El calor del verano aprieta y qué mejor que una buena sombra para cobijarnos de los inmisericordes rayos de sol. Y si es con estilo y mucho diseño, mejor.

El parasol Ensombra, del estudio valenciano Odosdesign para la firma también valenciana Gandía Blasco protagoniza la lámina que Levante-EMV entrega hoy en la colección «Iconos del diseño valenciano. Del 1930 al 2022» en colaboración con València Capital Mundial del Diseño y el Arxiu Valencià del Disseny.

Ana Segovia y Luis Calabuig, al frente de Odosdesign, explican las particularidades de Ensombra. «Las lamas, que se abren y cierran como un abanico, se pueden desplegar según la cantidad de luz y sombra que necesites. Estas lamas se unen y bloquean entre sí gracias a una pieza oculta que se diseñó ad hoc para simplificar funcional y estéticamente su diseño».

Sobre el origen de este icono del estudio, recuerdan que «todos los productos que creamos para la edición de Nude 2005 [salón para jóvenes creadores en Feria Hábitat] nacieron a partir de una reflexión del estudio sobre el outdoor [exterior]». «Por casualidad, ese año conocimos a Sergio Pastor, director general de Gandía Blasco, por lo que decidimos centrarnos en estudiar su catálogo para ver qué necesidades podrían tener de producto. Para nuestra sorpresa descubrimos que no tenían parasoles, así que pensamos en una sombrilla que huyera del tradicional sistema de apertura y cierre de paraguas. Tras mucho pensar y dibujar nació Ensombra».

De joven propuesta  a  icono del diseño

De joven propuesta a icono del diseño Begoña Jorques. València

Para este producto, «reinterpretamos el sistema de apertura y cierre de los abanicos con el fin de obtener un sistema sencillo que se pudiera desplegar y cerrar sobre una lama. Este sistema permite, además, tener sol o sombra dependiendo de la posición al gusto del usuario. La proyección de la sombra de las lamas y la sensación que se genera cuando estás debajo del producto recuerda estar bajo una palmera», señala Segovia.

Aquel amor a primera vista entre Odosdesign y Gandía Blasco lleva ya más de tres lustros de fructífera relación. «Ensombra lleva 16 años en producción y sigue siendo una pieza muy actual e icónica. Gracias al parasol nos animamos a fundar el estudio y desde entonces hemos pasado por diferentes fases desarrollando proyectos de comunicación, producto y consultoría para todo tipo de empresas del sector del Hábitat, en el que nos hemos especializado. Estos últimos años la internacionalización ha sido un hecho y estamos trabajando estrechamente con empresas americanas, danesas o chinas, entre otras», explica Ana Segovia.

De joven propuesta  a  icono del diseño

De joven propuesta a icono del diseño Begoña Jorques. València

Diseño fresco

Por su parte, José A. Gandía-Blasco, presidente y director creativo del grupo Gandía Blasco, explica sobre Ensombra que «fue lo que más nos llamó la atención en Nude. Nos atrajo su diseño fresco y sencillo, tanto el concepto como la geometría del parasol, vimos que complementaba muy bien nuestras colecciones de muebles de exterior. Además era plegable».

Tanto les encajó en su filosofía que «cuando vimos el prototipo ya estaba técnicamente resuelto, básicamente tuvimos que buscar los materiales más adecuados para el giro y plegado de las lamas del parasol y conseguir ese efecto de abanico, tenían que ser los apropiados para el uso en exteriores».

Para Gandía-Blasco, el diseño de Ensombra es especial por «el efecto visual de una palmera o la hélice de un helicóptero. Algunos de los materiales empleados no son lo más usuales en parasoles, lo exigía el propio diseño».

De este producto, el presidente de la firma destaca «su originalidad y frescura, no había nada igual en el mercado, esa geometría esencial encajaba perfectamente con el estilo de la empresa y nuestro modo de entender el diseño, lo tuvimos claro desde el principio». Tanto es así que en ventas ha funcionado «muy bien, a día de hoy sigue vendiéndose en más de 75 países y se ha convertido en un icono universal», sostiene satisfecho.

De joven propuesta a icono del diseño

Para Gandía-Blasco no hay un solo cliente de Ensombra, sino que es para todo aquel que «aprecie su buen diseño. El target es muy abierto, desde el cliente que lo quiere para terrazas residenciales a hoteles o museos».

En Gandía Blasco supieron ver ese talento joven de Odosdesign. «Nosotros siempre hemos prestado mucha atención a las nuevas generaciones y seguimos haciéndolo especialmente con nuestra marca Diabla. Siempre hemos creído que es la mejor forma de tomar el pulso al presente y apostar por el futuro del diseño».

De hecho, este año celebran su 15 Concurso Internacional de Diseño de Mobiliario de Exterior para los menores de 35 años. «Creemos que falta atención sobre las nuevas generaciones. El día a día de las empresas suele ser frenético, muchas veces es por falta de interés, recursos o el criterio necesario para apostar por los jóvenes talentos, la mayoría fichan a diseñadores conocidos porque es la vía rápida para darse a conocer o acceder a un mercado. Entendemos que el buen diseño no depende de quién lo haya diseñado, sino de la calidad», explica Gandía-Blasco.

Tiene claro, en este sentido, que no hay que apartar la mirada de las nuevas generaciones «porque son el futuro, aportan frescura, eso siempre es necesario para avanzar, debería ser parte del I+D de cualquier empresa o estudio de diseño, necesitan apoyo para comenzar su carrera».

De joven propuesta a icono del diseño

Comunicar con mucho arte

Desde Odosdesign no se dedican solo al diseño de producto. Otra de sus mejores bazas es la dirección de arte. «Se ha convertido en uno de los servicios más importantes y diferenciadores del estudio. No solo vale hacer un buen producto, hay que saber comunicarlo bien y acompañarlo de imágenes que respiren la filosofía de la empresa y lleguen al público objetivo de una manera que lo entienda. Una buena dirección de arte ayuda también al área comercial para que el producto hable por sí solo y se venda», sostiene Segovia.

«Hoy por hoy estamos ayudando a muchas empresas a cómo darse a conocer al público generando desde cero su marca hasta pensando y ejecutando todo ese ideario de dirección de arte fotográfica que lo diferencie del resto con su propia identidad. Esta disciplina es muy importante porque ayuda principalmente a la visibilidad de la empresa y a su crecimiento en ventas», concluye.

Odosdesign no solo ha creado Ensombra para Gandía Blasco, sino que también son los responsables de la dirección de arte para mostrar el producto en su hábitat natural: el exterior.