Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una nueva interpretación de las obras de Pinazo llega al IVAM

357 obras muestran el recorrido del pintor con una fijación especial por lo que pasa en la calle

«Tarde de Carnaval en la Alameda», de Ignacio Pinazo. | MIGUEL LORENZO

La Sala de La Muralla del IVAM acoge «Pinazo en el espacio público». Un total de 357 obras del pintor valenciano, muchas de ellas inéditas, adornan las paredes y vitrinas de la sala. 70 pinturas, 200 dibujos y 150 documentos, como fotografías o bocetos, que contextualizan la obra, muestran un recorrido del pintor con una fijación especial por lo que pasa en la calle. Cuadros centrados en València (aunque también pinta otras ciudades como Roma), con mercados llenos, gente saliendo de misa en Godella o los Carnavales en La Alameda, que ponen en relevancia la forma de vida de sus coetáneos.

La presentación tuvo lugar en el mismo museo con su directora Nuria Enguita y el comisario de la exposición Vicente Pla. Enguita define la exposición como «muy importante», porque «enmarca una nueva interpretación de los trabajos de un artista heterodoxo».

«Pinazo pinta el espacio y el paisaje no como objetos de contemplación sino atendiendo a las intenciones humanas, y con un dinamismo entre cinematográfico y abstracto», explica la directora. «Y lo hace además con una mirada que resulta, no ya moderna, sino absolutamente contemporánea, con una concepción del lugar como proceso, como medio para la interacción social entre unos y otros, entre el espacio y lo humano. Espacio como acción, tiempo y movimiento». «Respecto a la atención que prestaba al espacio público, podría decirse que llevó a cabo un proyecto de investigación artística», señala Pla.

El comsiario cuenta cómo han tratado de crear un discurso con la exposición, que se mueve entre distintos estilos del artista con el espacio público como guía. Así, la exposición se divide en cuatro partes. La primera, titulada «Obstrucciones y Traumas», muestra las primeras representaciones de Pinazo del espacio público como cercano y tangible, pero también como un lugar inseguro y oscuro. En el segundo apartado, «Aperturas y expansiones», el autor refleja las nuevas dinámicas de socialización motivadas por el derribo de las murallas valencianas y la expansión urbanística que trajo nuevos espacios de relación, como la Alameda. En la tercera parte, «Disoluciones y descomposiciones», entra en juego el cine. Imágenes en movimiento o pases de diapositivas conocidos como «cuadros disolventes» toman el protagonismo de esta parte de la exposición. Por último, «Corrientes y fluidos» cierra el recorrido con escenas situadas en espacios rurales de la comarca de L’Horta Nord.

Según el comisario Vicente Pla es necesario traer a Pinazo a los debates culturales actuales para estudiar y analizar cómo nos relacionamos con el espacio público: «Es un pintor que, aparte de sus influencias artísticas, tiene una gran sensibilidad y preocupación por vivir y representar a la gente, y estudia las formas de vida de su tiempo».

Las obras de la exposición proceden de la Colección del IVAM, así como de otras instituciones, museos y particulares que han cedido piezas para la muestra. Destacan la Casa Museo Pinazo de Godella, el Museo Nacional del Prado, el Museu Nacional d’Art de Catalunya, el Museo de Bellas Artes de València, la Cartoteca de la Universitat de València, el Museu del Cinema de Girona, la Filmoteca Nacional o el Art Institut de Amsterdam.

«Pinazo en el espacio público» se enmarca dentro de las actividades que impulsa el IVAM para investigar, revisar y difundir los trabajos de un artista arriesgado, heterodoxo y singular. La exposición permanecerá en La Muralla hasta enero de 2023.

Compartir el artículo

stats