Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco López

Paco López: "Hemos abierto otras puertas, necesitábamos experimentar más"

Morgan presenta el sábado en Les Arts «The River and the Stone», el disco más reflexivo y maduro de la banda madrileña

Nina, Ekain, David y Paco, los cuatro integrantes de Morgan. | JAVIER BRAGADO

Tras casi una década desde su formación, el grupo madrileño Morgan ha publicado tres discos. El último, «The River and the Stone», vio la luz en noviembre de 2021. Un disco cocinado a fuego lento, reflexivo y más madurado.

¿Quiénes son Morgan?

Somos una banda de Madrid, aunque Ekain, el batería, es de cerca de Bilbao y David es de Burgos. Sacamos nuestro primer disco en 2016 y hasta hoy.

¿Cómo nace el grupo?

Nina, la cantante, tocaba conmigo en una banda. Ella tenía un par de canciones y me las enseñó. Me gustaron y se las enseñé a Ekain, y nos pusimos a montarlas sin demasiada prisa y sin pretender nada aparte de tocar y pasar el rato. Estuvimos así desde 2012 hasta 2015 que fue cuando nos planteamos grabar un disco, que salió en 2016. Un poquito más tarde, se unieron Alejandro Ovejero, que fue el bajista hasta hace un año y pico, y David, que le conocimos durante la grabación del primer disco.

Y desde 2012 que empezaron, no fue hasta 2015 que se decidieron a hacer un disco. ¿Por qué?

Como llevábamos 3 años ensayando y montando canciones, muchas veces estas cosas las haces por dejar testimonio de tu trabajo. Todos tenemos por separado discos con diferentes proyectos que apetece dejar grabados para que todo ese curro y esas horas queden inmortalizados en un disco. Al final es divertido, es lo que nos gusta hacer y está bien pasar también por ese proceso de grabación.

Cantan la gran mayoría de sus temas en inglés.

Sí. Nuestras influencias son de música en inglés, es con lo que nos sentimos más a gusto y el idioma musical con el que nos sentimos más identificados. Es básicamente por eso, es la música que hemos escuchado siempre. Supongo que alguien a quien le pase lo mismo, si se pone a hacer canciones, también le pasaría. Te sientes más reflejado en ese tipo de lenguaje. Y también hay muchas bandas europeas que, sin ser el inglés su lengua nativa, también se tiran a ese idioma a la hora de componer temas.

¿No han pensado en que quizás en castellano llegarían mejor a más público?

No nos lo hemos planteado, porque al final hacer eso sería hacer algo que no nos sale natural. Al final esto lo hacemos porque nos gusta y creemos que eso es importante. De otra manera sería fingir algo. Pero en nuestro caso hay como un 10% de canciones que salen en castellano y un 90% que salen en inglés.

Su nuevo disco, que salió en octubre del año pasado, se llama «The River and The Stone». ¿Qué cuentan en él?

Ha sido un disco que hemos tenido mucho tiempo para hacer. La situación del 2020 nos permitió dedicarle mucho tiempo a todas las canciones, por eso es un disco bastante reflexivo. Cada canción cuenta su propia película. En general estamos contentos de cómo todas las canciones hacen un viaje y una escucha. Lo que queremos es que alguien que lo escuche esté los 45 minutos que dura metido en él, como cuando ves una película. Que esté metido en un viaje, una historia, un ambiente, y se pueda disfrutar como tal. Esa es la intención que hemos tenido al trabajar en ello.

¿Cómo fue la creación de este disco? He visto que fue algo diferente debido a la pandemia...

Sí. Nosotros decidimos alquilar una casa y estuvimos de lunes a viernes viviendo juntos. Teníamos en el salón todos nuestros instrumentos y echábamos todo el día allí, a probar ideas, todo lo que tuviésemos en la cabeza. Trabajamos sobre todo lo que teníamos e hicimos una lista de veintipico canciones. Según iban pasando los meses, íbamos desarrollando más y se quedó en una lista de 10 canciones que entraron en el disco. Fue un proceso un poco por obligación, porque no podíamos hacer otra cosa. Con esta manera de trabajar tuvimos mucho tiempo, unos seis meses.

Toma un camino algo diferente a lo que se escuchaba en los anteriores. ¿Fue intencionado?

Sí. Queríamos seguir avanzando también en nuestro instinto musical. Si una canción nos sonaba a alguna cosa que ya habíamos hecho, investigábamos un poco más a ver hasta dónde nos podía llevar. Hemos abierto otras puertas, porque no queríamos ponerle muros, al revés, queríamos experimentar un poco más.

Llevan desde noviembre girando con este disco. ¿Cómo lo está recibiendo el público?

Muy bien, la verdad. Estamos muy contentos de cómo los temas se adaptan al repertorio y cómo lo está recibiendo la gente. Es que eso nunca lo sabes en el fondo, es siempre una incógnita, pero ya desde el primer concierto que hicimos en la Sala El Sol de Madrid notamos que sigue existiendo esa magia que experimentábamos en las anteriores giras y que se transmitía también a la gente que estaba ahí. Estamos muy felices con cómo se han adaptado a las nuevas canciones.

Mañana tocan en València. ¿Qué podemos esperar del concierto?

Que la gente que venga disfrute, se lo pase bien, se meta en el rollo que queremos contar. Básicamente eso, que disfruten y que les haya valido la pena acercarse hasta el Palau de Les Arts para vernos.

Compartir el artículo

stats