Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Juanes: "No estaba preparado para la exposición pública que me supuso ‘Un día normal’"

"‘Tener éxito’ es una sumatoria de muchísimas variables, no algo que dependa de los galardones o de los likes", dice el cantante colombiano

El músico colombiano Juanes. L. O.

Quién no se acuerda de éxitos globales como 'A Dios le pido', 'La camisa negra', 'Me enamora', 'Es por ti', 'Volverte a ver'... Algunas de ellas –la mayoría, sino todas– sonarán en la gira europea de Juanes (Medellín, Colombia, 1972), que regresa a España para presentar su último disco: 'Origen' (2021), un álbum de versiones con el que se adentra en las diferentes músicas del continente americano de la mano de Gardel, Fito Páez, Sabina, Bob Marley e, incluso, Bruce Springsteen. Sin embargo, este tour también coincide con el vigésimo aniversario de su trabajo más importante, 'Un día normal' (2002), el que le permitió cruzar el charco y convertirse en el músico que hoy es.

 

De regreso a Europa y de regreso a España. Como en casa en ningún sitio, pero seguro que en nuestro país se encuentra cómodo, por idioma y por reconocimiento (aquí lleva veinte años siendo una estrella). ¿Cómo afronta esta pequeña vuelta?

Muy emocionado, la verdad. Estoy muy ilusionado con la posibilidad de volver a España. Es un país en el que he encontrado siempre una conexión increíble con el público, y en el que desde el primer momento he sido recibido con muchísimo cariño. Así que volver allá siempre es una gran noticia, y más después de dos años de encierro e incertidumbre...

Presentará su último disco, 'Origen'. Se dice que la pandemia nos ha dado tiempo a todos para pensar en nosotros mismos, para echar la vista hacia delante y, sobre todo, hacia atrás. Corríjame si me equivoco, pero este álbum parece un claro ejemplo de esto último...

Bueno, en realidad terminamos el disco justo antes de que empezara la covid: acabamos de grabar y, de repente, en marzo [de 2020], estalló la crisis sanitaria. Pero yo creo que la época del encierro fue especial y, de alguna manera, este proyecto guarda ciertas similitudes con ese ‘estado metal’ que mencionabas. Porque 'Origen' –cuya idea nace hace tres o cuatro años, estando yo en Marbella– coincide con un momento en el que necesitaba un descanso creativo, en el que no quería componer mi propia música, sino hacer un álbum de 'covers'; simplemente para divertirme, por trabajar con canciones de artistas a los que he admirado desde que tengo razón de ser. Con lo que es un disco que me sirvió para regresar a la infancia, para conectar con esa esencia que me hizo llegar a mí a la música; y, sobre todo, para después poder retomar la escritura de mis propias canciones recordando vivamente la razón por la cual estoy aquí, en esto.

¿De quién o de qué se ha acordado haciendo este disco?

De mi familia, sobre todo. También de Medellín. Y de mí mismo: de mi niñez, de mi infancia, de mi adolescencia, de mi salto a la madurez... Porque son canciones que van desde los años cuarenta –como la de Gardel ['Volver'] o la de Julio Jaramillo ['Nuestro juramento']–, hasta los noventa, como 'La bilirrubina', de Juan Luis Guerra, o 'El amor después del amor', de Fito Páez. Entonces, digamos que cada una me ha transportado hasta dónde estaba yo en el momento en que las escuchaba, me ha recordado cómo era mi vida en ese momento y qué pensaba entonces. Me han permitido revivir una cantidad de situaciones muy particulares que quizá había olvidado pero que estaba ahí, esperando. Ha sido como desempolvar viejos sentimientos.

Por cierto, con este disco ha ganado su enésimo Grammy Latino. Creo que ya ronda la treintena... ¿Se acostumbra uno a este tipo de reconocimientos? ¿Siguen siendo especiales?

¡Por supuesto! No, no, uno nunca se acostumbra a algo así; jamás. Decir lo contrario sería absurdo. Además, considero que cada vez es más difícil obtener un reconocimiento de este tipo: la música va cambiando, aparecen nuevos estilos, nuevos artistas... Así que, al contrario: creo que cada vez toma mayor relevancia para mí. Ganar el Grammy al Mejor Álbum de Pop-Rock con 'Origen' –tanto el latino como el americano– ha sido tremendamente importante para todo el equipo porque hemos trabajado muy fuerte y con mucha seriedad, compromiso y dedicación en este disco.

Hace unos meses, en un programa español, entrevistaron a Residente (que también tiene unos cuantos) y reconoció que había algunos Grammys que ni siquiera él sabía dónde estaban... ¿Dónde se guardan cerca de treinta gramófonos dorados?

