Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primavera Sound 2022

Bad Gyal, arrolladora desde el altar

La estrella catalana muestra poderosamente su esencia y figura desde el escenario más grande del festival barcelonés

Bad Gyal, durante su actuación en el Primavera Sound 2022. SERGIO ALBERT

Bad Gyal mira sin pestañear al infinito cuando aparece en un escenario de la misma manera que lo hacía años atrás. Convencida de cada uno de sus pasos, y no le ha ido nada mal. El tamaño de la tarima no importaba cuando empezaba y no importa ahora, ya figura gigante y poderosa diva de la música de baile.

La noche del jueves se presentaba en la plaza más grande del Primavera Sound (festival re-conocido para ella) con la misma mirada penetrante de siempre, pero con un aura mucho más grande. A la catalana no le tiemblan las piernas, su ambición no titubea nunca. En el garito más pequeño que haya actuado hasta ayer: actitud siempre arrolladora. Y así fue anoche.

Bad Gyal, durante su actuación en el Primavera Sound 2022. SERGIO ALBERT

Entiende los conciertos como una fiesta continua a la que se va a sudar, a bailar, sea con reguetón, con dance hall o lo que sea. Manda al público seguirle los pasos a golpes de cadera, contorsionándose o gesticulando sensualmente (acompañada de un escuadrón de seis bailarines). "Dime cuántas hay que mientras canten hagan splits", dice en 'Slim thick'. Icónica en imagen e icónica en las escenas que dibujan sus letras.

Su primera aparición en el concierto la situó de manera gráfica donde está: en lo alto de un pequeño altar. Y desde allí empezó a lucir sobre todo el epé 'Warm up', lleno de balas de calibre ideal para esa hora de la madrugada (el bolo empezó a las 2.35 horas). Con su poderío lleno sobradamente una hora de 'perreo' trasnochador. Contó también con la mano de Beny Jr en 'Flow 2000', la única sorpresa del concierto.

Cerró con 'Fiebre', tema arrollador que hay que buscar en su catálogo de 2016. Indicador que la esencia de la primera Bad Gyal ya estaba hecha para un altar como el de anoche.

Compartir el artículo

stats