Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Camela

'El público se está portando chapó'

"Tenemos que sacar un disco próximamente, sino los fans no nos lo perdonarían"

Dioni y María Ángeles actúan el viernes en València.

Dioni y María Ángeles actúan el viernes en València.

Dioni y María Ángeles se suben hoy al concierto del Jardín de Viveros para interpretar la banda sonora de miles de personas. Será el penúltimo concierto de la programación de los Conciertos de Viveros.

Tenéis más de 50 conciertos por delante. Hay una gran diferencia respecto al año pasado...

Dioni: Sí, es una buena noticia. Nosotros hemos arrancado muy bien. Tenemos muchos conciertos por delante y yo creo que es por las ganas que tiene la gente de evadirse. En general, se va viendo la luz al final del túnel. El sector de la cultura ha sido el más afectado de esta pandemia.

Mª Ángeles: Afortunadamente podemos empezar a ver la luz y disfrutar de la música.

¿Cómo vivís la incertidumbre del virus durante vuestra gira? Sabéis que Niña Pastori tuvo que cancelar su concierto en València porque contrajo el coronavirus.

Dioni: Tanto María Ángeles como yo somos la cara visible de nuestras giras. Detrás, tenemos a decenas de trabajadores (montadores, técnicos, transportistas...) de quienes muchas familias dependen. Todos tenemos ganas de luchar. Índia Martínez también tuvo que suspender conciertos porque cogió el virus. Lo llevamos como lo tenemos que llevar, con mucha precaución. Pero con esto nunca se sabe, yo conozco a muchas personas que tienen las mayores precauciones del mundo y lo han cogido. Tomar precauciones, como nosotros, supone un coste más. Por ejemplo, nosotros hemos tenido que ampliar los coches que contratamos para las giras para no ir todos juntos.

MªÁngeles: Intentamos estar lo más tranquilos posibles. Nos hacemos muchas pruebas. Nosotros dos no tenemos ni anticuerpos. Procuro cuidarme muchísimo. Dioni te lo puede decir porque me dice que soy una exargerá. Creo que si todo el mundo hubiese sido como yo el bichito hubiese desaparecido en dos semanas (ríe).

Camela es emoción, pero ahora no nos podemos levantar.

Dioni: Ir a un concierto de Camela sin bailar se hace duro (ríe). Nosotros no somos artistas clásicos. Ir a un concierto de Camela es ir a cantar, bailar, llorar y abrazarte con la gente que quieres. Ahora, cuando estamos sobre el escenario le decimos a la gente que las medidas son las que son. Siempre hago un chascarrillo, digo: "Es difícil que viendo a un tío tan guapo como yo no echarte a bailar. Pero por favor, no os levantéis de la silla ni os quitéis la mascarilla".

Mª Ángeles: Ahora es muy diferente. Sin embargo, yo creo que sí que se les nota. Pese a la mascarilla, ellos cantan y gritan. Estamos todos deseando que vuelva la vida de antes pero esto es mejor que nada. Poder volver a un concierto es una maravilla.

¿Creéis que la gente está respondiendo?

Dioni: Solo te digo una cosa, chapó por la gente. El público de Camela se está portado chapó. Están respetando las medidas porque es lo que hay ahora mismo. Igual no es el concierto que les gustaría ver, pero es que eso es mejor que nada. Nosotros somos de esos artistas que tenemos ese don de Dios, que cuando la gente nos ve en el escenario la gente ya está alegre y contenta. Canciones como 'Cuando zarpa el amor', 'Nunca debí enamorarme', 'Lágrimas de amor' o 'Háblale de mí' pueden ser terapéuticas.

MªÁngeles: La gente está más tranquila. Es de agradecer que hayan hecho una vacuna tan pronto. No podremos devolver jamás el esfuerzo que han hecho científicos y sanitarios. Creo que esto será un punto de inflexión para que valoremos más la salud y a los que se han estado dejando la piel por nosotros en los hospitales. Todo lo que se invierta en ciencia y en salud es poco, te lo digo de verdad.

