Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un bosque al revés

El guitarrista José González interpreta en València temas de su nuevo disco, 'Local Valley'

José González sobre el escenario de la Marina Sur.

José González sobre el escenario de la Marina Sur.

¿Por qué? Esa es la pregunta que hace siempre la guitarra de José González y la voz del músico solo hace que apremiarla. Los dos dialogan en cada canción de una manera pausada, repetitiva, pero inquietante. Lo peor, es que no hay respuesta a esa pregunta y José González lo sabe. Tanto él como su guitarra tienen al público embelesado, metido en el bolsillo, porque pese a querer saber, nunca sabemos la respuesta a las preguntas más importantes, las que se hacen González y su guitarra.

Los dos se plantaron ayer en el escenario de la Marina Sur. Interpretaron canciones del Local Valley, el cuarto disco de este guitarrista sueco de origen argentino, pero también temas como 'Stay Alive', 'Cycling Trivialities' o 'How Low'. Fue en el marco del ciclo Momentos Alhambra. Hacía bastante que González no visitaba València. Actuó en La Rambleta en 2018 con The String Theory, la orquesta con la que versionó gran parte de sus canciones al lenguaje de la música contemporánea. En esa ocasión estaba muy bien acompañado, risueño y un poco disperso. Pero lo de ayer fue otra cosa.

González se plantó frente a un decorado formado por un bosque en alta resolución. Lo curioso es que este bosque estaba al revés. Sí, al revés.

Es un buen reflejo del espíritu de González, que siempre se ha servido de la naturaleza para componer sus composiciones, fruto de horas de contemplación en su pequeña casa en el bosque, cerca de Gotemburgo. Las preguntas de González y de su guitarra hacen que ese bosque se dé la vuelta. El objetivo es intentar comprender algunas cosas. A partir de ahí, la guitarra toca y González pregunta. El resto, es una multitud de acordes y sonidos percutidos que obligan al oyente a cabalgar.

José González sobre el escenario de la Marina Sur. Blame Photography

El público se sumió en una especie de trance que hizo sucumbir también al músico, quien hizo dos bises, uno con una canción de los Beatles y otro con el tema 'Me olvidé de vivir', de Julio Iglesias.

Con una textura vocal similar a la de Silvio Rodríguez, José es uno de los compositores e intérpretes más talentosos del panorama actual. De hecho, su carrera podría ir por otros derroteros, como el de la publicidad. Pero José prefiere seguir tocando en su casita.

Los padres argentinos del músico vivieron en València durante un año. Se dedicaban a impartir cursos de formación para bomberos, como explicó el propio José en su concierto. Él, tan suyo como siempre ya a los 19 años, decidió quedarse en Gotemburgo. En la entrevista que le hizo Levante-EMV hace unos días, la periodista le preguntó basándose en el complejo del 'conseguidor', ¿por qué? ¿por qué no ir a una ciudad nueva y ver mundo? A lo que el músico contestó: ¿para qué? Una lógica aplastante. Mientras nosotros estemos preocupados por el día a día, José seguirá en su bosque haciéndose preguntas que ofrecernos después en un concierto y así, aliviar un poco nuestra falta de existencialismo.

Compartir el artículo

stats