Un elenco digno de Hollywood es la principal apuesta de Gastón Duprat y Mariano Cohn, directores de ‘Competencia oficial’

Penélope Cruz y Antonio Banderas protagonizan esta película junto a Óscar Martínez, reputado actor argentino afincado en Madrid. Una sátira sobre el mundo del cine y los entresijos de la profesión.

Cruz se meterá en el papel de Lola Cuevas, una directora de cine con unos métodos de trabajo bizarros y un tanto cuestionables. Banderas será Félix, un famoso actor de Hollywood con una incontable hilera de premios consciente y orgulloso de su fama. Óscar Martínez encarnará a Iván, un excéntrico actor de teatro que rehúye de todo aquello ligado a la fama, los premios y la ostentación que rodea al mundo del cine. Al trío protagonista se une Irene Escolar en el papel de Greta, hija de un empresario multimillonario que financia una película para que quede como legado.

«Es una película original, distinta. Alude a nuestro mundo con mucho humor, lo que hacía que en el rodaje tuviésemos que parar varias veces», recuerda Óscar Martínez.  

El argentino ya trabajó con Cohen y Duprat en ‘El ciudadano ilustre’ (2016). En cambio para Irene Escolar ha sido la primera vez. «Admiro mucho su trabajo, tienen películas extraordinarias. Son dos tipos con un universo muy interesante, muy ácidos y muy irónicos», asegura la actriz.

«Hay comportamientos, ciertas neurosis que reconoces y por eso hace gracia, pero está llevado a un extremo muy radical»

Irene Escolar

«Para mí ha sido un placer y un privilegio trabajar con Penélope y Antonio, nos divertíamos mucho. Ha sido un buen trabajo en equipo», añade Martínez sobre sus compañeros. «Era casi teatral, porque estábamos los tres en el mismo espacio casi todo el tiempo y en secuencias muy largas», reflexiona el actor. 

La película pone el foco en la enorme rivalidad entre Félix e Iván, una actitud «llevada al paroxismo». «Sí que hay comportamientos, ciertas neurosis que reconoces y por eso hace tanta gracia, pero está llevado a un extremo muy radical», comenta Irene. «Alguna vez sí que he coincidido con actores como Félix», añade Óscar, pero no con directores como Lola Cuevas, «si la conociese no aceptaría ni leer el guion, y si cayese de manera incauta en un rodaje con alguien tan perverso como ella renunciaría automáticamente». Por su parte, Irene comenta que prefiere una Lola Cuevas que «a un director que no sabe lo que está haciendo».

«Para mí ha sido un placer y un privilegio trabajar con Penélope y Antonio»

Óscar Martínez

«No me identifico con ninguno de los dos, pero si tuviera que elegir a uno prefiero a Félix. Me parece más auténtico, no oculta nada», cuenta Martínez. «En cambio, el personaje que yo interpreto, en su discurso dice una cosa y esconde muchas otras. Está resentido y aspiraría a tener muchas de las cosas que tiene Félix, al cual critica de manera feroz. Tiene una doctrina por la cual tiene todo justificado, pero es muy hipócrita», añade.

Ambos actores coinciden: «Hay que ir a verla al cine, la gente en los preestrenos la está disfrutando muchísimo». «La película tiene valores suficientes para que la gente lo pase bien, no es indispensable pertenecer a este mundo para disfrutarla».