C uando estalló el ‘caso Titella’, con la detención del exventrílocuo José Luis Moreno, advertí que un tinglado defraudatorio tan colosal (presuntamente) no se habría podido construir sin la complicidad de algunos canales públicos de televisión.

Ahora comienza a salir a la luz el tema. O sea que las teles, vista la dimensión del latrocinio, aparcan por un momento la ‘omertà’ que las caracteriza cuando se trata de sus asuntos monetarios propios –entre bomberos no nos pisamos la manguera– y proceden a tirar un poco de la manta, aunque les pese. El miércoles en ‘Las cosas claras’ (TVE-1) se han señalado a sí mismos, o sea a la propia TVE, como cómplices de los tejemanejes de Moreno.

Es verdad que lo hicieron con sordina, sin profundizar mucho, pero lo hicieron, cosa que hay que elogiar por su aproximación a la limpieza y a la transparencia. La periodista Clara Jiménez Cruz, de ‘La maldita hemeroteca’, señaló en el programa que Moreno, en 2017, usó como pantalla y testaferro la sociedad Crystal Forest para firmar con TVE la venta de la serie Reinas. Según la ley, RTVE no puede comprar nada, ni tener relación comercial, con quien está en la lista de defraudadores de Hacienda, como es el caso de Moreno. Lo mismo hizo el exventrílocuo con la venta a TVE de diversos Especiales Nochebuena y Nochevieja, cobrados a través de otra sociedad pantalla, Riazor Producciones.

Se advertía en ‘Las cosas claras’, además, que utilizando de testaferro otro combinado de productoras (Integral Mundox y Amiguetes Entertainment) Moreno firmó también con TVE la serie «Aquí mando yo punto com», proyecto por el que cobró –según ‘El Confidencial’– 7 milllones de euros, una serie de la que nada se sabe por el momento. Y en la mesa de opinadores del programa se alzaban voces airadas advirtiendo de que en TVE alguien estuvo permitiendo todo esto, y mirando hacia otro lado, porque participaba en el negocio. En otra tele pública, Canal 9 cuando el PP la cerró, se denunciaron contratos inflados, fuera de mercado, pagados a Alba Adtriática, otra productora de Moreno,

O sea, que en esta maraña del exventrilocuo, con presunto blanqueo de narcodinero, estafas, acosos sexuales y extorsiones, el desvío de dinero público a través de la tele es un eje principal. Una pantalla muy negra. El Tribunal de Cuentas, ahora tan de moda, debería pronunciarse al respecto.