Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Daniela Requena: "Sentía que me faltaba el empujón de verme reflejada en un espejo"

«Aun operada y reasignada, que un chico me rechace por ser ‘trans’ también es un caso de transfobia, no solo hablamos de violencia verbal o física», asegura la periodista

La periodista y escritora Daniela Requena. | LEVANTE-EMV

Daniela Requena (València, 1991) es periodista, estudió en Madrid y trabajó en Cuore y «Sálvame». Vivió en Nueva York, lugar que la vio florecer definitivamente como mujer trans, y volvió a València renovada. Actualmente, es influencer en Tik Tok y en febrero de 2022 se convirtió en la nueva secretaria provincial de LGTBI y diversidad del PSPV-PSOE. En su primer libro Mamá, soy mujer. Diario de una chica trans, Requena cuenta con humor y optimismo su proceso de transición, cómo reaccionó su entorno y las adversidades contra las que luchó.

¿Cómo surgió el libro?

No entraba en mis planes. Soy periodista, pero nunca me había planteado escribir un libro. Lo que pasa es que con toda la gran acogida que tuve en redes sociales me llegó la propuesta y dije «¿por qué no?» Hay trenes que no hay que dejarlos pasar. Y fue una decisión muy acertada porque estoy súper contenta de haber escrito el libro, de haber recordado ciertas etapas de mi vida y de la acogida que está teniendo.

¿Cómo ha sido el proceso de escribirlo?

Emocionante porque he tenido que recordar ciertas cosas que creía olvidadas y ha sido bonito. No las he recordado con drama, sino con ternura.

¿Cuál diría que ha sido el momento que más le ha gustado escribir?

El momento en el que vivía en Nueva York y volví a España porque ahí recuerdo todo lo que ha significado vivir allí. Guardo muy buen recuerdo de la ciudad. Pero, por otro lado, los que más me han costado son, indudablemente, los primeros capítulos porque tenía que hacer memoria de algo de lo que realmente no me acordaba. Era cuando a lo mejor yo tenía cuatro años más o menos. No es que me costase a nivel emocional, sino porque he tenido que hacer un trabajo de investigación buscando familiares para que ellos me ayudaran a recordar.

Habla en el libro del «cispassing», ¿alguna vez en su transición tuvo miedo cuando tenía apariencia andrógina?

No, la verdad es que nunca he tenido miedo. Pero sí que he tenido episodios de transfobia y sigo viviéndolos a día de hoy. Por ejemplo, uno que puedo sufrir actualmente es que, aún siendo una mujer reasignada y operada, cuando se entere un chico, me rechace simplemente por el hecho de ser trans. Eso puede ser transfobia. No solo nos tenemos que centrar en la agresión verbal o física.

¿Cómo lleva que se le etiquete como mujer «trans», a pesar de no que le gusten las etiquetas?

Yo creo que estamos en un momento social en el que, pese a que no me gustan, son necesarias si queremos visibilizar ciertos colectivos. En este caso, si queremos hacerlo con el colectivo trans son necesarias las etiquetas. Es un poco la pescadilla que se muerde la cola, pero creo que es inevitable.

Por otra parte, ¿cómo le ha afectado la falta de referentes?

Bastante porque si hubiese tenido referentes más claros probablemente hubiese empezado antes mi transición. Yo sentía que me faltaba ese empujón de decir «ostras, necesito verme reflejada en un espejo para poder tirarme a la piscina». Sentía mucho miedo porque lo poco que conocía no me gustaba y no me sentía identificada. Y hasta que yo no maduré y descubrí por mí misma que mi transición no tenía que ser igual que otras me costó mucho. A día de hoy sigo sin tener referentes y si tuviera que escoger uno me escogería a mí misma, sinceramente. Porque no tuve en su momento y, aunque ahora hay muchas chicas con un perfil muy similar al mío que me gustan y son geniales, no las tengo como referentes.

¿Y cómo se siente al serlo usted tú también?

Es algo que yo no pretendía. Yo nunca busqué ser influencer ni ser un referente. Son cosas que han ido viniendo y que las he ido cogiendo con una actitud muy positiva. Por una parte, a veces pienso «¡Madre mía con lo loca que estoy siendo referente para algunas personas!» Pero por otra significa que lo que estoy haciendo está bien y me gusta. Me siento orgullosa y, sobre todo, agradecida de que lo que yo diga y mi contenido sirva para algo como informar a personas y ayudar a la población.

¿Qué le diría a todas las personas «trans» que no han tenido la misma suerte?

Les diría que no se desanimen. Yo sé que es una faena que tu familia y tus círculos sociales no te apoyen, pero que por nada del mundo se desanimen. Que sigan buscando su felicidad y que a día de hoy hay muchas herramientas y muchas alternativas: asociaciones, gente en redes sociales… Que siga buscando, pero por nada del mucho se salgan de ese camino.

Compartir el artículo

stats