Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"‘Perenne’ permite ver todos los cuerpos en acción"

«Hay un cierto entusiasmo por el circo, aunque su papel sigue siendo reducido a nivel institucional»

El espectáculo circense en el Rialto. l-emv

El Teatro Rialto vuelve a acoger desde hoy «Perenne», la primera producción de circo de l’Institut Valencia de Cultura (IVC), estrenada en diciembre de 2020. «La obra no ha madurado desde entonces, sino que se mantiene fresca, al punto», comenta la dramaturga y directora de escena Patricia Pardo, quien acaba de llevar al Teatre el Musical (TEM) «Madonna», otra pieza circense.

El éxito de «Perenne» ha llevado al IVC a reponerla en su escenario de la plaza el Ayuntamiento para volver a hablar del «amor, del enamoramiento, del sexo y de los cuidados y de cómo la perspectiva del paso del tiempo atraviesa todo eso», explica Pardo. «En ‘Perenne’ hemos tenido la suerte de contar con artistas que van desde los 20 hasta hasta casi los 80. El circo permite ver todos los cuerpos en acción, tanto jóvenes como maduros. Esto provoca una reflexión, una emoción en el público».

La pieza cuenta con equilibrios (de suelo, en pulls, en trapecio y aro), acrobacias, danza y malabares con hulas-hops. Además, tiene «cuatro monólogos delirantes intercalados con una música compuesta para la ocasión de Luna y panorama de los insectos».

«Perenne» también reflexiona sobre la vejez. «Nuestra sociedad tiende a expulsar a la gente mayor, sobre todo, en las artes vivas, igual que ocurre en la televisión y en el cine. El circo no es una excepción en esto. Sin embargo, en el circo clásico, cuando los artistas envejecían desarrollaban otro tipo de actividades, como ser payasos o formar parte de la organización del circo. Al ser un arte que venía de lo familiar tendía a aceptar a la gente mayor. Pero está por ver cómo el circo contemporáneo va a acoger a la gente mayor dentro de sus filas», comenta.

En los núcleos urbanos, proliferan clases de acrobacias o de telas. ¿Hay un cierto entusiasmo por el circo en la actualidad? «Sí. Hay festivales y el público está interesado en formarse, tanto en clown, como en malabares o en ejercicios aéreos. Es muy bueno, porque es un arma pedagógica muy importante. Sin embargo, a nivel institucional, el papel del circo es reducido, aunque en los últimos años está cogiendo fuerza. «Perenne» estará hasta el 7 de noviembre en el Rialto. «En principio la obra morirá aquí, en València, porque no haremos gira. Hay algunas producciones públicas que sí que giran, pero en nuestro caso hay varios factores. Por un lado es una cuestión de planificación porque las salas públicas no pueden quedarse sin el personal técnico, y por otro lado, no hay una conciencia de hacer gira de los espectáculos que se producen. Pienso que ‘Perenne’, como primera producción de circo del IVC, podría tener más recorrido, al menos, podría haber ido a Castelló, a Alicante y a otros escenarios nacionales. Creo que es un buen espectáculo, por lo tanto, deja en buen lugar a las instituciones públicas valencianas», concluye.

Compartir el artículo

stats