Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Así será la gira sostenible de Coldplay

La banda británica da un espaldarazo a la concienciación contra el cambio climático, que cala en los festivales españoles

Un momento de la actuación de Coldplay en los Brit Awards el pasado mes de mayo.

La gira del Coldplay en 2022 será la más sostenible de la banda para concienciar de la emergencia climática. El grupo se ha propuesto reducir a la mitad las emisiones de CO2, empezando por sus desplazamientos, para lo que utilizará más vuelos comerciales en vez de chárters, y usando energías limpias en la puesta en escena en los estadios y en sus viajes por carretera, siempre que sea posible, explica la banda de pop su web. Esta coletilla es importante. Una cosa es la voluntad y otra, la realidad para estas estrellas acostumbradas al avión privado. La gira empezará el 18 de marzo de 2022 en Costa Rica, donde el 99% de la energía se produce de manera limpia.

Coldplay intensifica la revolución verde en la industria musical con novedosas propuestas. Entre ellas, una batería que se alimenta de aceite de cocina reciclado, energía solar y movimiento, desarrollada por BMV. El movimiento de la gente en dos áreas con suelo cinético suministrará energía al concierto. "Cuando les diga a los espectadores que necesito que salten es porque si no se apagan las luces", explicó Chris Martin, líder del grupo, a la BBC. El escenario estará cubierto de placas solares y los láseres, luces y pantallas led de última generación permitirán disminuir a la mitad el consumo de energía.

Actuación de Coldplay en el Brit Awards el pasado 11 de mayo. EFE

Vasos de aluminio

La preocupación por el medioambiente también afecta a otros aspectos de la gira como la reutilización de materiales, el reciclaje de residuos y el ahorro de agua. Coldplay solicitará que todos los recintos utilicen aireadores en los grifos y ofrecerá agua gratis para el público, que podrá llevar sus propias botellas reutilizables. Su intención es erradicar el plástico. Los vasos, reutilizables, serán de aluminio, material fácil de reciclar cuyo proceso produce solo el 5% de dióxido de carbono comparado con el que genera el aluminio primario. En tierra se utilizarán vehículos eléctricos o que funcionen con biocombustible y cuando vuelen, se comprometen a pagar un recargo para utilizar combustible sostenible, que puede reducir hasta un 80% las emisiones de carbono.

La revolución verde 'Music Of Spheres Tour' llegará hasta al confeti, 100% biodegradable, y a las pulseras led del público. Esta vez serán de material compostable y se recogerán, esterilizarán y reutilizarán después de cada concierto.

Pero, pese a todos los esfuerzos, la huella de carbono existirá, sobre todo teniendo en cuenta los desplazamientos de Coldplay, pero sobre todo los que harán sus millones de los fans. El grupo promete plantar al menos un árbol por cada entrada vendida para reparar todo el daño causado por la gira al medioambiente. Además, han diseñado una app que ofrecerá descuentos a quienes busquen alternativas a las energías fósiles para llegar al concierto.

Festivales verdes

Los grandes festivales han tomado nota. Ya existen hasta distinciones para los más verdes. El Primavera Sound obtuvo en 2019 la certificación de "altamente recomendado" por A Greener Festival, compañía sin ánimo de lucro fundada en 2005. Se dedica a evaluar la eficiencia de los festivales en términos de sostenibilidad y de impacto en el medioambiente. Citas importantes como Glastonbury y Roslkilde también siguen sus consejos para mejorar. "Hoy en día no puedes realizar ningún evento enfocado a la gente joven sin perspectiva verde y feminista", señala Marta Pallarès, portavoz del Primavera Sound.

