Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marzà anuncia un plan para contratar a 1.000 trabajadores culturales al año

Las ayudas al sector pasarán a ser por proyectos plurianuales en los próximos años

Raquel Tamarit, Vicent Marzà y Ramon Marrades, ayer, en el Palau de les Arts.  | FERNANDO BUSTAMANTE

Raquel Tamarit, Vicent Marzà y Ramon Marrades, ayer, en el Palau de les Arts. | FERNANDO BUSTAMANTE

El conseller de Cultura, Vicent Marzà, anunció ayer el lanzamiento de una plataforma para contratar a 1.000 personas del sector cultural durante el plazo de un año en los ayuntamientos de toda la Comunitat Valenciana. La acción se integra en el plan estratégico cultural valenciano 2021-2023, «Cultura para la recuperación», que esta mañana se presentó en el Palau de les Arts. Marzà explicó que «es una hoja de ruta de la conselleria hasta 2023», aunque algunas propuestas podrían llevarse a cabo más adelante.

La secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, también participó en la presentación, al igual que Ramon Marrades, encargado de la redacción del informe.

«Cultura para la recuperación» es la continuación del plan «Fescultura», que se presentó en 2016 y que ha estado en vigor hasta 2020. Como ocurría con «Fescultura», el nuevo proyecto incluye ocho acciones concretas que se implantarán en los próximos años. Entre ellas, está la red de trabajadores culturales, llamada ‘Contracte amb la cultura’, que se servirá del programa Empuju, desarrollado por el Servei Valencià d’Ocupació i Formació, que subvenciona la contratación de personas por parte de las entidades locales. En este caso, la coordinación de la red quedará en manos del Laboratori Valencià de Cooperació Cultural (LaVaCC), otra de las acciones incluidas en el plan de la conselleria, y que incluirá a representantes culturales de toda la autonomía para mejorar la coordinación con la administración. Los usuarios de esta red pueden ser gestores culturales, mediadores o educadores culturales.

La iniciativa se inspira en la plataforma ‘Public Practice’, una agencia gestora de programas de inserción laboral de Reino Unido que incorpora a nuevos profesionales en la administración pública. Tal y como afirma el plan, esta iniciativa se llevará a cabo «a largo plazo» y dependerá de financiación europea para el desarrollo de proyectos de apoyo a la actividad económica y cultural.

Por otro lado, el plan también contempla que LaVaCC formalice un convenio con las universidades públicas para impulsar la formación de al menos 160 agentes y operadores culturales a partir de junio de 2022. Los cursos serán subvencionados por la conselleria.

Otra de las acciones que se contempla es reformular el sistema de ayudas de Cultura. En concreto, el informe diferencia tres tipos de convocatorias, una destinada a la consolidación de proyectos culturales, otra a la creación y otra al mantenimiento de los espacios de creación y exhibición. Cultura también favorecerá la obtención de ayudas a consorcios multidisciplinares que estén presentes en todas las partes de la cadena de valor, como la creación, la distribución y el consumo. El plan propone que se realicen convocatorias plurianuales por proyectos con el objetivo de favorecer la «transversalidad». La idea es que la redacción del nuevo modelo de ayudas se realice a finales de este año, con tal de que la primera convocatoria pueda estar lista en 2022 con un incremento del 16 % del presupuesto. Este porcentaje aumentará progresivamente, en concreto, en 2023 habrá un incremento del 27 % y en 2024 del 36 % de las ayudas.

La presentación del plan estratégico. Fernando Bustamante

Exportar talento

Otra de las medidas es crear una plataforma para favorecer la internacionalización del sector cultural valenciano. El objetivo es que una veintena de gestores puedan presentarse a convocatorias internacionales ya en 2023 con la ayuda de un servicio externo que capte a estos agentes culturales. Esta iniciativa contará con la colaboración del Institut Valencià de la Competitivitat Empresarial y con la Dirección General de Internacionalización de la Generalitat.

Por último, el plan también incluye la creación de un programa para la ampliación de público, residencias artísticas en centros de educación secundaria y la creación de núcleos de innovación cultural, tomando como referencia la experiencia en La Ciutat de l’Artista Faller de València.

«No queremos volver a la cultura de la precariedad»

El conseller Vicent Marzà describió «Cultura per a la recuperació» como un plan «ambicioso» e «inconformista». «No queremos volver a la cultura de la precariedad después de la pandemia. Esa no es la normalidad a la que queremos», aseguró el responsable de Cultura durante la presentación del plan.

«Tenemos la firme convicción de que la cultura es una parte importante de la solución a las secuelas económicas y sociales que ha generado el coronavirus y, por ello, este plan considera la cultura como parte fundamental para nuestra recuperación como sociedad y actúa sobre tres dimensiones estratégicas: salud y bienestar, inclusión y recuperación económica». Por lo que respecta a la exploración de públicos potenciales, Marzà destacó que «las medidas se adecuan a un modelo más horizontal, que pasa de pensar en el público como mero consumidor a considerarlo como parte activa y participativa del hecho cultural. Es por eso que hemos hecho de la inclusión y del equilibrio territorial principios irrenunciables en el ámbito institucional».

La secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, aseguró que la intención del plan es que las empresas culturales «pasen a ser más eficaces», al igual que el apoyo que realiza la administración, para multiplicar las opciones laborales.

Compartir el artículo

stats