Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Will Smith, a hostias con el cine

El ganador de la estatuilla protagoniza el peor capítulo de la historia de estos premios, que reconocieron a ‘CODA’ ante ‘El poder del perro’

Chris Rock a punto de recibir un guantazo por parte de Will Smith en la ceremonia de los Oscar.

Un guantazo en prime time. Ese es básicamente el balance de la 94.ª edición de los Premios Oscar, que pasará a la historia como la gala donde la falta de modales y lo chabacano eclipsaron al cine. El bofetón de Will Smith a Chris Rock sumó un episodio más a nuestra cultura visual, donde los memes, los gifs y los stickers se erigen como las epístolas elementales del tiempo que nos ha tocado vivir . 

Como todos ya habrán podido leer, el actor golpeó al humorista en el momento en el que este bromeó sobre la alopecia de Jada Pinkett Smith. A pesar de que al protagonista de ‘En busca de la felicidad’ le hizo mucha gracia al principio, todo cambió en cuanto vio el mal gesto de su mujer. Sin dudarlo, subió al escenario para agredir a Rock ante el asombro lúdico de los presentes, al creerse que formaba parte del guion. No era así. 

El guantazo de Smith estaba cargado de ironía. Ironía por defender a su mujer, presentadora de un programa de televisión de corte feminista sin que ella lo hubiese pedido; ironía por actuar con el mismo patrón que el personaje por el que minutos después ganaría el Oscar; e ironía por actuar desde una masculinidad retratada en ‘El poder del perro’, la película favorita de la gala del domingo, que finalmente perdió ante una edulcorada versión de la película francesa ‘La familia Bélier’, de 2014, ‘CODA’, pasada por alto por la crítica hasta el pasado domingo. Con el guantazo de los Oscar perdieron los debates sobre la nueva masculinidad y la decencia de una Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood, que carga un lastre compuesto casi únicamente por polémicas. La última por minusvalorar varias profesiones del sector al expulsar de la gala el anuncio de premios como el de montaje o sonido.

Fue una mala noche para el cine, pero también para el humor negro en un momento en el que las sensibilidades están a flor de piel. Hollywood tiene experiencia en contratar a maestros de ceremonias con la lengua viperina. Tanto los Oscar como los Globos de Oro sienten predilección por el roast, un estilo humorístico que se basa en despedazar sin límites y públicamente a otro personaje. Así lo ha hecho Ricky Gervais durante cinco ediciones de los Globos de Oro y así lo quería hacer Chris Rock

En cuanto al palmarés, ‘El poder del perro’ se quedó sin estatuilla a la mejor película, llevándose el de mejor directora para Jane Campion. ‘CODA’, de Sian Heder, rascó otro Oscar para Troy Kotsur como mejor actor de reparto. Jessica Chastain por fin recibió el reconocimiento de la Academia tras dos intentos fallidos, esta vez, con ‘Los ojos de Tammy Faye’. 

Las estrellas españolas -Cruz, Bardem e Iglesias- se fueron de vacío. Pasaron el testigo a otros profesionales del sector casi desconocidos para la prensa. Alberto Mielgo y Leo Sánchez ganaron el Oscar al mejor cortometraje de animación por ‘El limpiaparabrisas’. 

Por cierto, Chris Rock no va a presentar cargos contra Will Smith, quien no tardará en dar explicaciones. Quizá en su próxima visita a «El hormiguero», nunca se sabe.

Compartir el artículo

stats