Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

La Pegatina: "Somos de Cataluña, pero también somos de todas partes"

El grupo de Montcada i Reixac publica este viernes ‘Hacia otra parte’, un álbum de encuentros con artistas internacionales como Los Auténticos Decadentes, La Vela Puerca o La Santa Cecilia

Una imagen promocional de La Pegatina.

El disco se titula ‘Hacia otra parte’ y el embalaje del CD tiene forma de maleta. Esto va de viajes.

Adrià Salas: Llevamos muchos años viajando y siempre habíamos tenido en mente hacer un disco de colaboraciones internacionales. Aquí hemos intentado irnos al territorio musical de esos grupos. Así, por ejemplo, ‘Down for love’ es un pop que nosotros no habríamos hecho por nosotros mismos, pero la banda holandesa Chef’Special hace eso y nos hemos intentado acercar a lo suyo.

Rubén Sierra: Teníamos una gira internacional y llegó la pandemia. Pero nos dijimos que íbamos a viajar igualmente, de una manera musical.

Seis de las diez canciones ya se han ido publicando como ‘singles’. ¿Eso no resta sorpresa al álbum?

A. S.: Sí, pero tal como funciona actualmente la industria, necesitas hacerlo así. Cada vez que sacas una canción, Spotify te la promociona poniéndotela en listas. Con el álbum hace lo mismo, pero entonces la promoción del disco se limita a solo ese día y nada más, y las canciones no tienen las escuchas que tendrían si has hubieras ido sacando como ‘singles’.

Hay que ir sacando una canción cada mes y medio para las plataformas de 'streaming'

decoration

Manda el goteo permanente y mover cada canción una a una.

A. S.: Y tienes que decidir qué canciones van directas al disco y se pierden, excepto si el álbum funciona muy bien. Es costoso, hay que hacer vídeos, promocionarlos, pero al final consigues que la gente escuche la canción sí o sí.

¿No es un poco estresante todo esto?

A. S.: Lo es, porque debes generar contenido si quieres que la gente no te pierda de vista. Hay que ir sacando una canción cada mes y medio para las plataformas de ‘streaming’.

Pero si todo el mundo lo acaba haciendo, se produce una acumulación de canciones cada semana y también costará llamar la atención.

A. S.: Ya está pasando. Es la forma de funcionar. Los grupos que comienzan no van a por el disco, sino a por el ‘single’, porque es más barato. Lo puso de moda el trap y la música ‘urban’.

Decían que han buscado colaboradores para salir de su territorio habitual. Al principio, sus pilares eran el ska y la rumba, géneros que aquí están muy diluidos. Hay hasta un toque fronterizo con el grupo californiano La Santa Cecilia.

A. S.: Vivimos el presente. Ahora nos apetecía jugar con otros estilos y hemos cumplido algunos sueños: trabajar con grupos que nos han gustado siempre, como ellos, o Los Auténticos Decadentes, de Argentina; Panteón Rococó, de México, o La Vela Puerca, de Uruguay.

Hemos picado mucha piedra en Holanda, más de 150 conciertos desde 2009

decoration

¿México es el país dónde más público tienen fuera de España?

R. S.: Holanda y México. Hemos picado mucha piedra en Holanda, más de 150 conciertos desde 2009.

A. S.: Holanda es un país que, culturalmente, es otra cosa. Las empresas están obligadas a dar parte de sus beneficios a proyectos culturales, la gente se hace voluntaria de cualquier cosa, los festivales comienzan a las 11 de la mañana y son familiares, no ocio nocturno como aquí.

En este disco han repetido con Tato Latorre, productor que fue guitarrista de Lluís Llach. ¿Qué les ha aportado?

A. S.: Él también es muy gamberro y comprende nuestro código. Los de Sabadell, como él, y Montcada, nosotros, nos entendemos bien. Toca mucho lo que suena en la radio, trabajando con Dani Fernández, Efecto Pasillo, Maldita Nerea, David Otero, Andrés Suárez, Vanesa Martín… Nos ha buscado una sonoridad más pop, saturada de graves porque es su sello, pensando en cómo hemos de sonar para que nuestra música guste a todo el mundo. 

Gustar a todo el mundo. ¿Es eso posible?

A. S.: Bueno, llegar a todo el mundo. Luego, que cada uno decida si le gusta o no. Rosalía ha llegado a todo el mundo.

¿Ahora lo suyo es más pop y menos verbena, mestizaje o pachanga?

A. S.: Muchas veces se han utilizado esas palabras de modo peyorativo.

Somos un grupo versátil, cabemos en todas partes, y eso nos gusta, no limitarnos a un nicho de mercado

decoration

‘Patchanka’ es un gran álbum de Mano Negra.

A. S.: Pero cuando se habla de rollo pachanguero a lo Georgie Dann, es otro concepto. Somos un grupo que puede tocar en Viña Rock y en Sonorama sin desentonar, y sin ser rock ni ‘indie’. Somos un grupo versátil, cabemos en todas partes, y eso nos gusta, no limitarnos a un nicho de mercado.

En este álbum potencian el inglés, sin dejar el castellano, y no hay presencia del catalán. ¿Un giro estratégico?

A. S.: Viene dado por los colaboradores. El catalán lo hemos reservado para un epé de seis canciones nuevas que lanzaremos en noviembre. El 10 de junio estrenaremos la primera, ‘Que t’agradi veure’m’, una rumba. Un regalo para la gente de aquí, que lleva 19 años siguiéndonos.

Mirando su agenda, se diría que tienen más bolos en otros lugares de España que en Cataluña.

A. S.: Este año tenemos bastantes en Catalunya, pero todavía no se han anunciado. Sí que tenemos más público en Madrid que en Barcelona, y hace muchos años que tocamos en toda España. Somos de aquí, pero también somos de todas partes, y llenamos más en las salas de Holanda que en las de Cataluña.

¿Qué ocurre aquí entonces?

A. S.: Aquí comenzamos antes, nuestra carrera ya no es incipiente, está estable. Son muchos años tocando y la gente nos ha visto mil veces.

¿Ya no son la sensación del momento y eso se paga?

A. S.: Es natural. También le pasará, no sé, a Els Pets, que no pueden ser la novedad durante 35 años. Hay modas y es ley de vida. En la Acampada Jove, la mayoría del público, cuando nosotros empezábamos no había nacido. Si tienes que elegir, ¿vas a ver al grupo que ya has visto muchas veces, o al que es novedad y está de moda? Es eso, y no pasa nada.

¿Y para el 20º aniversario del año que viene?

R. S.: Haremos un libro-cómic con todas nuestras anécdotas, y luego otra cosa muy especial.

A. S.: Una gira distinta que todavía no podemos explicar.

Compartir el artículo

stats