Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El MuVIM desarma la propaganda franquista

La exposición "¿25 Años de Paz? El lavado de imagen del franquismo en 1964" refleja como Franco usó el diseño como nueva técnica publicitaria

20

El MuVIM desarma la propaganda franquista E. D.

La primera escena de la exposición muestra una hamaca con una sombrilla con un fondo de playa, en blanco y negro. Justo al lado la máquina del garrote vil con que se ejecutaba a los condenados a muerte por motivos ideológicos. A partir de ahí, el MuVIM sumerge al espectador en un túnel que es un auténtica lección de historia no muy lejana. Con todo la exposición dividida por una extensa valla de prisión con alambres de espinos, que separa la propaganda franquista de las resistencias a la dictadura.

Franco proclamó el 1964 como el año de la celebración de los "25 Años de Paz". Todo el régimen de la dictadura se dispuso a lavar la cara del hambre, la emigración, el desarrollismo tardío, el turismo, la censura y la represión. Para ello se utilizaron las nuevas técnicas propagandistas que Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo, había visto en Estados Unidos para combatir el comunismo durante la llamada Guerra Fría.

La primera escena de la exposicion “¿25 años de paz" del MuVIM German Caballero

Después de una protesta generalizada contras las últimas penas de muerte, el franquismo activó una campaña interna y externa para promocionar su mejor cara, con el turismo de fondo. Como recogen los documentos oficiales de la Secretaría General de Turismo de 1964, "la paz española, prolongada y firme, ha sido y es la levadura que ha hecho fecunda nuestra 'omnipotencia geográfica'". No se quedaba ahí, tras acusar a "los Hemingway, los Dos Pasos, los Koestler, los Ehrenburg, y otros estetas más o menos decadentes o revolucionarios, que se interesaban por las llagas de nuestros mártires o de nuestros pícaros, doce millones de turistas conocerán este año la verdad de nuestra paz".

"Obra gráfica renovada"

Tras la primera sala que preside el gran retrato de Francisco Franco de José Segrelles, pero con el brazo derecho mutilado pues en el original hacía el saludo nazi, se pasa la segunda parte de la exposición donde se contemplan todos los carteles que se encargaron para propagar las bondades del régimen. Como sostiene Rafael Company, director del MuVIM y comisario de la exposición, "con una obra gráfica renovada".

Company cuenta que según algunas versiones, fue el mismo ministro Fraga Iribarne quien llamo a los diseñadores del Grupo 13 de Madrid porque no se habían presentado al concurso oficial del cartel y les amenazó con no poder trabajar más en España sino acudían al concurso. Los pasquines algunos firmados por Chumy Chúmez o Máximo, recogen los aspectos bondadosos de las distintas actividades económicas de la época.

Rafael Company, Gloria Tello y Amador Grinyó. GERMAN CABALLERO

Pero frente a aquello "25 Años de Paz", Company contrapone las disonancias, donde aparecen los cantantes de la 'nova cançó', con Raimon y Salomé a la cabeza, o las primeras publicaciones críticas. Junto a la gran portada de "Franco ha muerto' destaca una cronología de los años 70, y abundante material gráfico hasta febrero de 1981, con el fracaso Golpe de Estado.

Company explica que esta exposición con algo más de 480 piezas es la muestra patrimonial más grande del MuVIM hasta la fecha, y que muchos de los carteles han sido adquiridos por el museo de la Diputación de València para su fondo.

La imagen final es una reproducción del BOE del 26 de diciembre de 2007 que publica la Ley de Memoria Histórica.

Compartir el artículo

stats