Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Bailar sentados es bailar?

Los DJ anuncian sesiones más tranquilas y con un «tempo» algo más lento de lo habitual

La Generalitat prohibe levantarse para bailar en los conciertos. F.bustamante | F.BUSTAMANTE

¿Bailar sentados es bailar o es como estar bailando sólo? «Es como jugar a fútbol sin balón», responde Víctor Pérez, presidente de la Federación de Ocio, Turismo y Juego de la Comunitat Valenciana (Fotur) y DJ. Esta segunda condición, la de DJ, le llevará el este domingo 22 de agosto a participar en el 2000 Fest, un festival que se celebrará dentro de ciclo Nit de Vivers y que estará dedicado a la música de baile que sonaba en las discotecas valencianas en la década de los 90. Música de baile que, en esta ocasión y por las consabidas circunstancias pandémicas, no se podrá bailar… Al menos de cintura para abajo.

Público sentado durante un concierto en la Marina Sur.

Las últimas medidas aprobadas por la Generalitat contra el coronavirus -que estarán vigentes hasta el 6 de septiembre-, han incrementado los aforos para la celebración de eventos multitudinarios al aire libre de 2.000 a 3.000 personas -o 4.000 si se pueden establecer cuatro sectores de mil personas cada uno-, pero siempre sentadas. Los asistentes a conciertos y espectáculos musicales solo pueden levantarse de la silla que tengan asignada para ir al baño o comprar bebidas en las barras.

Según se ha estado viendo en los espectáculos que se están llevando a cabo este verano en diferentes recintos de València, el cumplimiento de esta normativa depende mucho del celo que pongan los organizadores, y sobre todo el personal encargado de la seguridad, en hacerla efectiva. Pero, en general, el público tiende a aceptar la situación, a seguir el ritmo con los movimientos justos y a mostrar el entusiasmo por la música sin moverse del asiento.

Pero claro, no bailar va contra la esencia del 2000 Fest, un evento de cinco horas de duración (desde las siete de la tarde hasta la medianoche) en el que, además de Víctor Pérez, pincharán en sesiones de 25 minutos viejos conocidos de las cabinas valencianas como Arturo Roger, Caco, Head Horny’s, Javi & Rafa (Los Gemelos), José Coll & Salva Gómez, José Cuenca, Manolo Spinete y Vicente Ferrer.

También actuarán Jerry Daley (famoso por su versión de «Gold» de Spandau Ballet), Carol McCloskey (la inconfundible voz de Double Vision) y Kriss Orue (responsable del gran éxito dance «Tonight»). «Será un reencuentro con artistas y disc jockeys que rememorarán las sesiones de discotecas como Arabesco, Evento, Distrito 10, Bananas, Puzzle, ACTV, Chocolate, KU Manises y The Face, así como las referencias del sello Contraseña Records», anuncian los organizadores.

Víctor Pérez asegura que cuando en mayo se publicó la inclusión de este 2000 Fest en el Nit de Vivers los organizadores del evento pensaban que la situación en agosto sería diferente.

«Después de la última reunión que tuvimos con Ana Barceló (consellera de Sanidad), Isaura Navarro (la secretaria autonómica de Salud Pública) y Francesc Colomer (el secretario autonómico de Turismo) pensábamos que en agosto la situación sería mejor», afirma el presidente de Fotur. «Creíamos que con el 70 % de la población vacunada las medidas serían diferentes de las que tenemos ahora -continúa-. No te digo un formato de 2019 pero sí que la gente al menos pudiera ponerse de pie para bailar sin moverse de su espacio».

Pero eso no podrá ser con las actuales restricciones y Víctor Pérez compara la situación con la de otros festivales con eventos de música electrónica, como el Marenostrum o el Starlite (ambos celebrados en Andalucía) en los que el público puede bailar con libertad. «Vamos a cumplir con todas las medidas, pero no puedo dejar de preguntarme por qué llevando todos mascarilla, es más peligrosa una persona que está de pie que otra que está sentada», apunta el pinchadiscos.

Acostumbrados al «tardeo»

Así las cosas, el 2000 Fest será un homenaje a la música de baile y a las discotecas valencianas de los 90 un poco «de tranqui». «Con esta pandemia la gente se ha acostumbrado al tardeo, a escuchar música ‘remember’ mientras se toma algo. Es un formato que no nos encanta y que no queremos que se quede, pero haremos algo así», señala Víctor Pérez.

Para lograrlo, el DJ apunta varias medidas «artísticas»: «El playlist (la lista de canciones que pinchará cada artista) no puede ser el mismo que en una situación normal y los BPM (beats per minute, la medida que expresa el tempo musical) tendrá que ser algo más bajo», apunta Pérez. Y, por supuesto, desterrar expresiones como «¡Arriba!» de la comunicación del pinchadiscos con su público.

Para sus responsables, el Fest 2000 tendrá algo de «sentada» reivindicativa ante unas medidas que, según asegura el portavoz de Fotur, «se están cargando la felicidad». «Nos han jodido el verano y la temporada pero no se puede empezar a suspender porque si no entramos en una espiral que no es buena -concluye Pérez-. Mantener un evento como éste sirve para concienciar a la gente de que siga acudiendo a los festivales».

Compartir el artículo

stats