Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica

Saldando deudas

Noche de efemérides en la SFV: los 25 años del grupo y 20 años de la muerte del maestro valenciano Llácer Pla. Es bien conocida las calidades del viento -madera y metal- en nuestra comunidad. Todas las comarcas son un vivero inagotable de estos músicos.

Fue un emotivo concierto en el que el Grupo Illana quiso mostrar un repertorio tan atractivo como inusual. La oferta de la programación musical en Valencia tiene una deuda importante con la música del siglo XX, especialmente con la de la segunda mitad.Y ya estamos en el primer cuarto del XXI. Gelós, a modo de “notas al programa”, fue presentando las obras y su momento de su creación.

Diligentes y animados como pide la partitura, los 8’ del Divertissement, op. 6, de Roussel se escucharon límpidos, independientes, decididos y resolviendo las dinámicas con elegancia y especial glamour sonoro con el piano fundamental de Apellániz.

Se rescató también el Sexteto en mi bemol mayor, del checo Martinu, -alumno de Roussel en París- cuyos cinco movimientos: (sin especificar en el programa de mano) evidencian la influencia de su estancia en Estados Unidos, a raíz de la II Guerra Mundial. Martinu prescinde aquí de la trompa pero añade un segundo fagot que permite mayor complicidad, constante que Ruano y Oriola aprovecharon generosamente junto a Esteve, Gelós, Barambio y Apellániz . El arreglo (?) de la Suite española, de Albéniz, resultó poco atractivo ya que son piezas que difícilmente pueden despegarse del original para piano.

Como homenaje al maestro Llacer Pla, la soprano valenciana Silvia Vázquez interpretó valientemente 3 de sus Cançons per a la intimitat, junto a Gelós y Apellániz. Se trata de un ciclo sobre poemas de Xavier Casp estrenado en Valencia en 1950. Con una novedosa y nada fácil linea melódica, la soprano las expuso con seguridad y buena proyección, para terminar con una propina que ratificó su excelente voz.

Con L’heure du berger, una divertida pagina de Jean Francaix, los Illana volvieron a ese tono de humor y sarcasmo, que siempre les identifica. Por permanencia y dedicación.

Compartir el artículo

stats