Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo Escalante se construirá según las «necesidades» del sector escénico

La Nave 3 del Parc Central se inaugurará como subsede a finales de año tras la instalación de un sistema de climatización

La Nave 3 del Parc
Central. g.caballero |

La Nave 3 del Parc Central. g.caballero |

El Teatro Escalante inicia mañana su nueva temporada escénica con la mirada puesta en el futuro. Este es el quinto año en que el centro de artes escénicas de la Diputación de València está en itinerancia por los teatros de la ciudad después de que la corporación provincial se viese forzada a abandonar el teatro de la calle Landerer por daños estructurales.

Aunque hay motivos para la esperanza. La nueva sede del Escalante, cercana a la avenida de las Cortes Valencianas, contará con la participación de los profesionales de las artes escénicas, los mismos que debatieron sobre el futuro del Escalante, como la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (Avetid), la Asociación de Profesionales de Circo de la Comunitat (Apccv) o els Actors i Actrius del País Valencià (AAPV).

Así lo confirmó el lunes la diputada de Teatres de la Diputación y concejala de Patrimonio del Ayuntamiento de València, Glòria Tello, durante la presentación de la nueva temporada en el Teatro Principal, junto a la coordinadora artística del Escalante, Marylène Albentosa. «El sector participará en imaginar la nueva sede. Después del verano nos reunimos con ellos para saber sus necesidades. Por ejemplo, pueden indicarnos la altura del techo que necesitarían, etc.», aseguró Tello. «La intención es, en cuanto recibamos todas estas sugerencias, realizar un documento con todas ellas y trasladarlo a Patrimonio, que son lo que tienen que hacer las bases para licitar el proyecto. Ahora estamos en ese punto».

El nuevo Escalante se construirá según las «necesidades» del sector escénico | LEVANTE-EMV

Pese a que la nueva sede del Escalante no verá a luz hasta dentro de cuatro años, 46 meses para ser exactos, el centro de artes escénicas podrá dejar sus bártulos mucho antes en la Nave 3 de Ribes Espai Cultural (REC), que prevé abrirse al público a finales de este año, aunque a principios de año la propia Tello anunció que estaría lista en mayo. «Este espacio ya está rehabilitado. Nuestro deseo es que sea utilizado por el Escalante como subsede, así como por otras asociaciones culturales y vecinales de la zona», explicó Tello. «Queremos que el Parc Central se llene del público del Escalante». Aunque solo se podrán exhibir producciones de escenografía reducida, ya que las dimensiones de la Nave 3 hace imposible grandes montajes.

El plan del consistorio, y en concreto del equipo de Patrimonio, es instalar un sistema de climatización independiente y reversible, ya que la Nave 3 dependía de otra nave para proveerse de aire caliente o frío. «Hablé con el alcalde sobre este tema y estuvimos de acuerdo en que no tenemos que esperar tanto para abrir la Nave 3. Con un sistema de climatización solucionaríamos el problema», explicó Tello. El Escalante compartirá el espacio con otras entidades culturales, como Russafa Escénica.

Mientras tanto, las sedes del teatro de la Diputación será el MuVIM, La Nau, el Teatro Principal, el Palau de les Arts, el Teatre el Musical (TEM) y La Mutant. «No voy a decir que no tiene importancia no tener teatro propio, pero también hemos de ser conscientes que la mayor importancia es la estabilidad y la continuidad del proyecto en futuras legislaturas en las que no sabemos quién estará. Para mí, tener teatro es importante, pero sobre todo es importante garantizar que en futuras legislaturas venga quien venga continúe el proyecto», explicó Tello.

El nuevo Escalante se construirá según las «necesidades» del sector escénico

A la inestabilidad del teatro, el equipo del Escalante tendrá que sumar ahora otro cambio. La Diputación lanzó la pasada semana las bases para la provisión del puesto de coordinación artística, seis meses después de que Marylène Albentosa, actual directora artística, asumiera el cargo. Se trata de una plaza fija, y a diferencia del concurso que otorgó a Albentosa el puesto de responsable, ahora se exigirá ser funcionario. Algo con lo que Tello confesó no estar de acuerdo. «No creo que sea la mejor opción. En estos años he podido comprobar que la persona que más sabe de un tema no es quien ha estudiado más», afirmó la diputada. Albentosa confirmó ayer que concurrirá en el nuevo proceso selectivo con el «mejor proyecto posible».

El nuevo Escalante se construirá según las «necesidades» del sector escénico

Cinco estrenos

El Escalante levantará el telón de la con cinco estrenos absolutos, de los que tres son de compañías valencianas. En total, este nuevo curso contará con 31 espectáculos.

Esas creaciones son La máquina de Rube Goldberg, obra de Nacho Diago que aproxima el teatro a la magia; Xafar la gespa, creación de la compañía La Negra que trasladará al público al jardín del MuVIM; y El xiquet que volia una falda escocesa, escrita por Adrián Novella con Bullanga Teatro, premio de Teatro Infantil Escalante en 2017.

A estos títulos se añadirán dos estrenos absolutos más durante el curso: 128 batecs per minut, musical producido por Albena Teatre y la versión de sala de «Migrare», de la Compañía Maduixa Teatre.

En octubre estrenará en València Ulloa, de La Joven Compañía y con un texto de Irma Cuesta que revisita una obra clave de Emilia Pardo Bazán. En noviembre será el turno para El perro (mutante) de Lope de Vega, obra de Emma Lobo que mezcla el siglo de oro con el rap, y en diciembre subirá al escenario L'abraçada dels cucs, de Cactus Teatro y con un texto de Paula Llorens que propone una amistad entre dos generaciones antagónicas.

Por otro lado, el invierno continuará con Dani Miquel; la producción de música y circo Creatura, de Lapso Producciones y Malabart; y la Compañía Manolo Alcántara llevará teatro visual y música en directo con Déjà vu.

Continúa en la sala Matilde Salvador el ciclo Teatre de la Memòria, donde se presentarán cinco obras, dos de ellas de creación valenciana: Atocha, el revés de la luz, de INK Producciones; Conservando memoria, del Patio Teatro; Maletes de terra, de Visitantes y La Medusa, premio de las Artes Escénicas Valencianas al mejor espectáculo de calle; Ciudad de escarcha, de la compañía Crit; y Mauthausen. La voz de mi abuelo, de Trajín Teatro.

Compartir el artículo

stats