Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De ‘veraneo’ con Sorolla en la costa de Nueva York

Incluye 73 lienzos de jardines y fotografías

Uno de los lienzos expuestos.

Lejos del bullicio de la ciudad de Nueva York, en Long Island, se encuentra el histórico museo Parrish, fundado a finales del siglo XIX. Está rodeado de una llanura verde, cercana al mar, un paisaje similar donde Joaquín Sorolla acostumbraba a pintar muchos de sus lienzos. Algunos de ellos se exponen desde el pasado domingo en cuatro de las salas del Perrish Art Museum. «In the Light of the Garden» es la exposición que ha juntado a dos de los artistas españoles que más impacto tuvieron en Estados Unidos. Uno de ellos es Sorolla, cuyo éxito está íntimamente ligado a la Hispanic Society of American, el otro Esteban Vicente, un segoviano que se afilió al expresionismo abstracto en el Nueva York de la década de los años 50.

La muestra reflexiona sobre estos dos artistas a través de sus jardines. En el caso de Sorolla, la exposición exhibe lienzos de su parterre madrileño, actualmente la Casa-Museo Sorolla, y en el caso de Vicente, sus lienzos plasman el jardín que cultivó en su casa de Bridgehampton en Long Island.

De ‘veraneo’ con Sorolla en la costa de Nueva York

El segoviano, que formó parte de la Escuela de Nueva York, se sumó a una tradición surgida a finales del siglo XIX en la que algunos artistas crearon sus jardines y los convirtieron en su principal fuente de inspiración. En España, el máximo exponente de esta tradición fue Joaquín Sorolla, que aportó una selección de cuadros basados en la floresta que cultivó en su casa de Madrid. La muestra cuenta con 73 obras cedidas del Museo Thyssen de Málaga, el Museo Sorolla de Madrid o el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia.

Los lienzos del valenciano datan entre 1916-1919, es decir, fueron pintados poco antes de morir, mientras que los de Vicente datan de entre 1985 y los 2000. «Para Sorolla, su jardín era un reflejo de su propio trabajo», explica el museo estadounidense.

Esteban Vicente huyó a Estados Unidos después del estallido de la Guerra Civil, allí consolidó una fructífera carrera que le llevó a ser reconocido en todos los círculos artísticos. Tras la muerte de Franco volvió a exponer en España, pero su obra era bastante destaconocida. Tuvo una retrospectiva en el Museo Reina Sofía y en 1999 recibió la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio.

Sorolla y Esteban Vicente en sus respectivos jardines. Carla Melchor

La primera de las salas de la muestra contrapone los trabajos de ambos artistas con lienzos que dejan constancia de su investigación sobre el color y la forma. Una segunda sala exhibe, a través de fotografías, la manera de trabajar de estos artistas en el jardín. La última sala muestra los jardines de otros artistas del Parrish Art Museum, como Fairfiels Porter o William Merritt Chase, quien fue amigo de Sorolla.Muchos de los cuadros expuestos en Long Island se pudieron ver hace algunos años en la Fundación Bancaja.

Esta no será la única ocasión en la que el apellido Sorolla sonará en la agenda expositiva americana. Todavía queda pendiente una muestra con obras de colecciones privadas, tal y como anunció este periódico, con motivo del Año Sorolla, que se celebrará en 2023. La Hispanic Society, la institución que encargó las Visiones de España al valenciano, prestará algunas de sus obras al Museo Sorolla para la gran muestra que prepara para la celebración del centenario.

Por ahora, la única exposición del Año Sorolla que se ha confirmado oficialmente es la inmersiva que podría tener lugar en la Ciutat de les Arts y de les Ciències, tal y como anunció Levante-EMV. «Sorolla a través de la luz» se inaugurará en febrero de 2023 en el Palacio Real de Madrid y a partir de junio llegará a València. La muestra incluirá un centenar de obras digitalizadas del valenciano.

El comisariado estará a cargo de Consuelo Luca de Tena, exdirectora del Museo Sorolla, y de Blanca Pons-Sorolla, bisnieta del pintor y especialista en su obra. El estudio Karmachina será responsable de la dirección y producción de los contenidos multimedia bajo la supervisión de Gianfranco Iannuzzi, pionero en la realización de las experiencias inmersivas, cuyas obras están presentes en la actualidad a nivel internacional desde Nueva York a Tokio.

Después de su exposición al público, la muestra viajará a otras ciudades españolas, ya que el Año Sorolla tendrá dimensión estatal.

Compartir el artículo

stats