Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ‘I’ copulativa entre la música culta y la popular

El libro ‘Iturbi, més enllà de Hollywood’ recorre la apasionante vida del pianista y los aspectos menos conocidos de su trayectoria

La ‘I’ copulativa entre la  música culta y la popular

La ‘I’ copulativa entre la música culta y la popular

«Iturbi es la ‘I’ copulativa entre la música culta y popular». Lo dijo Manolo Gil en la presentación del libro ‘Iturbi, més enllà de Hollywood’ parafraseando a Toni Mollà, que en su dietario ‘Tot entra en el pes’ dice lo mismo de Joan Fuster pero en literatura. De un suspiro Gil sacudió toda la escama vertida sobre el pianista en el Salón de Cristal del Ayuntamiento y en presencia del alcalde Ribó.

‘Iturbi, més enllà de Hollywood’ es la versión en formato papel de los actos del 125 aniversario del nacimiento del músico, que contó con una exposición con el mismo título -comisariada por Manolo Gil y Óscar Oliver, también editores del libro-, y del Primer Festival Iturbi.

El libro es la primera semilla para «el necesario redescubrimiento de este coloso del teclado», sostiene la concejala Gloria Tello, dice que contribuye a «separar la realidad de la leyenda negra que ha querido ensombrecer la carrera» del pianista, director de orquesta, aviador, estrella de radio y actor de Hollywood.

El breve paso de Iturbi por la meca de la industria cinematográfica encumbró su figura, pero fue mucho más que una celebridad, como demuestran las páginas que recorren la historia de un «ilustre desconocido, poco reeditado y escasamente citado en el mundo de la crítica historiográfica», escribe Joaquín Gúzman.

Poliédrico

«Quizá la principal dificultad a la hora de aproximarse a la figura de José Iturbi sea su poliédrica y controvertida personalidad», según Óscar Oliver, uno de los mejores estudiosos del pianista.

«El Iturbi después de Hollywood -escribe Oliver-, es el Iturbi que ha llegado hasta nosotros. Tanto es así que éste junto con el personaje que aparece en sus películas, ha terminado por esconder al verdadero Iturbi: aquel joven que conquistó el mundo a base de honestidad y trabajo, convirtiéndose en uno de los pianistas más singulares, deslumbrantes y avasalladores de la primera mitad del siglo XX».

El volumen recoge muchas de las fotografías, carteles y programas de la exposición. Entre ellas, una de 1945 en la que Iturbi aparece con el uniforme de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, tocando a cuatro manos con el presidente Harry Truman. Aunque Justo Romero destaca la «impresionante foto en la que aparece en Los Ángeles junto con ‘colegas’ como Arnold Schönberg, Otto Klemperer, Pierre Monteaux y otros significativos músicos de la época».

Romero, crítico musical del Levante-EMV y uno de los colaboradores del libro, acentúa en el capítulo «Iturbi y su repertorio» la historia de «un pianista excepcional y superdotado». «Repasar su trayectoria y repertorio -cuenta-, desde que sale de València en 1911 para estudiar en el Conservatorio de París hasta que se acomoda en el mundo del cine en 1943, es recorrer la peripecia vital de uno de los grandes del teclado de la primera mitad del siglo XX, al que muchos compararon con sus vecinos Vladímir Horowitz y Artur Rubinstein».

Joan Ribó defiende que el nombre de Iturbi no ha dejado de estar presente en la ciudad, ya que escribió el nombre de València «en los tiempos dorados de la música clásica en el mundo entero» y ahora ha llegado el momento de desvelar «algunos de los hitos menos conocidos de su trayectoria» para hacerle «justicia».

«Le conocí cuando yo tenía 15 años y ya era un dios para mí», desvela el maestro Joaquín Achúcarro en su «Y amigos fuimos» que abre el libro.

Compartir el artículo

stats