Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Londres al habla desde València

La exposición «London Calling» reúne en la Fundación Bancaja medio centenar de obras de una veintena de artistas como David Hockney, Julian Opie, Tony Cragg o Damien Hirst

18

'London calling' desde la Fundación Bancaja

Hasta el cielo se ha puesto hoy británico para la presentación de la exposición «London Calling. Arte británico hoy. De David Hockney a Idris Khan» en la Fundación Bancaja. La muestra reúne medio centenar de obras de una veintena de artistas británicos, vinculados a Londres, nacidos entre los años 30 y los 70. 

David Hockney, Michael Craig-Martin, Phyllida Barlow, Sean Scully, Richard Deacon, Tony Cragg, Antony Gormley, Anish Kapoor, Cornelia Parker, Julian Opie, Grayson Perry, Yinka Shonibare, Jake and Dinos Chapman, Rachel Whiteread, Damien Hirst, Mat Collishaw, Rachel Howard, Jason Martin, Annie Morris e Idris Khan forman la nómina de artistas que exhiben en la Fundación Bancaja obras de reciente creación, algunas nunca vistas en España y otras, incluso, creadas ex profeso para esta muestra.

Así lo explicó hoy el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, en la presentación de la muestra, acompañado por los comisarios, Javier Molins y MayaBinkin. La exposición, según sus reponsables, muestra la escena artística actual londinense y sigue un recorrido cronológico, desde el más «veterano» -Hockney- hasta el más joven, Khan.

Pintura, escultura, dibujo, cerámica, fotografía, vídeo, tapices instalaciones o creaciones digitales forman el amplio abanico de disciplinas tan extenso como la temática de las obras que van desde la religión, la propia Historia del Arte o la maternidad hasta temas tan de actualidad como la pandemia, como en la obra que firma Craig-Martin y que muestra a todo color una mascarilla, gel hidroalcohólico y un iPad.

Londres, Florencia y París

Para los comisarios, Londres es «la capital mundial del arte conemporáneo» y Molins no dudó en compararlo con la Florencia del Renacimiento o el París del Impresionismo. De la capital británica los comisarios destacaron la presencia de arte en «cualquier esquina», la gran oferta de galerías y museos, la importancia de las escuelas de arte, así como la relación entre todos los agentes del mundo artístico: artistas, comisarios, directores de museo o estudiantes de arte.

Y aunque repasaron a cada uno de los artistas, entre las obras destacan las de Hockney, quizás el artista británico vivo más importante y más cotizado (su obra Retrato de un artista. Piscina con dos figuras, de 1972, se vendió en 2018 por 80 millones de euros). Llamativa es también la aportación de Anish Kapoor con dos enormes discos rojos en los que el visitante se puede ver reflejado, así como tres imponentes piezas elaboradas con silicona y pintura que simulan ser enormes trozos de carne.

El color es, sin duda, uno de los elementos más destacados de la exposición que, con su título, hace un guiño a la fórmula que la BBC utilizaba en sus emisiones mundial durante la segunda guerra mundial. «Londres también hizo un llamamiento a estos artistas», explicó Molins. Imágenes tan británicas como la de Grayson Perry -Isabel II, libras y fish and chips por medio- convivirán hasta el mes de octubre con los centenares de mariposas muertas y pintadas de Damien Hirst en su obra Yatra. 

Compartir el artículo

stats