme. Los últimos años han sido muy productivos. No he parado de hacer cosas. He estado creando todos los días. Mi rutina se basa en escribir, ultimar detalles sobre próximos espectáculos y ensayar como actriz.

«Yana o la malaltia del temps» es la obra ganadora del Premio Rambleta. ¿Está tocada por la pandemia?

Un poco sí. La escribí en el programa de creación Ínsula Dramataria Josep Lluís Sirera del Institut Valencià de Cultura (IVC). Estuve todo un año trabajando el texto con Paco Zarzoso, pero nos pilló la pandemia. Pasamos de hacer las reuniones presenciales a hacerlas vía Zoom. Fue una experiencia muy chula. En mi caso, escribir la obra fue un refugio para mí.

¿Era una oportunidad para aislarse del mundo?

Sí. Es inevitable que el caos y la locura que vivimos vaya a acabar representada de alguna manera sobre las tablas. En este caso, la obra habla de la sociedad actual y de la generación en la que vivimos. Todo lo cuento a través del personaje de una rider, una chica que reparte en bicicleta. Está al servicio del consumo y del tiempo. De alguna forma, esta cosa extraña que vivimos en 2020, casi apocalíptica, está en la pieza también. Sin hablar directamente del confinamiento o del coronavirus, alguna cosa queda. Tampoco quería que la obra se impregnara de un tema del que estábamos oyendo hablar constantemente. La escritura fue un refugio para mí. Todas las funciones teatrales que tenía como actriz en ese momento se aplazaron. En lugar de quedarme parada, seguí escribiendo. Me evadí. Escribí para seguir en activo.

La obra se estrenará en La Rambleta. ¿Tiene claro como lo quiere hacer? ¿Cuál será el reparto?

Todavía no lo tengo claro. Hay muchas posibilidades en el horizonte, porque puedo montarla con mi compañía, Cactus Teatre, o puedo optar por otra compañía diferente. Este premio ha supuesto todo un apoyo, tanto económico como de montaje. Tengo meses por delante para darle vueltas.

Ha llevado recientemente otra pieza teatral suya, «L’abraçada dels cucs», a la Mostra de Teatre d’Alcoi. ¿La obra fue resultado del Premio Talento Joven?

Sí. En ese momento tenía un texto preparado. Tenía claro que si ganaba, el premio se iba de cabeza al montaje del espectáculo. Llevaba dos años de gira con «Historia de una maestra». Era el momento idóneo para llevar otra obra a las tablas. Ha sido una suerte poder estrenarla en la Mostra de Teatre d’Alcoi.

¿«L’abraçada dels cucs» se verá en València?

Sí. Estaremos en diciembre en el Teatre el Musical del Cabanyal.

Además de figurar como autora del texto, se sube a las tablas con Sergio Caballero.

Sí, no he querido dejar de lado mi faceta de actriz.

«Miguel, un profesor de literatura amante de Larra que odia a los jóvenes, despierta un día en la misma habitación de hospital que Clara, una joven que ha olvidado cómo sonreír». ¿Podemos decir que la obra aborda el tema de la salud mental?

Claro, pero también es un canto a la vida. Escribí el texto hace un año y medio. Ahora se habla más de la salud mental y de los suicidios que nunca. Las personas hemos salido muy afectadas de la pandemia. El número de suicidios ha aumentado considerablemente en España. Me alegra que la obra aporte su granito de arena a romper el tabú del suicidio y las enfermedades mentales. Antes se decía que era contraproducente hablarlo por si aumentaban los suicidios, por ejemplo, pero creo que hacerlo es necesario precisamente para evitarlos.

¿Es un estigma social?

Sí. Los personajes de «L’abraçada dels cucs» se sienten solos. Como ellos, muchas personas de nuestro alrededor se sienten así. La pandemia ha hecho que ese sentimiento se intensifique. Poder hablarlo abiertamente es curativo. Tanto Sergio Caballero como yo presentamos la pieza como una comedia sobre el amor pero la convertimos en un canto a la vida porque el final es esperanzador. Todos hemos pasado por situaciones difíciles, pero tenemos que darle una oportunidad más a la vida. Merece la pena intentarlo una vez más. Si no sintiésemos la obligación de ser felices descubriríamos que hay muchas personas como nosotros.

Actualmente, compagina su faceta como actriz y dramaturga con su Doctorado en Filología. ¿Cómo lo lleva?

Fatal (ríe). Sabía que en cuanto me matriculase, me iba a salir mucho trabajo. Es la ley de Murphy. El doctorado es una cosa que hago por placer. Por lo tanto, iré poco a poco.

¿Tiene más trabajos como actriz en el horizonte?

Sí. Empezaré a ensayar, si todo va bien, una obra en septiembre porque se llevará a las tablas en noviembre. Pero no puedo adelantar nada más.

Compartir el artículo

stats