Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concha Piquer y García Lorca, juntos en el Olympia

La cantante Diana Navarro protagoniza la obra "En tierra extraña"

Piquer (Navarro) y Lorca (Alejandro Vera). Levante-EMV

El encuentro entre Concha Piquer y Federico García Lorca nunca tuvo lugar, pero habría sido una «fantasía». Así lo ha definido este martes la cantante Diana Navarro sentada en el ‘baúl de la Piquer’ sobre las tablas del Teatro Olympia. Allí se mete en la piel de «doña Concha», como ella no para de invocarla.

La artista malagueña protagoniza en la sala de la calle San Vicente «En tierra extraña», la obra que supone su debut como actriz y que le ha valido ya buenas palabras de público y crítica que ya la ha podido ver en Madrid, según ha asegurado el productor de la puesta en escena, Daniel Mejías. La pieza, que se puede ver hasta el día 18, recrea este encuentro ficticio entre la referente de la copla y el eterno poeta (interpretado por Alejandro Vera). Junto a ellos, el director de la obra, Juan Carlos Rubio, pone en escena a otro grande: Rafael de León (Avelino Piedad), poeta y autor de coplas.

Navarro ha asegurado durante la presentación de «En tierra extraña» que «no pretende imitar a doña Concha, sino homenajearla» en esta obra en la que hay «poesía, copla, música de Broadway... Y un siglo después seguimos hablando de ella», ha dicho.

Para la cantante, algunos de los aspectos más difíciles de este trabajo ha sido intentar ser tan «multidisciplinar» como Concha Piquer. «Ella cantaba, bailaba,... era impresionante todo lo que hacía. Es inimitable». De hecho, ha asegurado que «Diana Navarro no aparece en el escenario para nada», ha avanzado para quienes crean que van a ver un concierto de la artista. «Es mi reto más importante», ha añadido.

El texto y la docena de canciones que conforman «En tierra extraña» invitan a la «reflexión, es un mensaje conciliador, de paz y unión», ha señalado Navarro en alusión a las posturas ideológicas tan distantes entre Lorca y Piquer. «Respetémonos porque somos más que banderas e ideologías», ha dicho. 

Respecto al género musical de la copla, ha asegurado que «parece que no está de moda, pero se dice eso desde que llegó la democracia porque parecía que se vinculaba al franquismo». Para ella, «la copla es como un buen traje, que siempre queda bien; como un arroz del 'senyoret', que siempre gusta», ha bromeado en alusión a la tierra natal de Concha Piquer. Precisamente, el hecho de cantar y actuar en ella le hace sentir «más que satisfecha». Y no ha dudado en cantar «La Maredeueta», a quien ha asegurado le encantaría visitar y dedicar una de sus coplas. 

Compartir el artículo

stats