Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Gómez, el vanguardista olvidado

Un libro reivindica la trayectoria de un artista que partió de la pintura comercial para crear un universo experimental de lenguajes, estilos y técnicas

Vicente Gómez García, en su estudio de la calle Cuba, en 2001.

Durante años, Vicente Gómez García fue un buen pintor, un autor de obras de corte clásico -paisajes, marinas, bodegones, flores, escenas costumbristas...- destinadas a decorar las viviendas de clase media alta valenciana, los vestíbulos de los hoteles del boom turístico y algunos locales de ocio. Era un pintor correcto que, pese a lo conservador de los temas y el tratamiento, lograba transmitir el talante subjetivo y la emotividad que mantenía desde sus tiempos en la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Cuando Vicente Gómez García falleció en marzo de 2012 a los 86 años seguía siendo un buen pintor, pero no era el mismo artista conservador que el de la década de los 60 y parte de los 70. Había encarado la madurez artística con un afán de descubrimiento y experimentación propia de un creador en ciernes. De alguna forma, había recuperado el espíritu de vanguardia que en 1953 le llevó a fundar el famoso Grupo de los Siete junto a Vicente Castellano, Vicente Fillol Roig, Juan Genovés, Juan Baustista Llorens Riera, José María Sellés y Ricardo Hueso. 

De izquierda a derecha, Vicente Gómez García, Eusebio Sempere, Ángeles Ballester, Joaquín Michavila y Juan Bautista Llorens. Fotografía de Pérez Aparisi, probablemente de 1954 en la Sala Braulio, de una exposición del grupo Los Siete. Pérez Aparisi

Encerrado en su estudio, ajeno a circuitos, galerías, ferias y bienales, Gómez García empezó a desarrollar un universo plástico muy personal en el que, partiendo del realismo y el impresionismo, acabaron conviviendo el expresionismo cromático-matérico, el constructivismo volumétrico, el hiperrrealismo y la abstracción geométrica. En sus últimos años, el antiguo pintor comercial se dedicó a crear «pictoesculturas», unos sorprendentes artefactos híbridos con los que exploró el espacio tridimensional de la pintura.

vicente gómez garcía Voro Contreras

vicente gómez garcía 2 Voro Contreras

Aunque en vida pudo gozar de un cierto reconocimiento -llegaron a dedicársele exposiciones monográficas en el Museo de Bellas Artes San Pío V y en el de Historia de València-, hoy el nombre de Vicente Gómez García resulta prácticamente desconocido. Es, según el académico de San Carlos y doctor en Bellas Artes, Francisco Agramunt Lacruz, «el gran olvidado de la vanguardia valenciana».

‘València y la abstracción. Construcciones con geometría y color’, un libro colectivo y catálogo monográfico publicado por Edictorialia y coordinado por Josep-Marí Gómez Lozano y Joan Gómez Alemany, pretende atacar este olvido y reivindicar la trayectoria vital y creativa de Gómez García. 

El título de este volumen -que los coordinadores y varios de los expertos que han participado en él presentarán el próximo viernes en el Saló de Graus de la Facultat de Geografia i Història de la Universitat de València- hace hincapié en la estrecha relación que mantuvo el pintor con su ciudad y cómo esta relación fue fundamental en su evolución hacia las vanguardias.

Valencia sur reflexión especular y modulación geométrica 1988 de Vicente Gómez García 2048x1017

Gómez García nunca dejó de ser un paisajista, pero a mediados de la década de los 70 fue abandonando sus interpretaciones impresionistas de los paisajes rurales para desarrollar una visión experimental de la naturaleza urbana. La lectura del libro de Manuel Sanchis Guarner ‘La ciutat de València. Síntesi d’Història i Geografia urbana’ animó al artista a llevar a cabo una serie pictórica dedicada a la ciudad vista desde el Micalet. Desde lo alto de la torre campanario, su hijo Vicente tomaba fotografías del entramado urbano que después el padre plasmaba sobre el lienzo. 

Desde ese momento, Gómez García desarrolló sobre València una visión plástica muy particular que fue evolucionando casi al mismo tiempo que cambiaba la ciudad, una València insospechada y redescubierta que fue realista, esteticista, abstracta, geométrica y saturada de color. 

vicente gómez garcía 3 Voro Contreras

Compartir el artículo

stats