Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Max Aub, vuelven los diarios del gran exiliado

Abarcan desde que abandona España en 1939 hasta su muerte

Max Aub Levante-EMV

En febrero de 1939, a punto de concluir la guerra civil, Max Aub cruza la frontera francesa junto a André Malraux y el equipo de rodaje de ‘Sierrade Teruel’. No regresará a España hasta 1969 en un reencuentro breve y amargo que el escritor valenciano relató a modo de diario en ‘La gallina ciega’.

Entre el inicio de su exilio y casi hasta su muerte acaecida en México el 22 de julio de 1972, llevó un diario que su familia depósito en la Fundación Max Aub de Segorbe y que permaneció inédito hasta 1998, cuando el profesor Manuel Aznar Soler -seguramente el mayor experto en la vida y obra del autor de ‘El laberinto mágico’- realizó por encargo de Elena Aub (la hija del escritor) una selección y anotación de textos que publicó Alba.

En 2003, con motivo del centenario de Aub, Aznar Soler se unió esta vez a la editorial Centenario para publicar ‘Nuevos diarios inéditos’, volumen que incluía textos que no habían sido recogidos en la edición de 1998. De esta manera, parecía que todo lo que había ido anotando Aub en sus cuadernos, agendas y libretas personales durante sus años en el exilio estaba ya a disposición del público.

Pero ahora, cuando se conmemoran los 50 años de su muerte, sus diarios volverán a reeditarse, añadiendo a este nuevo volumen (publicado también por Renacimiento) las páginas de ‘Enero en Cuba’ -el dietario de su estancia en la isla entre 1968 y 1969- y medio centenar de páginas de sus cuadernos personales que aún permanecían inéditas en la Fundación Max Aub. «De hecho, no estaban ni pasados a máquina», explica Aznar Soler, que de nuevo se encarga de su edición.

Max Aub Levante-emv

Tal como indica el catedrático de Literatura de la Universidad Autónoma de Barcelona, este nuevo Diarios que verá la luz en diciembre complementa la reedición de ‘La gallina ciega’ y entre los dos ofrecen tanto la intimidad como la faceta pública de un escritor lúcido, comprometido, apasionado y brillante.

Aznar Soler reconoce que, como en su regreso a la España franquista en 1969 narrado en ‘La gallina ciega’, la visión de la realidad que plasma Aub en sus diarios es siempre «crítica». Y eso que, por una cuestión de tiempo pero también de curiosidad intelectual, la cantidad de temas sobre los que escribe -sus reflexiones intelectuales, humanas, políticas; sus opiniones sobre literatura o las polémicas en las que participó, pero también la úlcera de estómago que sufre, la falta de dinero, los dientes postizos o la relación de amigos que van quedando en el camino- es «oceánica».

«Estos diarios funcionan como una autobiografía pero también como un libro de memorias, por lo que Aub no solo habla de sí mismo sino también lo hace sobre los demás», explica el experto.

En sus páginas personales, el autor valenciano hace desfilar nombres como Picasso, García Lorca, Josep Renau, García Márquez, Buero, Malraux, Octavio Paz, Arrabal, Rulfo, Alberti «gordo, con una papanduja blanda», Manuel Fraga, Fidel Castro o Borges (cuya obra desdeña). A su amigo Camilo José Cela le recrimina su dejadez frente al franquismo, y a su también amigo Francisco Ayala, su tibieza en el exilio.

Intelectual fundamental para entender la II República, la guerra civil y el exilio, en sus diarios Aub echa constantemente la vista atrás, tira de recuerdos para explicar de forma sagaz, lúcida y dolida, la España del siglo XX. «El odio mutuo de Azaña y Alcalá Zamora -anota en junio de 1968- proviene tal vez de que, en el gobierno de la República del 31, eran los únicos de origen terrateniente, de posición acomodada, y ambos con buen conocimiento de la burocracia y de la maquinaria administrativa. Mandones, entrometidos y decididos a que nada se hiciera sin su consentimiento».

Y otro elemento fundamental de estos diarios es la pasión por la literatura y la reflexión sobre escribir. Un oficio que, tal como recuerda Aznar Soler, Aub ejerció con dedicación incontenible, casi a diario y aun en las circunstancias más difíciles, en cárceles y en campos de concentración, porque para él «escribir era tan natural y necesario como respirar».

Documentales, conferencias y teatro para recordar a Aub Levante-emv

Documentales, conferencias y teatro para recordar a Aub

Con el título «50 años después», la Fundación Max Aub con sede en Segorbe ha presentado la imagen corporativa de logotipos de las conmemoraciones a celebrar desde el 1 de julio del 2022 al 1 de julio del 2023, para conmemorar la muerte del escritor y los 25 años de la propia fundación. Así, el 22 de julio, Día del 50 Aniversario de la muerte de Max Aub en México, se realizará un acto en el Teatro Serrano de Segorbe, con algunas intervenciones y la colaboración del cineasta José María Villagrasa, que dará paso a la proyección del documental «Max Aub, un escritor en su laberinto». Para el 29 y 30 de septiembre se han preparado unas Jornadas Internacionales con ponencias de investigadores de Argelia, Brasil, España, Estados Unidos, Francia, Italia y México. También se representará por primera vez en España su drama «Morir por cerrar los ojos». El 18 de noviembre se ofrecerá una representación teatral del monólogo «La verdadera historia de la muerte de Francisco Franco». Publicado en México en 1960, se trata de una fantasía casi-histórica donde Aub quiere, a base de humor, dar a conocer la problemática creada por la guerra y cuestiona la idea de que ese asesinato podría resolver los problemas del camarero mexicano, autor del crimen, de España y de los exiliados. V.C.M. València

Compartir el artículo

stats