Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Calvo Artista

"Mi proyecto es la observación de lo que ocurre a mi alrededor"

«El hilo conductor siempre es el mismo, cambian ciertos modos de expresión que se reflejan en la diversidad de materiales empleados», explica la artista y Premio Julio González del IVAM

La artista Carmen Calvo, ayer, en el IVAM. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

La artista valenciana Carmen Calvo es una de las creadoras más reconocidas del panorama pictórico actual. Con un estilo y sello propio, Calvo recibirá el mes de julio el Premio Julio González que concede el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Para celebrarlo, además, el museo le dedicará una exposición que hará un recorrido por la trayectoria de la también Premio Nacional de Artes Plásticas.

¿Cómo va a ser la exposición que el IVAM inaugura el próximo mes de julio?

Es un proyecto de la directora, Nuria Enguita, y Ramón Escrivá. Un abanico abierto, con mucha obra actual.

¿Se identifica la Carmen Calvo de hoy con la de sus primeros trabajos?

El hilo conductor es siempre el mismo, cambian ciertos modos de expresión que se reflejan en la diversidad de los materiales empleados.

¿En qué se inspira hoy? ¿Ha cambiado esa fuente de inspiración?

Reconstrucción, manipulación de materiales, incorporación de la fotografía y el vídeo. El proyecto es la observación de lo que ocurre a mi alrededor.

Temas sociales, que incluyen tanto a la mujer como el hombre, el paisaje, la naturaleza…¿Cómo definiría usted su universo artístico?

No me gusta poner etiquetas a mi trabajo. Lo llamaría pintura.

¿Le molesta, le inquieta o le gusta que alguien interprete sus obras de un modo diferente?

Soy respetuosa con los términos que me puedan adjudicar. Llevo tantos años trabajando que la puerta está abierta a opiniones.

¿Cuál es la parte menos bonita del arte o del negocio del arte?

Elegir lo que quieres hacer en la vida y conseguirlo es la parte más importante.

¿Qué consejo le daría a su yo de sus comienzos?

Darle las gracias por poder continuar en este mundo tan maravilloso de la pintura, pero tan complicado.

¿Cuándo da por terminada una obra?

El reposo siempre es beneficioso para todo. La observación, la pausa...

¿Cuál es la situación actual de la mujer en el mundo del arte?

Como en tantos trabajos, solitarios o de fábricas, oficinas... es precario. Se ha avanzado, desde luego, pero queda mucho camino por recorrer. La cultura es un punto muy importante para el desarrollo en nuestra sociedad.

¿Qué supone para usted recibir el Premio Julio González?

Las mujeres somos minoría en ocupar puestos de trabajo, de cualquier índole. Me siento muy afortunada en recibir el Premio Julio González. Es una gran energía para seguir trabajando.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Pronto se verán reflejados. Por otro lado comentaré que durante la pandemia doné la caja de la Bienal de Venecia 1997 a la Generalitat Valenciana y a todos los valencianos. Está instalada en San Miguel de los Reyes. Todo el mundo la puede visitar. Y el museo de Oviedo, recibió un cuadro mío donado por la Fundación Azcona que está instalado en sus salas junto a compañeros de viaje de mi generación y otros más mayores como Tàpies.

Carmen Calvo desnuda su universo en el IVAM

Con motivo de la concesión del Premio Julio González a Carmen Calvo (València, 1950), el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) organiza una exposición que revisa las principales líneas de investigación de la también Premio Nacional de Artes Plásticas desde finales de los años sesenta del siglo XX hasta la actualidad.

La obra de Carmen Calvo se sustenta en gran medida en la recuperación y reelaboración de imágenes y objetos desechados. En su complejo proceso creativo, la artista construye su personal visión del mundo activando mecanismos como la ensoñación, el recuerdo, el deseo o el miedo.

Esta muestra a modo de homenaje, según avanza el IVAM, inicia su recorrido con una selección de obras realizadas por la artista durante los años ochenta pertenecientes a sus emblemáticas series «Escrituras, recopilación y reconstrucción». Se trata de un conjunto de obras en escayola y barro cocido ensambladas en un «paciente» ejercicio de recolección y clasificación arqueológica, «obras que evocan vestigios recuperados de escrituras ancestrales», explican desde el museo de la calle Guillem de Castro.

La nave central de la Galería 1, donde se podrá contemplar la exposición, presenta en esta exposición una recreación del taller de la artista, un escenario abigarrado en el que las obras de arte conviven con estanterías, muñecas, revistas y fragmentos de diversos objetos y maniquíes; imágenes y referencias que, «a modo de gabinete de maravillas», se convierten «en la verdadera materia prima de su trabajo».

Un lugar destacado en esta exposición lo ocupa la mirada crítica de Calvo hacia la «opresión y la desigualdad de las mujeres». «Una reflexión que la artista ha intensificado en la última década mediante el empleo de imágenes fotográficas rescatadas e intervenidas que nos muestran, de forma muy directa, a mujeres silenciadas, maltratadas en su cotidianeidad laboral, festiva o familiar. Rostros ocultos y oprimidos debajo de telas, trapos, cuerdas o enigmáticos restos de juguetes».

La fecha prevista para la inauguración de la exposición será el próximo 14 de julio y se podrá visitar hasta el 6 de noviembre.

Compartir el artículo

stats