Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una noche por los tiempos salvajes

«Hacemos esto porque los 80 sobreviven pero no sabemos cuánto sobreviviremos nosotros»

Una noche por los tiempos salvajes

La sala de conciertos Arena cerró ya hace unos cuantos años pero su espíritu sigue sobrevolando la ciudad. A su escenario y al de Garage, su hermana pequeña, subieron algunas de las bandas más importantes del rock alternativo de los 80 y 90, tanto a nivel nacional como internacional. También pasaron por ahí gran parte de los artistas valencianos que despuntaron en la década de los 80, creando junto a las discotecas de la ruta una alternativa tan estimulante como poco reconocida de la archifamosa «movida» madrileña.

Una noche por los tiempos salvajes

Esta noche, la sala 16 Toneladas revivirá aquella época de esplendor y derroche pop recuperando a dos grupos de la València de los 80 como parte del ciclo de conciertos del 35 Aniversario de la mitiquísima Garage. Por una parte, estarán Betty Troupe, banda nuevaolera de corta trayectoria pero impactante recuerdo, que vuelve al directo con dos de sus miembros originales: Flora Ilueca y Sandro Mompó. Después de ellos actuará Armas Blancas, que regresa con su formación original para interpretar himnos techno-pop como «He vuelto a soñar contigo», «La Máscara» o «El ritmo del ahogado».

Pero estas dos formaciones no son las únicas protagonistas del evento. De hecho, la cita ha sido bautizada como «The Baxter Show» porque estará dirigida por el no menos histórico Víctor Baxter, quien además de ejercer como maestro de ceremonias, interpretará temas de aquella época acompañado por Rafa Villalba, Jose Manuel Moles, Alberto Tarín y Paco Matallín.

«Hacemos esto porque los 80 sobreviven pero no sé cuánto sobreviviremos nosotros», explicaba ayer Baxter a Levante-EMV tras el ensayo de su «supergrupo». «Y será un recuerdo a aquella mítica sala Garage y a los que ya se han ido, como Pepe Sena y Julian Bayarri».

Además de liderar Polvos de Talco Baxter y participar en un montón de proyectos de la época, Víctor trabajó y programó conciertos en la sala pequeña de Arena. «Garaje fue como mi casa, trabajé allí e iba todos los días a las oficinas que estaban justo al lado del escenario. Tan importante fue para mí que hasta celebré allí la fiesta de mi boda, que fue una cosa bastante sonada en la ciudad».

La lista de artistas que actuaron en Garage y que destacan en el recuerdo de Baxter impresiona. «Allí tocaron grupos que venían por primera vez a València como 091, Enemigos, Cardiacos, Ronaldos… Grupos que entonces no eran conocidos pero que pensábamos que iban a tener repercusión. Se ha demostrado que apostamos bien». También recuerda Víctor a bandas foráneas como Soda Stereo, Replacements, Pixies, Pere Ubu, Godfathers, Wilco Johnson, Certain Ratio o su preferido Jonathan Richman. Como es normal, no puede olvidar aquella vez que se cruzó en los camerinos con el Johnny Rotten de la época PiL envuelto en una sabana al estilo griego y con el pelo de pinchos anaranjados. «Aunque yo con mi tupé tampoco iba mal».

Baxter exalta la modernidad de la València de los 80, no solo en la música sino también en aspectos como la pinta con la que los artistas salían a actuar. «Nos lo tomábamos muy en serio. Yo antes de actuar iba a la peluquería a hacerme el tupé. Estaba una hora en casa eligiendo qué pantalones ponerme».

Fueron tiempos de hedonismo, hits y pérdidas definitivas. «Fueron tiempos salvajes y por eso los cuerpos de quienes sobrevivimos están bastante castigados -reconoce Baxter-. Era la València de la gente que apuraba, la de los laboratorios que fabrican cosas raras, la de celebrar el nuevo día entre la playa y las montañas de la Calderona como si estuvieras en California. Pero valió la pena. Que nos quiten lo bailado».

Víctor Baxter besa a su esposa en la fiesta de su boda en la sala Garage. Portada de «Nuevos heroes», de Betty Troupe.

Compartir el artículo

stats