Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte cooperativo de Madramany

La muestra cuenta con piezas de artistas como Armengol, Heras o Boix

18

La nueva exposición del Cubo de la Marina B. Jorques/ M. A. Montesinos

La exposición que alberga La Base de La Marina de València es la mayor que se ha hecho en la ciudad con obras del centro de arte contemporáneo Àcentmètresducentredumonde de Perpiñán, fundado por Vicent Madramany (1946-2018), empresario agrícola, activista social, coleccionista y mecenas valenciano. En total, «Col·lecció Col·lectiva» reúne más de 100 obras de una treintena de artistas, que se podrá visitar hasta el 10 de enero.

La nómina de artistas que componen la muestra no es baladí, pero de ellos destacan los valencianos Rafael Armengol, Manuel Boix y Artur Heras, amigos de Madramany, los primeros tres artistas que coleccionó. Hoy, Heras es además comisario de la exposición junto a Josep Salvador.

Salvador y Heras presentaron esta muestra en el edificio La Base, junto al presidente de Àcentmètresducentredumonde, Salvador Pavia; el director de La Marina de València, Vicent Llorens, y el director adjunto, Evarist Caselles.

Memoria, ficción e identidad

La exposición se divide en tres secciones, que recorren los cuatro espacios de la nave: Memoria, Ficción e Identidad. La muestra, toda con obra de gran formato, comienza su recorrido con «el poder de la memoria para recuperar un pasado y un presente con proyección de futuro. El realismo se convierte en nuestro mejor aliado para desentrañar las paradojas de la Historia», explicó Josep Salvador.

La exposición continúa con la ficción como herramienta artística «para plantearnos el vértigo de nuestras derivas biográficas o sociales, utópicas o imaginarias bajo la influencia creciente del cine, presentando las obras como si fueran un plano secuencia», añade el comisario.

Finalmente, los temas de identidad «ocupan un lugar estratégico en la defensa de la subjetividad bajo la premisa de que lo personal es político».

Josep Salvador apuntó que «es una exposición inédita en València» ya que la última vez que se pudo ver parte de la colección de Madramany en la ciudad fue en 2013 cuando la Fundación Chirivella Soriano expuso más de 40 obras de la colección del experto hortofrutícola, aunque en aquella ocasión el protagonista único era su amigo Artur Heras.

El propio Heras fue el que ayer aseguró que la muestra de La Marina es una «buena representación de la colección de Vicent», que cuenta con más de 300 piezas, desde los años 60 a nuestros días, matizó el presidente de la fundación. Además de Armengol, Boix y Heras, la exposición exhibe obras de más valencianos como Tania Blanco (1978), Ernesto Casero (1977), Carolina Ferrer (1966) o Adrià Pina (1959), del francés Jean Le Gac o el holandés Pat Andrea, entre otros.

Pavia recordó «la pasión vital» de Madramany hacia el arte. «Ponía la vida en el centro del arte y el arte en el centro de la vida», añadió Salvador. Quizás no fuera casualidad que el centro de arte que fundó se encuentre a 100 metros de la estación de Perpiñán, justo el lugar donde Dalí aseguraba que estaba el centro cósmico del mundo.

Compartir el artículo

stats