Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hombre que hace hablar a la batería con la finura de un violín

Tras girar por toda España al frente de una banda sinfónica, el músico valenciano Javier Aguillor será el primer baterista en encabezar una orquesta

Eguillor en Barcelona durante su «Concierto para Batería». L-EMV

Javier Eguillor es batería y está orgulloso. Tanto que en el último año ha puesto este instrumento normalmente asociado a los grupos de rock o a las big band, al frente de varias bandas sinfónicas. Timbalero de la Orquestra de València, solista al servicio de maestros de la talla de Zubin Mehta, Yehudi Menuhin, Gustavo Dudamel o Velery Gergiev, en octubre del pasado año Eguillor estrenó en Pamplona el «Concierto para Batería ‘Suite for solo drum set’» del compositor norteamericano David Mancini. Se trata de una obra original para formaciones de percusión que el músico Jesús Salvador «Chapi» arregló para que Eguillor la interpretara al frente de una banda sinfónica.

Tras una gira por varias ciudades españolas el proyecto dará un paso fundamental el próximo 29 de diciembre en el Palacio de Festivales de Santander cuando Eguillor se ponga al frente de la Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP Ataúlfo Argenta, dirigida por el también valenciano Vicente Pelechano, para estrenar el nuevo arreglo que ha hecho «Chapi» de la pieza de Mancini para este tipo de formación. Tampoco ningún otro músico se había atrevido a algo así.

«Es un arreglo más melódico, más dulce -explica Eguillor a Levante-EMV-. El sonido de una orquesta es más redondo, más noble por lo que, al poner la batería al frente de ella, con los violines, las violas y los contrabajos detrás, tengo que controlar mucho el volumen pero también ser muy fino a la hora de tocar».

El giro para Eguillor es copernicano, tanto que al poner la batería delante de la formación tiene que tender a la discreción en vez de destacar sobre los demás. «Tengo que tener cuidado de no estar demasiado presente, no puedo ser ni brusco ni agresivo, tengo que escuchar a mi alrededor para estar dentro de la orquesta», explica.

El ‘Concierto para Batería’ de Mancini es una partitura con una duración próxima a los 20 minutos en la que el percusionista hace discurrir como solista a la orquesta por diferentes caminos sonoros. Desde el pop al jazz pasando por el funk, la música afro, el flamenco o la samba. Un abanico musical que, como señala el maestro, obliga a una destreza y atención muy especial y a un cambio de interpretación y adaptación a cada género en milésimas de segundo.

La gira de Eguillor con esta partitura comenzó el 25 de octubre de 2020 en Pamplona, durante una de las tantas olas de la pandemia del coronavirus y con un teatro Gayarre en el que apenas podían acceder un centenar de espectadores por las restricciones. «En aquella ocasión, y el resto de conciertos que hemos dado, el público era como el que suele acudir a los conciertos de abono. Es decir, personas más o menos mayores», explica Eguillor. Por eso, tenía miedo que una propuesta tan original y hasta moderna no fuera bien acogida. «Pero la sorpresa es que se volvieron locos, les encantó. Pensaban que la batería no podría acoplarse a una banda, que era solo ruido y fuerza, y se dieron cuenta de que la batería es un instrumento capaz de hablar con la finura de un violín».

Tras el estreno de la nueva versión orquestal en Santander, la gira de Eguillor continuará durante 2022 en su versión bandistica hasta la navidad del próximo año, cuando vuelva a poner su batería al frente de una orquesta, en este caso la Joven de la Comunidad de Madrid. Pero iniciado el reto, Eguillor quiere ir más allá aunque se enfrenta al problema de que no hay tantas composiciones que abordar como la de Mancini.

«El timbal lo he rodado por medio mundo -recuerda Eguillor-. He estrenado composiciones de Phillips Glass y Michael Daugerthy, pero para batería es mucho más difícil. Pero tengo en mente que encargar a algún compositor contemporáneo, como Joan Albert Amargós, Óscar Navarro o mi amigo Daniel Freiberg, que suele componer para Paquito D’Rivera, una nueva pieza para volver a poner la batería al frente de una orquesta sinfónica».

Compartir el artículo

stats