Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "elegancia atemporal" de rodar en València

Vicente Villanueva rueda ‘El juego de las llaves’, una comedia de intercambio de parejas

El elenco principal mientras grababa una escena de la película el lunes en el Hotel Balneario Las Arenas. | LAIA LLUCH

El elenco principal mientras grababa una escena de la película el lunes en el Hotel Balneario Las Arenas. | LAIA LLUCH

«El juego de las llaves» es la película que rueda el director valenciano Vicente Villanueva. Esta comedia coral, ambientada en València, se centra en un grupo de amigos en plena crisis de los cuarenta que deciden aventurarse al azar del juego de las llaves, un plan de intercambio de parejas entre ellos que hará que descubran sus miedos, sus deseos y, sobre todo, lo que quieren en la vida.

La producción de Nadie es perfecto y Atresmedia Cine busca dejar de lado el feísmo que en muchas ocasiones caracteriza al cine español, apostando por una puesta en escena muy estética que se ve reflejada tanto en la fotografía como en las localizaciones de la película. En ese sentido, el productor Kiko Martínez asegura que la idea era «hacer una película que reflejase un lugar mediterráneo, que pudiese ser el sur de Francia, Cataluña, la Comunitat Valenciana... que fuese un lugar que recordase a una gran ciudad europea. Queremos reflejar unas casas de clase media, pero una clase media bonita, estética. Apostar por algo que recuerde a la alta comedia de los 80 de Gómez Pereira».

Con ese objetivo, València -junto a diversos lugares de la Comunitat Valenciana- se ha convertido en el escenario elegido para rodar el largometraje. El director, Vicente Villanueva, ha explicado que el emplazamiento se escogió «con la intención de abrir nuevos espacios visuales a este tipo de comedias que suelen ocurrir en la capital. La ciudad de València nos da una gran urbe europea. Buscamos rincones clasicistas, una mezcla entre Nueva York, París o cualquier ciudad italiana, y todo eso lo tiene València. Esto dotará a la película de una elegancia atemporal». Entre las diversas localizaciones, más de 30, destacan el Ateneo Mercantil, la Feria de Valencia, y los hoteles The Westin Valencia y el Hotel Balneario Las Arenas, así como otras ciudades valencianas como Elx y Ontinyent.

Fotograma de la película ‘El juego de las llaves’. | LAIA LLUCH Gemma antolín. valéncia

En esta historia que reflexiona sobre la monogamia, la autorrealización y el placer, los encargados de dar vida al grupo de amigos serán Eva Ugarte, Miren Ibarguren, Fernando Guallar, Tamar Novas, María Castro, Dani Tatay, Ricard Farré, y Justina de Bustos. Todos ellos han señalado como un acierto rodar la película en València, alejándose de otras localizaciones más típicas, como Madrid o Barcelona.

Los protagonistas destacan que es una película que va a hacer pensar a pesar de estar enmarcada dentro del género de la comedia. La actriz Miren Ibarguren, que interpreta al personaje de Raquel, cree que «con la película la gente se va a reír porque hay cosas muy graciosas, pero también va a hacer pensar. Es un poco un espejo. La gente se va a sentir muy identificada con estos personajes, porque muestran cosas que a todo el mundo le pasan».

En la misma línea, Tamar Novas, que da vida a Quique, la pareja de Raquel, afirma que además de servir de espejo para el público, como en toda buena comedia «conecta con temas universales, como la pareja. Estamos haciendo una película muy sensorial, que entra por los sentidos, y todo esto da pie a hablar de cosas un poco más complejas, pero de una forma ligera».

«Fácil»

Unos temas más complejos que han hecho reflexionar incluso a parte del elenco. Y es que el actor Dani Tatay, que encarna al personaje de Dani, no descartaría jugar en la vida real al juego de las llaves. Bromea afirmando que «la botella ha pasado a la historia, cuando la gente vea la película se va a poner de moda el juego de las llaves». No obstante, recalca que «siempre con el consentimiento de la pareja».

Después de más de cuatro semanas de rodaje destacan la buena dinámica de trabajo. Y parte de la culpa la tiene el director, Vicente Villanueva, del que todos destacan su alto sentido de la estética y de la comedia. «Fácil» es la palabra que todo el grupo elige para describir cómo es trabajar con el director valenciano. María Castro, Cris en la película, destaca de Villanueva su capacidad de conciliación y de trabajo. Asegura que «lo tiene todo muy bien estudiado. A mi me da mucha tranquilidad trabajar con una persona al mando que lo tenga todo muy claro, porque me pongo en sus manos y sé que si algo no está, va a venir a decírmelo. Entonces me relajo».

Algo primordial también teniendo en cuenta el tipo de humor que hace la película, de la que Castro señala que «es una comedia más por lo que piensan los personajes. Dicen una cosa pero lo interesante es lo que están pensando en su cabeza, los gestos, las miradas, y eso como actores y actrices es más chulo y más complicado de hacer».

La producción, en la que trabaja un equipo técnico y artístico de más de 100 personas, será estrenada y distribuida por Warner Bros Pictures en 2022.

Compartir el artículo

stats