Acabáis de lanzar un tema con Omar Montes. ¿Cómo fue esa colaboración con Camela?

Dioni: A través de un amigo en común, Omar Montes se puso en contacto conmigo. Me llamaba 'Tito' (ríe). Me dijo que se había criado con nosotros, con nuestra música, y que uno de sus sueños era interpretar una canción con nosotros. Me confesó que había juntado el valor y la fuerza para llamar a Camela. Su mensaje me llegó muchísimo, porque me sentía totalmente identificado. En mis comienzos, mi sueño era colaborar con mis ídolos, como Los Chichos, Los Chunguitos o con Alejandro Sanz. Con Omar surgió una relación de afecto instantánea. Yo pasé a llamarle 'Padrecito'. Esta colaboración en concreto salió del cariño del corazón, no como otras, que pueden surgir del interés.

¿Habrá más colaboraciones en el futuro?

Dioni: Ha habido alguna propuesta que otra. Ahora mismo, estamos pensando en lo que hacer en lo que queda de año. No sabemos si sacaremos un single nosotros solos o contaremos con algún artista.

MªÁngeles: La moda ahora es sacar canciones sueltas. Pero tenemos que sacar un disco, sino los fans no nos lo perdonarían. Para el año que viene esperamos sacar un disco completo.

¿Cuando uno cumple 27 años sobre los escenario es más difícil tomar decisiones artísticas?

Dioni: En esta profesión se tiende a mirar al futuro y ahora es más difícil que nunca. Cambia todo muy deprisa. La música se consume mucho más rápido que antes. Tú antes te comprabas un disco y lo escuchabas hasta aburrirlo. Pero ahora no. Ahora tú escuchas las canciones que te gustan de un artista y de otro. A nosotros nos gusta pensarlo todo mucho. Por otro lado, la gente también asume que cuando subimos al escenario ya no nos ponemos ni nerviosos. Y es al contrario, cada vez sentimos más nervios. Se te pasan en dos canciones eh, pero están ahí. Cuando deje de sentir las mariposas en el estómago creo que tendré que dejar de subirme a un escenario, porque es porque ya no me importará como antes.

MªÁngeles: Nosotros disfrutamos de una posición privilegiada, porque nuestros fans son muy fieles. En nuestros conciertos se juntan abuelos, padres y nietos. Gracias a eso no tenemos vértigo. Estaremos sobre el escenario hasta que Dios quiera.

¿Habéis tenido que reinventaros por la pandemia?

Dioni: Bueno, lo que hemos tenido que hacer es poner más atención a las redes sociales. Pero eso no ha sido cosa de la pandemia. A mí ya me ha cogido mayor eh (ríe), que tengo 50 años. ¡Nosotros venimos del casette! Y ahora lo que se lleva es TikTok e Instagram. Yo gracias a Dios he contado con la ayuda de mis hijos, porque a mí ya me ha pillado mayor. Del teléfono, yo solo colgar y descolgar. No tenía ni Whatsapp, pero comprender que las redes están a la orden del día.

MªÁngeles: Buah, yo me divierto muchísimo. El confinamiento no hubiese sido el mismo sin la gente con la que contactabas por las redes sociales. Sin Martita de Graná yo no sé lo que hubiese hecho (ríe).

Vosotros innovasteis en su día creando la 'techno rumba'. Recientemente han surgido géneros como el trap. ¿Ahora somos más abiertos en cuanto a la música que antes?

Dioni: Yo creo que sí. Ahora tenemos muchos más estilos y fusión de música. Nosotros tenemos un público muy fiel. Si en los 90, ese público tenía 13 o 14 años, ahora, en 2021, trae a sus hijos a los conciertos. Se saben las canciones mejor que los padres.

MªÁngeles: Nuestros seguidores están como en el primer día. Bueno, ahora vienen más, porque nos escuchan los hijos de nuestros fans.

Compartir el artículo

stats