Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pintura caníbal en el MuVIM

La muestra del valenciano Jesús Herrera cuenta con un esbozo del retrato de Mary de Dinamarca, encargado por la pinacoteca danesa

Autorretrato del artista valenciano en la Sala Parpalló. Miguel Angel Montesinos

El valenciano Jesús Herrera define la «pintura caníbal» como lo que se obtiene tras digerir la historia del arte. El arte caníbal es el que es plasmado después sobre el lienzo, con la perspectiva del pintor y con las metáforas que plantea el propio ejercicio de pintar. El MuVIM es el espacio que ha elegido este artista para preparar un «festín» cocinado con las obras de autores como Albert Eckhout o Tiziano. La exposición «Pintura Caníbal» se puede visitar estos días en la Sala Parpalló del museo de la Diputación. Incluye un centenar de piezas de Herrera realizadas en los últimos seis años que lleva viviendo en Dinamarca.

«‘El pintor que come pintura’. Esta es la idea que conecta toda la exposición, ya que este es uno de los principales temas sobre los que trabajo», explicó el valenciano durante la presentación, en la que participó Amador Griñó, jefe de exposiciones del MuVIM y comisario de la muestra, y Rafael Company, director del museo.

Las obras de Herrera beben mucho del barroco. «Esta etapa es cuando se acaban de construir las imágenes. La fotografía es fotografía gracias al Barroco», añadió. «Para Herrera, la pintura es un juego de muñecas», señaló Griñó, quien destacó que la muestra se divide en dos partes: la alteridad y la introspección. En la primera parte, Herrera utiliza el trabajo del pintor holandés Albert Eckhout, quien fue enviado a Brasil entre los años 1637 y 1644 para documentar, a través de la pintura, la realidad del «Nuevo Mundo». Herrera versiona algunas de las obras de Eckhout poniendo el foco esta vez en la sociedad danesa, pintando un Adán y una Eva contemporáneos y unos bodegones con las verduras más comunes de Dinamarca, como la patata o la col.

El artista también expone una instalación con carnés en los que muestra caras que podrían ser un reflejo de la sociedad danesa actual, multicultural. Aunque estas caras salen de una plataforma que genera rostros de personas que no existen. La instalación emula las pinturas que realizó Eckhout sobre los indígenas del Brasil.

Esbozo del retrato de la princesa Mary de Dinamarca. Miguel Angel Montesinos

El retratista de la realeza

La segunda parte de la muestra cuenta con autorretratos del artista en forma de paisajes creados con la ayuda de la tecnología. «Pintura Caníbal» se cierra con el esbozo del retrato oficial de Mary de Dinamarca realizado por Herrera. Fue un encargo del Museo de Historia de este país.

Jesús Herrera (Petrer, 1976) ganó la beca Alfons Roig en 2013. Expuso en el MuVIM en 2016 y pocos años después, en La Rambleta. Ha expuesto en Italia, México, Brasil o Cuba.

Compartir el artículo

stats