Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Jordi Morera y Ana Sirvent: "Quien renuncia a sus orígenes y a sus raíces se equivoca"

«Habrá dos recetas por programa, la primera de cocina tradicional valenciana, y otra actual y saludable, de hoy en día»

Jordi Morera y Ana Sirvent en el plató de «La cuina de Morera». | FERNANDO BUSTAMANTE

En un plató abarrotado de calidez, Jordi Morera y Ana Sirvent aprovechan el descanso del almuerzo para, entre risas, charlar 10 minutos.

¿Cómo se sienten al saber que a partir de hoy estarán cada día en todos los hogares valencianos?Jordi morera:

Es muy emocionante y al mismo tiempo es mucha responsabilidad, queremos hacer las cosas bien hechas y que la gente esté contenta con lo que estamos haciendo.

ANA sirvent:

Intento no pensarlo demasiado para no ponerme muy nerviosa, pero lo que dice él, mucha emoción, y mucha responsabilidad también por mi parte.

Hablando de responsabilidad, Ana, ¿usa sus conocimientos de nutrición en el programa?A.S.:

Es una de las cosas que más me gustó cuando me lo propusieron, la idea de ayudar a la salud pública a mejorar lo que la gente pueda saber, de una forma divertida, amena y con risas. Si conseguimos eso, yo estaría encantadísima.

El anterior programa, «El xef a casa», tenía como eje la comida tradicional, ¿seguirán con estos platos en «La cuina de Morera»? ¿Serán recetas accesibles para quien quiera hacerlas en su casa?J.M.:

Habrá dos recetas por programa, la primera de cocina tradicional valenciana, que pensamos que es importante que se visibilice y que no se pierda, y otra actual y saludable, de hoy en día.

A.S.:

Creo que si no fuera en un programa como estos no podríamos sacar la gastronomía valenciana. Yo, por ejemplo, soy de la zona alicantina y no conozco muchos de los platos que hay que conocer.

J.M.:

Nosotros conocemos la gastronomía que es muy local nuestra, pero la C. Valenciana es muy grande, tenemos cocina de todas las partes, de interior, de la costa, tenemos cocina marinera, de serra, de marjal... Tenemos una cocina que es un espectáculo, con influencias árabes, castellanas, íberas,... Y creo que es importante para todos los valencianos que alguien de Alicante sepa qué se está comiendo en Xodos, y que alguien de Xodos sepa que se está comiendo en Alicante.

Dos recetas diarias pueden ser muchas, ¿tienen miedo de que se acaben las propuestas?

J.M.:

Yo no tengo ningún miedo, estamos en el universo de la cocina, y no es que se acabasen los platos, se acabaría la vida. Cuenta con que el mundo de la cocina es tan inmenso y tan grande, que podríamos estar diez años haciendo programas y no se acabarían nunca las recetas.

A.S.:

Madre mía, además, con Jordi al lado es imposible, muchas veces estamos haciendo una receta y empieza: «y esto, si lo hiciésemos así…», «y lo otro, si cambiásemos aquello…» ¡Y con cada receta hacemos mil variantes!

Se les nota una pasión desbordante por la cocina. Graban diez programas semanales, ¿cómo lo hacen para conservar esa chispa y frescura tan característica que tienen?J.M.:

Hay días que, cuando son las 8 de la mañana, cuesta, y nos toca repetir mucho.

A.S.:

El café, nutricionalmente, es muy bueno. Y como estimulante casi mejor.

J.M.:

Ayuda mucho el equipazo de trabajo que tenemos detrás, que crea un ambiente muy bonito, muy distendido, que hace que todo el mundo que está trabajando aquí esté súper cómodo.

¿Cómo se llevan trabajando juntos?J.M.:

A patadas. yo soy de morcillas y ella es de manzanas.

A.S.:

¡Pues imagínate!

J.M.:

Nos conocimos en «El xef a casa», ella venía a hacer unas pequeñas anotaciones de nutricionista.

A.S.:

De vez en cuando aparecía por ahí, le daba un poco la tabarra, y me volvía a Alicante. Y nos hemos vuelto a encontrar aquí.

J.M.:

Y la verdad es que ha sido un poco así… ¡Un flechazo! ¡Amor a primera vista! Televisivamente hablando. Ana aprende mucho de cocina, y yo estoy aprendiendo mucho de nutrición.

A.S.:

¿Seguro que estás aprendiendo de nutrición?

J.M.:

Tú sabes que yo no te hago mucho caso, pero…

Jordi, asesora un restaurante de cocina valenciana en Nueva York, ¿cómo reaccionan los americanos delante de la cocina valenciana?J.M.:

Nueva York es una ciudad muy cosmopolita y están abiertos a todo, es una ciudad que habla 52 lenguas distintas. Creo que es la ciudad del mundo dónde más diversidad de gente hay, y la llamo la ciudad de las ciudades. El neoyorquino es muy de modas, de probar, y les encanta.

Me interesa mucho lo cercana, íntima y especial que es su relación con el territorio. ¿A qué creen que se debe?J.M.:

Quien renuncia a sus orígenes y a sus raíces se equivoca. Hay que estar orgulloso de dónde vienes, de tu familia, de tu tierra, y de tus tradiciones. Yo pienso que mi gran orgullo es ese, poder transmitir todo lo que es mi tierra, poder transmitirla y compartirla con los demás.

A.S.:

Pienso que es lo más nuestro. Yo cuando voy un poco hacia adentro, a lo más íntimo, hablo valenciano, estoy en l’horta, pienso en la miel de mi abuelo, … No sé, son cosas muy nuestras y no podría ni pensar en quitármelo de encima, es como mi familia.

Compartir el artículo

stats