Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte urbano transforma el poder

Toni Moratalla dibuja en el cartel de la fiesta la «unidad» de la sociedad valenciana

8

Una revisión de los murales de las Corts por artistas contemporáneos ED

Cuando a finales del siglo XVI Joan de Sarinyena y sus colaboradores Vicent Requena, Vicent Mestre, Lluís Mata, Sebastià Saïdia y Francesco Pozzo pintaron los murales de la Sala Nova de la Generalitat no solo representaron a los estamentos de las Corts y los diputados sino, sobre todo, el poder colectivo de un reino que todavía hacía jurar sus fueros a los reyes. A pesar de las muchas vicisitudes históricas, los murales de la Sala Nova siguen recordándonos un antiguo poder que ahora se ve icónicamente renovado de la mano de ocho artistas urbanos valencianos que han cambiado a los diputados, religiosos, militares, nobles, ciudadanos y villanos por niñas, cyborgs, conejos, seres biformes y demás gente normal.

Con motivo del 9 d’Octubre y el 600 aniversario del inicio de la construcción del Palau, y bajo el título de «Ahir, hui, sempre», la Generalitat expondrá en la Sala Nova las ocho «versiones» de las pinturas murales que han realizado Barbiturikills, Deih, Alfredo J. Pardo Martí, La Nena, Julieta, Xelon, David de Limón y Vinz, que ha sido el coordinador de la propuesta.

Barbiturikills ha mantenido los colores y composición del mural de los jurados de València pero ha transformado en sus habituales conejitos a los protagonistas para representar la identidad, la cultura, el bienestar, la educación, la salud y la tolerancia de la ciudad. En un cartel lleno de símbolos, Deih traslada a los diputados del siglo XVI a un futuro muy lejano y los convierte en protectores cibernéticos del territorio. Pardo Martí también moderniza a los representantes de las ciudades y villas reales pero en su caso los reencarna en 13 personajes anónimos y democratizados.

De otro de los murales de los representantes municipales, Julieta se ha quedado con el ángel custodio que los ampara y lo ha cambiado por una Madre Naturaleza rodeada por el ave fénix de la transformación política y social. Y en la tercera representación de las ciudades y villas, La Nena equilibra la balanza de género con siete niñas que juegan con los símbolos de sus localidades.

Vinz ha compuesto a partir de la alegoría de la Justicia un tríptico formado por una mujer, un hombre y una persona trans. Los miembros del Brazo Militar son a ojos de Xelon un ejército de robots veteranos que descansan sin jerarquías entre batalla y batalla. Por último, David de Limón ecumeniza el Brazo Eclesiástico con representantes de varias religiones que juegan a la silla y mantienen a las mujeres en un segundo plano.

La exposición «Ahir, hui, sempre» ha sido impulsada por la directora general y el secretario autonómico de Promoción Institucional, Fernanda Escribano y Alfred Boix, quienes presentaron ayer las ocho versiones de lo murales de la Sala Nova y también la imagen de la Generalitat para este 9 d’Octubre realizada por Toni Moratalla.

Se trata de una ilustración con un gran círculo rojo sobre una banda amarilla y otra azul que pretende reivindicar una sociedad «unida» y «fuerte», con «tradición» e «historia», pero que también «mira hacia el futuro», tal como explicó ayer Escribano.

Moratalla ha representado con los colores y degradados «la alegría, la energía, la calma, la paz, el amor y la ‘germanor’ del pueblo valenciano».

Compartir el artículo

stats