Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Sergio Salvi Integrante de Delaporte

“Una desventaja de la música española es poner demasiadas etiquetas a los estilos”

“Hay una alta oferta de festivales porque el público también tiene muchas ganas de volver a vivir la música como se hacía antes, pero la industria parece que no está preparada”

Los artistas Sergio Salvi y Sandra Delaporte.

El dúo hispano-italiano Delaporte será uno de los encargados de estrenar el Festival Noroeste Estrella Galicia en las instalaciones portuarias. Actúan en el muelle de Trasatlánticos de A Coruña este jueves a las 22.00 horas. Sandra Delaporte y Sergio Salvi encabezarán la apuesta por la mezcla de sonidos de la música electrónica y el pop español.

¿Cómo ha funcionado el regreso a la música en directo en estos meses?

Ha sido una vuelta muy fuerte de los conciertos en directo. De hecho, no sé si se puede hablar de vuelta a la normalidad porque este año hay más festivales de los que había antes. Han salido de todas partes y casi se está saturando el mercado. Todo el mundo quiere tocar. Llevamos dos años sin trabajar y está muy bien porque, así, estamos todos muy ocupados.

¿Es excesiva la oferta de festivales este año?

Hay una alta oferta de festivales porque el público también tiene muchas ganas de volver a vivir la música como se hacía antes, pero la industria parece que no está preparada. Hemos visto festivales que se caen en el último momento y cosas similares que han ocurrido en el último mes y medio. De todos modos, creo que es una buena señal que exista tanto interés.

La música de Delaporte apuesta por la electrónica. ¿Por qué resulta pegadiza para el oyente en directo?

Sí es cierto que en nuestro caso hacemos música electrónica. Pero, al final, hacemos canciones. En el fondo hay una matriz pop muy importante. Cuidamos mucho las canciones, el estribillo y las letras, más allá de que la estética, la sonoridad y los arreglos sean electrónicos. Lo hacemos así porque realmente nos gusta el pop. Luego, en directo, creo que solemos llevar tanta energía como la que te puedes encontrar en un concierto de rock o de punk. Mucha gente que no es apasionada de la música electrónica, le acaba gustando por la energía que transmite. Hay muchas cosas alrededor de lo que hacemos por las que no nos podemos considerar solo un proyecto de electrónica. Muchas cosas de las que probamos nos han llevado a festivales de música indie.

Las colaboraciones con artistas de otros géneros han sido habituales en sus últimos trabajos.

Era un reto que teníamos, demostrarnos a nosotros mismos que podíamos ir más allá del arreglo electrónico. Nos convencimos de que podíamos darle una vuelta más y seguir haciendo una buena canción.

¿Estas colaboraciones con estilos diversos son una forma de enriquecer su discografía?

Siempre lo son. Una desventaja de la música española es poner demasiadas etiquetas a los estilos y cerrarlos demasiado. Creo que por fin se están empezando a romper y gente de varios estilos está comenzando a colaborar porque se dan cuenta de que la música es una. Y al juntarse con otros estilos es cuando crece la música. Así nacen nuevas modas y estéticas. Está bien ser purista de algo, pero también es enriquecedor que se rompan las reglas y los cánones.

¿Esta línea procede de los mercados internacionales más que del español?

En otros países es más normal. En Estados Unidos nunca ha habido el complejo del purismo. Toda la música estadounidense nace de la fusión y de la experimentación. Hacen cosas que todavía no tienen nombre. La etiqueta viene después. Cuando los artistas se liberan de etiquetas, el resultado es más orgánico. Cuidar el sonido es una parte importante de la música para que tenga su identidad, su lenguaje y sus técnicas propias.

Compartir el artículo

stats