[Ríe] Pues hay uno que está en la casa de mi madre, en su habitación, y otro en la habitación de mi hijo. El resto los tenemos en la oficina donde grabamos y ensayamos. De todas formas, y aunque los premios son importantes, no lo son todo. Creo que ‘tener éxito’ es una sumatoria de muchísimas variables, no algo que dependa de los galardones o de los likes. Para mí es algo más profundo y personal.

Hablando de éxito, estos días también se encuentra conmemorando el vigésimo aniversario del lanzamiento de 'Un día normal'. ¿Hará partícipes a los murcianos de esa celebración? ¿Tocará aquí algunos de aquellos viejos temas, aprovechando la efeméride?

¡Claro que sí! Esas canciones nunca dejarán de ser parte de mi repertorio. Como siempre hemos hecho, en esta gira hacemos un recorrido por toda mi carrera, y aunque es cierto que nos detendremos especialmente en las canciones de 'Origen', no van a faltar algunos de los viejos temas que más éxito han tenido en España. Va ser una fiesta maravillosa.

"No creo que la música o los músicos ‘debamos’ ayudar a la gente, sino que es un medio para poder expresar lo que uno siente, incluso la tristeza"

decoration

¿Qué significa para usted este álbum ('Un día normal')?

Imagínate... Es un disco muy especial; una fotografía de un momento muy particular de mi vida en el que ocurrieron muchas cosas que me cambiaron para siempre. En aquella época conocí a mi esposa y fui papá por primer vez (de mi hija Luna; luego llegarían Paloma y Dante); además, claro, fue el álbum con el que mi carrera despegó internacionalmente. Es un trabajo lleno de luz y buenos recuerdos.

Aquí, en España, fue sin duda el disco que le dio a conocer. Además, la sensación es de que cambió el paradigma del pop-rock latino: de repente era Juanes el que marcaba la pauta, y ni siquiera había cumplido los 30... ¿Sintió ese peso o lo llevó con naturalidad?

Sí, lo sentí. Claro que lo sentí. Llevarlo con naturalidad... no sé, creo que no. No estaba preparado para la exposición pública que ese disco conllevó. Yo, por aquel entonces, era una persona muy tímida y el que tanta gente estuviera tan pendiente de mí me daba cierta cosa..., incluso paranoia [Ríe]. Pero, a la vez, disfruté muchísimo de todo el proceso. Sobre todo porque fue un disco que hice honestamente pensando en lo que creía que yo debía hacer en ese momento, con lo cual fue muy emocionante ver todo lo que trajo después de su lanzamiento... Aunque quizá lo disfruto más ahora, cuando miro hacía atrás, que lo que lo disfruté en su momento.

Imagino que ese disco le abrió muchas puertas (el éxito internacional, los grandes escenarios...). Cuando lo grabó, cuando escribió una canción como 'A Dios le pido', ¿lo vio venir? Supongo que no se imaginaba el éxito global en el que se acabó convirtiendo, pero... ¿sintió que tenía entre manos algo grande?

Sentía que tenía algo especial, sí, pero nunca fui capaz de imaginar la dimensión que acabaría teniendo. Porque uno nunca sabe cuál va a ser el disco o la canción con la que la gente va a conectar mejor. Pero sí recuerdo que, cuando terminé el disco, estaba muy feliz y confiado por lo que había hecho, que estaba convencido de que era algo muy bueno.

Repasando las críticas que recibió entonces el disco, hay una palabra que se repite: ‘esperanza’. ¿Qué hay detrás de este álbum? ¿Qué le motivó a cantarle a la vida y al amor? Porque la sensación es más de una cierta rebelión personal e interior –especialmente en comparación con 'Fíjate bien' (2000)– que de un mero recurso pop.

Sí, totalmente. Venía de una época más oscura, más compleja: de ese paso de la adolescencia a la madurez del que hablaba antes, de haberme ido de mi país... En definitiva, de una época más dark. Y este álbum representa todo lo contrario: refleja una parte más iluminada de mi alma, un momento en el que yo realmente conecté mucho más con la luz que con las sombras (que seguramente estuvieran mucho más presente en ese primer disco). La suerte fue que las canciones recogieron ese ‘estado’ y que la gente abrazó esos temas, se vio reflejada en ellos. Fue perfecto, algo muy hermoso.

También ahora vivimos en unos días en los que andamos faltos de esperanza. ¿La música y los músicos deben ayudar?

No creo que la música ‘deba’ ayudar, pero uno tiene que poder expresar lo que sienta; también la tristeza, por ejemplo. De hecho, a veces mostrarte triste en tus canciones también ayuda a otros. Hay artistas que han basado su carrera en eso y que han sido especiales... Pero porque yo creo que el arte en general sirve precisamente –seas autor u oyente– para conectar contigo mismo, para sacar afuera de alguna manera esas palabras o sentimientos que uno no sabe cómo verbalizar. Por eso entiendo que es clave en el desarrollo de todo ser humano.

Compartir el artículo

stats