Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Oldies va a ser un espacio de encuentro para los músicos"

«Cuando los conocimos no tuvimos ninguna duda», explica Vicente Fabuel

Los antiguos y nuevos gestores en la tienda de la calle Virgen de Gracia de València. | LIBERTO PEIRÓ

Todo comenzó con un mensaje de wasap y una foto de la película de culto Alta fidelidad (2000). «¿Y si fuéramos nosotros?», rezaba el comentario. Fue la chispa que necesitaron Mario, Chema, Andreu y Pere para levantar el teléfono y llamar a Pepe Salvador y Vicente Fabuel, antiguos gestores de Discos Oldies, y quedarse el traspaso de la tienda de vinilos con más tiempo en activo de España.

«Estábamos en un momento crítico, en una especie de crisis vital», bromea Mario, uno de los nuevos gestores, aunque no fue eso lo que le incitó a implicarse en el proyecto. «Nosotros somos unos locos del vinilo y Oldies es una oportunidad de oro para dedicarnos enteramente a la música», explica a Levante-EMV. Todos llevaban en sus trabajos mucho tiempo. Mario, por ejemplo, vendía los zapatos de una multinacional y Chema trabajaba en una tienda de segunda mano. «Entre todos nos compenetramos muy bien. Chema y yo tenemos mucha experiencia en lo que es la venta al público. Andreu pilota mucho de diseño y a Pere se le da muy bien el aspecto administrativo», explica Mario. Tanto él como Chema son caras conocidas de la escena musical valenciana, como integrantes de la banda Calivvla.

Los cuatro han estado dos meses viendo trabajar a Vicente y Pepe. Dos meses «en la sombra», hasta que ayer decidieron por fin dar la noticia. Se quedaban Oldies. «Cuando dimos la señal del traspaso no me lo podía creer. Desde el primer momento hubo mucho feeling entre los seis. Ellos son un pozo de sabiduría y nosotros tenemos muchas ganas de poner en valor todo lo que han hecho», explica.

Pese a que los cuatro treinteañeros quieren preservar el ideario de los antiguos gestores, lo cierto es que va a haber cambios. Por ejemplo, Oldies ya tiene un perfil propio en Instagram, el portal estrella de fetichistas de la música y de la imagen. «Queremos que la tienda se convierta en un punto de encuentro para los músicos de la escena valenciana. Queremos que en ella se debata de música y que sirva para impulsar la agenda cultural», añade. Presentaciones de discos, de libros, conciertos en acústico… Todo puede caber en Oldies, incluso en pandemia. La fiesta de reinauguración será entre finales de enero y principios de febrero. Aunque será el 2 de enero cuando estos cuatro amigos cojan el relevo oficial de la tienda.

«Nuestro objetivo es mantener la esencia del negocio en lo máximo posible, intentando modernizar y rejuvenecer la tienda. El establecimiento seguirá oliendo a vinilos, libros y revistas, pero será a su vez un punto de encuentro para músicos y un lugar de escucha activa de música y muchas otras actividades más».

Apuesta por lo local

Según ha contado uno de los antiguos gestores de la tienda a Levante-EMV, Vicente Fabuel, cuando salió la noticia sobre la oferta de traspaso de Oldies, hubo mucha gente que se interesó. De hecho, dos ofertas vinieron de fuera de nuestras fronteras, de Bélgica y Holanda, pero fueron rechazadas. «Hay gente que cuando termina un negocio, lo cierra y no mira atrás, pero Oldies es otra cosa. Es algo más que una tienda. No solo vendemos, sino que rescatamos música, la explicamos y solo al final la vendemos. Por eso, queríamos que el legado continuase. Cuando conocimos a Mario, Chema, Pere y Andreu no tuvimos ninguna duda. Desde el primer momento nos parecieron perfectos», explica Fabuel.

El antiguo gestor de la tienda explica, que muchos de los que mostraron interés por Oldies estaban más interesados por el valor de los discos que ellos iban a dejar tras su marcha que por la tienda. «El coleccionismo es un punto de vista respetable dentro de un negocio. Nosotros somos un referente dentro del Estado respecto al vinilo, pero además, nosotros atendemos al melómano», añade.

De este modo, el proyecto que han presentado estos cuatro amigos cubre todos los aspectos de Oldies. «Sabemos que el hecho de que ellos lo cojan va a suponer un gran apoyo para la escena local valenciana. Significa mucho para las bandas ver una cara conocida detrás de este mostrador».

El pasado mes de agosto, los antiguos gestores anunciaron que se lo dejaban. La noticia causó revuelo en la ciudad. Aunque por suerte la necesidad de relevo no era consecuencia del mal funcionamiento del negocio, sino de la necesidad de Vicente y Pepe de jubilarse. «La tienda es un negocio saneado, ya que en los últimos años se ha visto reforzada por la tendencia al alza de un nuevo público joven amante del soporte físico, principalmente vinilo», comentaron en su día.

Los dos confesaron que la «mayor satisfacción» en estos más de 40 años en la tienda ha sido «haber visto las caras felices de la gente llevándose a su casa nuestros discos. Y con ello marcar nuestras vidas hasta hacernos sentir como unos privilegiados. Pero también nos sentimos honrados por haber podido compartir todos esos atributos y valores que la música aporta».

Los antiguos propietarios de Oldies destacan que la tienda de la calle Virgen de Gracia «continúa siendo el mismo sitio de siempre» y que su cartera de clientes «luce contactos con coleccionistas de los cinco continentes». También presumen de que sus estantes de discos «muestran la diversidad y el respeto que la tienda sintió siempre con cualquier música, tiempo y lugar. Y muy especialmente, con la nuestra, la valenciana». «Oldies nos dio de comer y nos alimentó el alma, y como es de razón, lloraremos cuando pase a otras manos», explicaron los antiguos gestores en su día.

Compartir el artículo

stats