Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

La filarmónica no se rinde

El próximo día 14, la Sociedad Filarmónica de València iniciará su temporada 2021-2022. Dos guerras mundiales, tres años de Guerra Civil y 20 meses de pandemia no lograron detener su pausada -pero constante- actividad musical que durante 109 años, desde 1912, se viene ofreciendo en escenarios tan dispares como el Conservatorio de la plaza de San Esteban, el teatro Principal, el de la Princesa, el Palau de la Música, el desaparecido cine Martí, el Ateneo Mercantil, Santa Catalina y el Patriarca, los Maristas, Bancaja y, desde hace tres temporadas, el Almudín. Hay que acomodarse a las circunstancias y aceptar la itinerancia.

Nuestra vida cultural no se entendería sin la presencia de la SFV. Ahí han desfilado los más grandes: desde Landowska y Heifetz hasta Segovia, Caballé y Argerich, no hubo virtuoso que los socios no disfrutaran cada lunes. Tiempos de bonanza fueron pero ahora, más que nunca, se necesita un apoyo concreto y generoso por parte de la Administración y, por qué no, del mecenazgo privado.

Para este trimestre escucharemos ocho conciertos y una conferencia dedicada a José Iturbi. Priman los grupos de cámara (dúos, tríos, cuartetos) con repertorio eminentemente clásico y romántico tanto de cuerda como viento (Martín y Soler, Haydn, Schubert) pero salpicado de ejemplos renacentistas y barrocos (Hidalgo, Durón, Bach, Vivaldi, Boccherini) y acertadas propuestas siglo XX (Stravinsky, Prokofiev, Ligeti). Toda un zona de confort de la que apartarse comportaría algún que otro riesgo.

Abrirá la temporada, el Cuarteto Noga, berlineses reconocidos: una inauguración de alto nivel. Regresa el celista Guillermo Pastrana, volveremos a escuchar al clarinetista valenciano Joan Enric Lluna y debutará, en recital, el pianista valenciano Carles Marín.

Es labor de bolillos encajar artistas y fechas y peliagudo administrar responsablemente la delgadez presupuestaria de la entidad. Junto a una sabia dosis de imaginación, hay que acertar en la selección de interpretes, géneros y/o compositores. Los tiempos han cambiado: hay merma de socios y las nuevas generaciones manifiestan otras preferencias a pesar de los abonos a precio reducido. ¿Son conscientes los responsables culturales, municipales y autonómicos, de la alarmante situación por la que atraviesa la sociedad musical con mas solera de nuestra Comunitat? También aquí tots a una veu.

Compartir el artículo

stats