La próxima edición del Primavera Sound durará 10 días, incluirá dos fines de semana y ofrecerá conciertos por toda Barcelona. Pondrá un plan de acción enfocado a reducir plásticos aunque también se implementarán otros aspectos. La intención es mejorar en cada edición pero, se mire por dónde se mire, un gran festival como este, con más de 200.000 personas, genera impacto ambiental. "Somos conscientes de nuestras propias contradicciones. Cuanta más conciencia medioambiental adquieres, más te preocupas por lo que se puede hacer". En 2019 se recogieron y reciclaron un total de 37,85 toneladas de residuos. "En la próxima edición habrá un plan de acción específico para disminuir a la mitad el impacto negativo", cuenta Pallarès. "Reduciremos más la cantidad de residuos y la huella de CO2". Y seguirán compensando la huella de carbono a través Lavola, empresa que gestiona y compensa el efecto de gases invernadero con la inversión en proyectos sostenibles, como una planta de energía eólica en Turquía. Su relación con ellos empezó en 2015 y permitió al Primavera Sound conseguir el Certificado y el Sello Clean CO2 Certified, que garantizan su compromiso contra el cambio climático.

En la próxima edición habrá un plan de acción específico para disminuir a la mitad el impacto negativo del Primavera Sound

decoration

Desde 2019 tanto ellos como el festival Cruïlla se han comprometido a cumplir los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU para 2030, que contemplan la protección del medioambiente y el fomento del consumo sostenible, entre otros aspectos. Fruto de este acuerdo se estableció el uso del vaso reutilizable de polipropileno. Pero esta medida que la gente considera ecofriendly solo es realmente sostenible si se utiliza el vaso siete veces o más. En la actualidad se investiga con otras alternativas para ellos como la cerámica y el aluminio. "Miro con cierta cautela la etiqueta de festival verde. Es muy difícil ser sostenible cuando se trata de grandes eventos. Pero no niego que sirve para concienciar y crear tendencia", señala Jordi Herreruela, director del Cruïlla.

La implicación de Coldplay es muy importante porque tienen un impacto mediático brutal. Hará que otros grupos se involucren más

decoration

Para ellos la prevención y minimización de los impactos ambientales y la relación con la comunidad local son prioritarios. Además de colaborar con Lavola, el festival trabaja con Gabeiras y Asociados, despacho ético especializado en derecho ambiental y economía social y sostenible en el ámbito cultural. "La implicación de Coldplay es muy importante porque tienen un impacto mediático brutal. Hará que otros grupos se involucren más", destaca Herreruela.

Todos a una

Si algo tiene claro es que el medioambiente necesita de acciones conjuntas. Por eso esta semana los festivales españoles han decidido unir fuerzas y buscar soluciones "para todos" mediante la creación de un grupo de trabajo enfocado en sostenibilidad. Entre sus objetivos: potenciar los generadores de hidrógeno, que no producen CO2, para abastecer de energía los escenarios. "Los actuales tienen poca potencia y son caros". Hay que potenciar la investigación, señala.

El primer informe sobre sostenibilidad y cultura en Cataluña que presentó el Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (Conca) el año pasado indica que queda mucho por hacer. Solo el 13% de las organizaciones culturales incluidas en el estudio miden siempre el impacto ambiental de su actividad, y concluye que "excepto en contadas excepciones, las políticas y estrategias culturales no suelen incluir el cambio climático y la crisis ecológica en sus planes".

El Institut Català de les Empreses Culturals (ICEC) trabaja actualmente en el diseño de un plan estratégico de sostenibilidad. En la actualidad, a la hora de dar subvenciones, se valoran una serie de pautas medioambientales específicas de cada sector. "El ahorro energético es uno de los aspectos que sí tienen interiorizado las empresas porque reduce costes", señala Miquel Curanta, director del ICEC. "Pero, a diferencia de lo que ocurre en países como Inglaterra, donde los artistas han hecho suyo el discurso del clima, hacen campañas de concienciación y reclaman cambios al Gobierno y a las empresas, aquí no pasa igual". Y añade: "Hace faltan más artistas que hagan suya la bandera de la sostenibilidad". Coldplay decidió no salir de gira hasta encontrar sistemas menos contaminantes y más sostenibles. ¿Cuántos grupos de aquí podrían permitirse lo mismo?

Compartir el artículo

stats