Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arturo Valls: "Retratar al típico cuñado ya se ha hecho, no nos apetecía seguir mostrándolo"

La película de "Camera Café" se ha estrenado hoy en Kinépolis València y mañana llega a los cines

8

'Cámera Café' salta a la gran pantalla desde València

Arturo Valls y Carlos Chamorro protagonizan una de las comedias más esperadas de la temporada. El regreso de "Camera Café" en forma de largometraje tiene en vilo a los más fieles seguidores de la serie de Telecinco, y mañana llega, por fin, a las salas de cine. "Tenemos muchas ganas de que la veáis todos ya", aseguran ambos protagonistas.

En la película repite prácticamente todo el elenco que protagonizó, allá por 2005, la serie cómica. Una máquina de café de oficina que ahora, más de quince años después, Arturo Valls, que además de protagonista es productor, ha vuelto a poner en marcha. La película, sin embargo, amplía sus fronteras visuales y muestra a sus personajes en diferentes espacios como sus puestos de trabajo, sus casas o la calle.

"Mientras hacíamos la serie, nos gustaba imaginar dónde irían los personajes después de trabajar, cómo serían sus familias, sus casas... Y la idea de hacer esta peli viene de ahí", comenta Valls. Cuando el productor de la cinta, Jorge Pezzi, compró los derechos al creador de la serie, contactó con el valenciano y le propuso la idea. "Se encendió la mecha y dije, senyor pirotècnic, pot començar la mascletà", bromea.

Llevar a cabo la película de una serie con una comunidad tan grande de seguidores detrás supone un reto enorme, pero Arturo Valls decidió subir la apuesta y, a riesgo de que a los más "puristas" no guste, "quisimos buscar el equilibrio, pensar también en un público más amplio, que quizás no ha visto la serie, pero que pueda disfrutar la película igual", añade Carlos Chamorro. "En el momento en el que separas la cámara de la máquina de café pasa a ser otra cosa, y ya que la separamos, decidimos hacerla volar", comenta Arturo. Pero la esencia está, los personajes continúan y la comedia sigue en el máximo de lo absurdo. Lo que sí que ha cambiado ha sido, quizás, la forma de hacer humor. "Estamos ante muchos micromachismos en la serie que ahora se han tenido en cuenta, porque partir de ese cuñadismo de los 2000 ya no toca", reflexiona Chamorro. "Retratar a ese tipo de personaje ya se ha hecho, no nos apetecía seguir mostrándolo. Nos hemos centrado en el lado más humano de Quesada (interpretado por Arturo Valls), no por autocensura, sino por una cuestión de gusto", añade Valls.

La serie no se sitúa en ninguna época histórica en concreto, lo que la hace "inmortal", según Chamorro. La película va por ese mismo camino, y es que los ordenadores de la oficina todavía tienen culo y los teléfonos móviles antena, sin embargo el ídolo de Jesús Quesada es Albert Rivera. "La película existe en un metaverso", bromean.

La cinta es obra de Ernesto Sevilla, que se estrena como director. "Ha sido un placer trabajar con él, nos hemos quedado sorprendidos de lo claro que tenía todo lo que quería hacer, cada día se le veía disfrutar", cuenta Chamorro. "Él también se ha dejado asesorar mucho, porque realmente estaba dirigiendo a unos personajes que llevábamos ya años haciendo, los conocíamos mejor que él, por lo que nos dejaba libertad con ellos, ha sido un tándem", añade Valls.

Tanto para Arturo Valls como para Carlos Chamorro, "Camera Café" ha supuesto "un antes y un después". Fue la serie que lanzó las carreras de muchos de sus actores, ahora famosos. "Para mí fue lo primero que hacía en ficción, mi primer proyecto sólido como actor, y supuso descubrir un mundo increíble", recuerda Arturo.

Protagonista y productor, Arturo Valls no cierra la puerta a una segunda entrega de 'Camera Café, la película'. "Eso lo dicta el público, si se convierte en un exitazo, por qué no. La verdad es que me lo han preguntado bastante, y eso habla bien de la película, nadie preguntaría eso si no te gusta una mierda", bromea.

En definitiva, 'Camera Café, la película' "es un filme de una hora y media que hace que el público olvide sus problemas y empiece a pensar en los problemas que tiene la gente que ha escrito esta película, que deben ser muchos", comentan entre risa los dos actores. "Además es una cinta que admite varios visionados, y eso a los productores nos viene muy bien", bromea Valls.

Compartir el artículo

stats