Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cracker, contundencia y conciencia de clase para resucitar el Deleste

El festival de La Rambleta acoge hoy a Toundra con el espectáculo «Das Cabinet des Dr. Caligari» y mañana a la banda de California

La banda Cracker, procedente de Estados Unidos. | LEVANTE-EMV

El Deleste se suma a la resurrección de festivales que estamos viviendo en València a raíz de la retirada de las restricciones y este año lo hace convertido en un ciclo de conciertos. Este fin de semana celebra su novena edición, cuatro meses después de dar su primera señal de vida postpandémica con la actuación de Silvana Estrada.

En previsión de una posible vuelta a las restricciones o, peor aún, la cancelación del evento por segundo año consecutivo, el Deleste decidió nadar y guardar la ropa, confiando en el auditorio de La Rambleta para ofrecer las actuaciones de Toundra, Senior y Cracker a cubierto, con el público sentado y con la mascarilla puesta. Así, el evento, que se ha caracterizado por la exquisitez de sus propuestas a lo largo de estos años, nos brinda este viernes la ocasión de ver un fascinante espectáculo que mezcla cine mudo con rock experimental. El grupo instrumental Toundra pondrá la banda sonora en directo a la obra maestra del expresionismo alemán «El gabinete del doctor Caligari».

Las críticas que de este show han cosechado los madrileños son espectaculares. Se habla de un viaje lleno de tensión emocional y matices sonoros con influencias de Mogwai, Explosions in the Sky o incluso de los Pink Floyd más espaciales, que otorgan un novedoso sabor a las impactantes secuencias de la peli de Robert Wiene, cuyo terrorífico mensaje sobre el auge del fascismo está lamentablemente de actualidad. Otra vez.

El sábado podremos ver a Cracker, una de las mejores bandas de rock alternativo de los años noventa. Una institución que sigue funcionando ágil y precisa, que ha publicado diez discos soberbios y que, después de casi treinta años en la carretera, continúan ofreciendo unos conciertos llenos de potencia, calidad y personalidad. Su mezcla de hermosas melodías, energía arrolladora y estribillos pegadizos con las sonoridades tradicionales del country y el folk estadounidense cobija una poesía inteligente, cruda y, en ocasiones, rebosante de un irónico sentido del humor. Además, en su actitud brilla una conciencia de clase que les ha llevado a pelear contra discográficas y plataformas por los derechos de los músicos.

No sacan disco nuevo desde 2014 y gozan de una estupenda relación con València. Nos han visitado en cinco ocasiones y siempre han dejado un fabuloso sabor de boca. Miquel Àngel Landete, líder la banda valenciana Senior i el Cor Brutal, actuará antes que ellos en solitario, con una guitarra y un escogido repertorio de nuevas y viejas canciones, pero como siempre libres, emocionantes y contundentes. «Que Cracker toquen en tu ciudad es una alegría y una suerte. Verlos en directo te llena de ganas de vivir y de esperanza en el futuro, somos afortunados», recalca Miquel Àngel, que tiene relación de amistad con David Lowery y Johnny Hickman, los miembros fijos de Cracker.

Para Landete, telonearlos es algo especial y eso que ya lo ha hecho en más de una ocasión. «Desde la prueba de sonido imparten una masterclass, aprendo mucho de ellos, de su visión íntegra de la música y del negocio, y de cómo seguir mejorando. Son una garantía de hacer bien las cosas». Landete resume en pocas, sinceras y acertadas palabras por qué la banda norteamericana ha sido tan importante para una generación. «Sus canciones me han proporcionado mucha compañía y confort. Sus letras tienen un sesgo muy personal y son capaces de transmitir emociones muy profundas con sólo dos o tres versos. En cierta manera han sido mis terapeutas». Pues eso, el sábado por la noche, Cracker repartirá terapia para todos.

Compartir el artículo

stats