Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ariodante", el Barroco que merece Les Arts

La ópera valenciana recupera 14 años después el repertorio anterior a Mozart con «Ariodante», la obra maestra de Händel, dirigida por el «historicista» Andrea Marcon.

Ariodante Miguel Ángel Montesinos

 En el año 2008 el Palau de les Arts estrenó el ‘Orlando’ de Georg Friedrich Händel en una producción de la Royal Opera House Covent Garden. Aquella fue la primera y, hasta ahora, última vez que el auditorio valenciano representaba una ópera barroca, algo que el director, organista y clavicenista italiano Andrea Marcon considera bastante extraño pues, a su juicio, «esta construcción es una gran máquina barroca, un exceso», señalaba esta mañana en referencia al edificio diseñado por Santiago Calatrava. «En la ópera barroca también es todo un poco excesivo».

Nacido en Treviso en 1963, Marcon es uno de los mayores especialistas en el mundo en música antigua y será el encargado de dirigir el 1, 4 y 6 de marzo ‘Ariodante’, la segunda incursión del barroco en la sala principal de Les Arts en los últimos 14 años. Una obra escrita también por Händel y que es, según Marcon, una de las composiciones operísticas «más bonitas» de todos los tiempos.

«Es uno de los grandes títulos de la historia de la ópera», ha confirmado el director de Les Arts, Jesús Iglesias, durante la presentación del programa junto a Marcon y el escenógrafo Benjamin Davis, encargado de la reposición de la puesta en escena diseñada por el británico Richard Jones.

Para Iglesias, recuperar el repertorio barroco en la sala principal de la ópera valenciana tiene el mismo valor que llevar a escena una obra contemporánea como el ‘Fin de Partie’ que se estrenó en la anterior temporada o el ‘Wozzeck’ con la que se cerrará esta. Y no solo porque, tal como la define el director de Les Arts, el criterio historicista con el que Marcon encara la obra de Händel es absolutamente «moderno». Tiene ese valor porque recupera un periodo musical que, pese a ocupar casi 200 años entre el ‘Orfeo’ de Monteverdi y el advenimiento de Mozart, solo ha empezado a frecuentarse en los escenarios de todo el mundo en los últimos 40 años, por lo que es un repertorio prácticamente desconocido para el gran público.

«Quiero que la gente busque más allá de la ‘Traviata’ o de ‘Madame Butterfly’. Hay vida más allá de ese repertorio» proclamó Iglesias tras asegurar que esta ‘Ariodante’ tiene momentos «de tanta o más emoción» que obras más populares y concebidas precisamente para «tocar el botón» de la emoción en el espectador como las de Verdi o Puccini.

El ‘Ariodante’ que llega a València, de cerca de cuatro horas de duración y dividida en tres actos, es un montaje del festival de Aix-en-Provence, en coproducción con la Dutch National Opera & Ballet, Canadian Opera Company y Lyric Opera de Chicago. La propuesta escénica de Richard Lloyd actualiza la intriga caballeresca de ambición, celos y engaños protagonizada por un héroe romántico antes del Romanticismo, un personaje de caballerías que eleva su canto poético a la fidelidad y el honor y que en esta producción cambia el Edimburgo medieval por una isla escocesa en la década de los 70 del pasado siglo. 

Jesús Iglesias: «Hay vida más allá de la ‘Traviata’ y de ‘Madama Butterfly’»

decoration

El planteamiento del director británico proporciona un marco para la reflexión, en el que Ariodante y su hermano Lurcanio se presentan como forasteros frente a una comunidad patriarcal y cerrada, de fuertes convicciones morales y religiosas. Un colectivo que en este montaje se representa con unas marionetas.

Las olimpiadas del canto

En la presentación, Marcon subrayó el nivel de «virtuosismo» que requiere cantar en una ópera barroca como esta, en la que prácticamente cada personaje interpreta un aria que, como el caso de la «Scherza infida», es «de lo más bonito que se ha escrito». Para el director italiano, la calidad que requiere la obra del compositor prusiano para sus intérpretes convierte al ‘Ariodante’ en una especie de «olimpiada del canto».

Por eso el reparto que llega a València el próximo martes cuenta con «solistas excepcionales», «Messi y Cristiano de la ópera» (según Marcón) en este repertorio, con Ekaterina Vorontsova en el papel del legendario caballero, que la mezzosoprano rusa ya ha ofrecido con éxito en el Teatro Bolshói de Moscú.

El bajo italiano Luca Tittoto, con una versatilidad que le ha llevado a cantar desde el Barroco temprano hasta Puccini, da vida al rey de Escocia, con la emergente soprano canadiense Jane Archibald en el rol de su hija, la princesa Ginevra.

El contratenor francés Christophe Dumaux debuta en València con uno de sus roles de referencia, Polinesso, duque de Albany y antagonista de Ariodante. Los estadounidenses Jacquelyn Stucker (Dalinda) y David Portillo (Lurcanio), junto con el tenor del Centre de Perfeccionament Jorge Franco (Odoardo), completan el elenco protagonista.

Uno de los desafíos a los que se ha enfrentado Marcon ha sido el de dirigir a la Orquestra de la Comunitat Valenciana (OCV), una formación acostumbrada al repertorio verista, romántico, wagneriano o verdiano, pero no al historicista. Pero el director italiano está más que satisfecho con el resultado. «Llegué al primer ensayo pensando 'a ver qué pasa, a ver si puedo hacer que esta orquesta moderna toque Händel de manera convincente. Pero estoy muy contento con el resultado, ha sido más fácil de lo que imaginaba».

Compartir el artículo

stats