Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Choriza May | Drag queen

"El drag es política"

A pesar de que busca entretener al público, asegura que si consigue hacer reflexionar a la gente «sería la combinación perfecta»

«El drag es política» | BBC / WORLD OF WONDER

«El drag es política» | BBC / WORLD OF WONDER

Adrián, el joven valenciano que se encuentra tras Choriza May, siempre había visto el drag desde fuera. Sin embargo, la necesidad de encontrar una vía de expresión para problemas como el brexit lo introdujo de lleno en la escena drag británica, donde se ha convertido en una auténtica estrella.

¿Cómo acaba un valenciano en Newcastle?

Pues mira, yo estudiaba publicidad en Castelló y me vine a hacer el erasmus en Newcastle. Aquí conocí a mi novio, y sin quererlo ni beberlo tenía una relación con un chico de Newcastle. Luego ya volví a España a acabar la carrera manteniendo la relación a larga distancia hasta que la terminé, que pude volver aquí a vivir y trabajar. Y desde entonces.

¿Y cómo lleva la diferencia gastronómica?

Pues fatal, la verdad. Fatal porque además mi madre todos los domingos me manda fotos de la paella, y mi padre cada vez que hace arròs al forn o cualquier cosa me manda foto también para darme envidia, así que te puedes imaginar. Además, antes mi madre de vez en cuando me mandaba una caja con horchata, con fartons, con jamón... Pero ahora con el tema del brexit no se puede. Estoy jodido. Aquí se puede comprar, aunque cuesta el triple. Pero bueno, de vez en cuando me doy el capricho.

Ahora es muy conocido, pero ¿cómo se adentra en la escena drag?

Yo siempre lo había visto, y lo disfrutaba como espectador. Pero llegó un momento en el que dije, ostras, en mi familia son todos artistas. Y yo de pequeño hacía todo, bailaba, tocaba el clarinete... Y dije, ¿cómo puede ser que el único maricón de la familia no esté en los escenarios? Eso había que arreglarlo. Así que me atreví a presentarme a «Drag Idol» y gané. Entonces dije, vale, se me da bien. A partir de ahí gané concursos y ya no he parado.

Así que sus inicios fueron ya en el Reino Unido.

Sí, sí. En España y en València hace demasiado calor, se me derrite la cara, no se puede.

¿Cómo es Choriza?¿Tiene algo que no le pueda faltar?

Choriza se rie un poco de todos los estereotipos que la gente inglesa tiene de los españoles. Muy paella, paella, olé, olé. Siempre con colores rojos, e inspirado en las divas como Rossy de Palma, Sara Montiel o María Abradelo. Es como una mezcla de todo lo que me gusta, de todo lo que considero español, y sobre todo una representación de la España de la que yo estoy orgulloso. Con mucha cultura, folclore y mamarracherío. Además creo que es la visión de una persona inglesa de lo que es una mujer española: pelo negro, muy colorida, y muy sexy, por qué no.

Su perfil es algo diferente en un concurso muy influenciado por Estados Unidos.

«Drag Race» tiene sus ventajas y sus desventajas. Lo iguala todo. Tiene un estilo muy concreto que hace correr el riesgo de que se pierda un poco de personalidad. Yo no quería que eso pasase conmigo. No hay nada más único que tu propia cultura y tus propias raíces.

¿Siente responsabilidad al tener un altavoz tan potente como lo es la BBC?

Totalmente. Es el canal más grande de Inglaterra, y además el programa está disponible en plataformas digitales y se ve en todo el mundo. Obviamente es mucha presión, porque muchas personas te van a conocer solo por lo que vean en el programa. Sobre todo quiero representar bien y utilizar la plataforma de la mejor forma para ayudar a las nuevas generaciones de drags. Yo esty muy orgulloso, la presión es eso, representar bien mis dos backgrounds, el inglés de Newcastle y el español de València. Pero seguro que lo petaremos.

¿Hay cabida en el drag para discursos de temas serios?

Totalmente, de hecho yo empecé a hacer drag por la necesidad que tenía de expresar toda la frustración del brexit. Fue lo que me catapultó, y salí en cadenas como À Punt o Antena 3. Creo que ahora el drag es más popular que nunca, y tenemos un foco en nosotras. Así que creo que es nuestra responsabilidad, como parte de la comunidad lgbtq, utilizar la plataforma que tenemos. Porque el drag es política. Ponerte una peluca y unos tacones y salir a la calle para luchar contra lo establecido es política. Pero si además entretienes, y la gente se va con una reflexión, creo que esa es la combinación perfecta.

¿Se le pasa por la cabeza participar en la edición española de «Drag Race»?

Por supuesto. El casting de Reino Unido y el de España fue a la par, y yo me presenté a los dos. Pero llegó un momento en que uno estaba avanzando más rápido que el otro y los que me dijeron primero que sí fueron los que se lo llevaron.

Siempre pueden haber más ediciones.

Yo voy a intentar ganar esta, así no me tengo que presentar más.

¿Cuándo vendrá Choriza May a visitar València?

De momento con la pandemia me voy a centrar en actuar por aquí y aprovechar la plataforma que tengo aquí. Pero tengo muchas ganas de volver a València. Ya he actuado por allí y tengo muchas amigas drag que componen una escena drag maravillosa y diversa. Así que ojalá pronto.

Compartir el artículo

stats