El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha inaugurado hoy la primera edición del Benidorm Fest, el certamen que elegirá el representante de España en Eurovisión. "El Benidorm Fest simboliza la esperanza en el futuro tras la recuperación", señaló el president.

Puig ha firmado hoy los convenios entre RTVE, la Generalitat valenciana y el Ayuntamiento de la localidad, durante un acto junto a Antonio Pérez, alcalde de Benidorm; José Manuel Pérez Tornero, presidente de RTVE; Eva Mora, jefa de la delegación española de Eurovisión, y María Eizaguirre, directora de Comunicación y Participación de RTVE.

El Mirador del Castillo de la localidad alicantina ha acogido la escenificación de la firma del convenio de vigencia anual por el que el Consell aportará 968.000 euros a la organización de la preselección de Eurovisión, de que la gran mayoría (872.000 euros) irán destinados a la parte técnica y visual del festival.

Por su parte, el Ayuntamiento aportará 200.000 euros para el alojamiento y al desplazamiento de equipos técnicos y artístico.

"Es un día vitamínico para todos. A veces las cosas salen bien y esta es una muestra de inteligencia colectiva para poner cada uno lo mejor de sí mismo por una causa común que tiene más importancia que en ningún otro momento, en la salida de esta pandemia horrible y el momento de la recuperación", ha señalado Puig, para quien esto anticipa "una nueva primavera".

Antonio Pérez se ha mostrado seguro por su parte de que Benidorm Fest va a servir para "posicionar a la ciudad no solo a nivel nacional, sino también internacional".

"Es una inyección de alegría, ilusión y esperanza para un pueblo, una ciudad, una tierra y un país que necesita muchas dosis", ha destacado el alcalde de esta ciudad que, como ha recordado, fue sede del viejo Festival de la Canción de Benidorm que coronó a Raphael o Julio Iglesias y que, por lo tanto, "tiene gran trayectoria con la música en mayúsculas".

Perez Tornero ha agradecido por su parte la colaboración de la Generalitat valenciana y del Ayuntamiento de Benidorm en un paso más de los planes de los planes de descentralización de operaciones de RTVE, así como en su apuesta por la juventud y la creatividad europea en un momento "de conflictos geoestratégicos en Europa".

"Eurovisión no es solo el festival más importante de Europa y del mundo, el que más espectadores siguen y en el que participan 40 países con sus mejores apuestas musicales, es también un signo de que las emociones pueden superar a las guerras. La paz se construye con la hermandad de la música", ha dicho.