Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futuro de la banda

Y ahora que ha muerto Charlie, qué, Rolling Stones

Parece poco probable que la muerte del batería detenga a Jagger y Richards en su misión de alargar la vida de la banda hasta el infinito

Charlie Watts, Brian Jones, Keith Richards, Mick Jagger y Bill Wyman, en Londres, en 1965.

Los Rolling Stones tienen previsto (por ahora todavía en presente) iniciar en St. Louis, el 26 de septiembre, el tramo de la gira estadounidense que les obligó a cancelar la pandemia. Son 12 conciertos, hasta el 20 de noviembre, en Austin. Ya se sabía que Charlie Watts no tocaría en ellos. El pasado 5 de agosto el grupo informó de que Watts, recién salido de una operación sin concretar, sería sustituido temporalmente por Steve Jordan, una elección del propio Watts. Pero una cosa es una sustitución temporal y otra muy diferente el relevo de un muerto. De un muerto icónico.

Una de las infinitas gracias de los Rolling Stones es que tienen el corazón de piedra. Puede sonar mal, pero es así y ha redundado en su beneficio. Los sentimientos no tienen cabida en Sus Satánicas Majestades. Brian Jones fue despachado del grupo en cuanto se le fue la olla y Mick Jagger y Keith Richards vieron que no se les daba nada mal componer. Un mes después fallecía Jones ahogado en su piscina. Como si nada. Mick Taylor, el sustituto de Jones, prestó sus servicios en 'Let it bleed', 'Sticky fingers' y 'Exile on Main street' (bueno, y en 'It's only rock'n'roll' y 'Goats head soup'), una de las series más formidables de la historia de la música. Hasta que harto de ser ninguneado se largó. Adiós muy buenas. El recambio fue Ron Wood, un tipo con el que es imposible enfadarse, que se entiende de maravilla con Richards y que se siente más que realizado siendo 'solo' guitarrista de la banda. Por todo ello sigue en el grupo. El bajista Bill Wyman abandonó el grupo en 1993 y posiblemente el resto de la formación brindó por su partida.

Por no hablar de que la banda es desde hace décadas una entidad zombi en el plano creativo ni de que las relaciones humanas entre sus integrantes desaparecieron hace mucho tiempo, al menos entre Jagger y Richards.

¿Puede la muerte de Watts hacer plantear a los Rolling Stones, esto es, a Jagger y Richards, su disolución? Tan probable como sacar una puntuación de uno tirando dos dados.

Compartir el artículo

stats