Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mundo de Jane Austen

Miguel Ángel Jordán realiza la primera biografía en castellano sobre Jane Austen

Miguel Ángel Jordán

Miguel Ángel Jordán

La literatura española ya no está en deuda con Jane Austen, una de las grandes novelistas que ha parido la historia. Dedicar un libro a su figura es hacerle un tributo, agradecerle todo lo que enseñan sus historias. Es apreciar el amor, la amistad y los tintes de orgullo que atesora Orgullo y prejuicio, su verdadera obra maestra. Es entender su madurez precoz en su forma de escribir gracias a El castillo de Lesley, su colección relatos paridos cuando solo tenía entre 12 y 18 años en la rectoría de Steventon, el pequeño pueblo donde nació al noroeste de Hampshire. Dedicarle un libro es empaparse de la profundidad de Amor y amistad, narraciones que dan la talla de su escritura con un estilo propio y una imaginación sin límites.

En ese sentido, dedicarle una biografía, como ha hecho el profesor Miguel Ángel Jordán con su Jane, una vida novelada (Ciudadela, 2020), es, de entrada, un acto de agradecimiento, por lo que supone ensalzar su figura, y un acto reivindicativo por la fotografía que hace el doctor en Filología Inglesa del mundo de la nobleza rural inglesa de la época, tal como ella misma lo vivió y lo contó en sus obras.

Las letras de Jordán atesoran esa finura del que está criado con las lecturas de maestros anglosajones como Shakespeare o Dickens. Sobre todo, por ese juego lingüístico, con cierto tinte costumbrista, que imprime a la hora de conectar los sucesos de la vida de Austen con la sociedad victoriana, tan llena de contrastes pero apasionante porque supuso, entre otras, la Revolución Industrial. Asimismo, Jordán es un autor con conexión valenciana porque, a pesar de ser oriundo de Cartagena, a los 18 años estuvo en València para estudiar la carrera de Filología inglesa y luego trabajó como profesor en lenguas extranjeras de alumnos de ESO.

El ejemplo de Austen va más allá de la literatura. Virginia Woolf cuenta en Una habitación propia que la escritora británica no elaboró sus novelas en la tranquilidad de una biblioteca o un despacho, sino que parió sus libros en los salones de casa, mientras estaba rodeada de gente. Y, además, Austen no firmó sus primeras obras por imposiciones de la época. Las primeras ediciones de Sentido y sensibilidad aparecieron firmadas como "Una dama" y Orgullo y prejuicio, su segunda novela, bajo el nombre de "la autora de Sentido y sensibilidad".

Por eso, realizar la primera biografía de Jane Austen en castellano es un ejemplo de feminismo, pero sobre todo, de sensibilidad. Y esa delicadeza y emotividad es la que ha mostrado Miguel Ángel Jordán con su nuevo libro. Hoy, 18 de julio, fecha de la muerte de la escritora, es un buen día para leerlos.

Compartir el artículo

stats