Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

Rendez-vous with Marlene

Cuando Ute Lemper vino al Principal de València hace unos 30 años, dentro del ciclo «Femenino singular», el escenario del teatro literalmente se hundió y la artista tuvo que ser rescatada por una diligente María José Muñoz Peirats y varios tramoyistas. Mucho ha recorrido la artista renana paseando un repertorio que la identifica en todo el mundo: el cabaret alemán, la chanson francesa, musicales americanos und alter.

Para el debut en el Auditori de les Arts, la Lemper presentó su último espectáculo: un unipersonal basado en su encuentro telefónico con la gran Marie-Magdalene Dietrich, una de las grandes leyendas del cine de todos los tiempos. La diva visitó València durante las Fallas de 1963 para actuar en el Parador del Foc, además de asistir a una corrida de toros. Aún se recuerda su plante ante la prensa en el antiguo hotel Astoria Palace.

Lemper mantiene impecable su gran magnetismo en este «one-woman-show» que ella desarrolla tanto en inglés como en alemán, por lo que un subtitulado condensado de su texto hubiera facilitado la comprensión. Maneja con habilidad su voz de poderosos tintes graves que por momentos transforma en otro instrumento más agudo, bien arropada por el excelente cuarteto de violín, contrabajo, batería y piano, moviéndose con seguridad y elegancia por la escena con un out-fit con el que también rinde tributo a su admirada Marlene.

Pero el show, escrito por ella misma, adolece de una mano conductora que aligere tanta llamada telefónica y añada mejores variaciones sobre el tema marleniano. ¿Firma también ella la regía del espectáculo? Es una lástima porque la chanteuse -actriz hace un verdadero esfuerzo, ya que en ningún momento trata de imitar a la Dietrich sino que plantea una personificación de gran envergadura con dominio absoluto de las tablas.

Clásicos de Peter Seeger, Burt Bacharach, Jacques Brel y varios standards USA conforman la hora y media larga que puso al público en pie durante varios minutos. Ya nadie canta así.

Compartir el artículo

stats