Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica

En busca y captura

EN BUSCA Y CAPTURA

Con un programa diverso en procedencia y estética, volvió el valenciano Miguel Ángel Tamarit, clarinetista bien conocido de los socios filarmónicos, aportando piezas alejadas de los habituales standards de su instrumento, lo cual ya supuso un atractivo extra para el grupo. Y ahí radicó, fundamentalmente, el éxito de la sesión.

El registro de violín y clarinete ocupa una extensión prácticamente idéntica, lo cual, sin restarles méritos, limita el desafío sonoro de su protagonismo mutuo. La finlandesa Linda Hedlund amalgamó con elegancia y desde el sosiego, sus no pocas y comprometidas intervenciones, plasmando expresivamente el Andante con dolore, del Trio de Khachaturian, ya adelantadas en sus momentos líricos del dúo con piano de Ponchielli, autor que llegó al gran público gracias la película ‘Fantasia’, de Walt Disney.

Adosar obras del francés Milhaud, del ruso Shostakovich y del armenio Khachaturian demuestra la inquietud de los intérpretes para confirmar que hay vida más allá de Mozart, Beethoven o Schubert, lo cual siempre se agradece. Todo un desafío que atrapa por la diversidad de ritmos y melodías de procedencia autóctona de cada compositor. Y es ahí donde el apoyo de la pianista nipona Kio Hikichi se mostró imprescindible en el recorrido de cada obra. Su juego es equilibrado y decidido siempre a la busca y captura de sus compañeros de atril.

Tamarit aportó su reconocida maestría en la quinta visita a la SFV, refrendando su lugar entre los principales clarinetistas del país plasmando una variopinta paleta sonora. El público se volcó con entusiasmo en la entrega de los músicos, especialmente contagiados por los valses, la polka y la gavota del siempre agradecido Shostakovich. Por eso el bis fue también otro de sus valses.

Compartir el artículo

stats