Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vida de Noelia Zanón en México: debut como actriz y conciertos en grandes auditorios

«México me ha dado las grandes oportunidades que en València no he tenido», explica la valenciana

Actuación de la valenciana en la Casa del Artista. MIGUEL ANGEL MONTESINOS

Hace casi 10 años que decidió coger un avión a México para probar suerte con su «Maredeueta» o «Mi Valencia». Lo que no esperaba era asentarse finalmente en el país, y a la vez, triunfar en Argentina y Estados Unidos. Noelia Zanón es una cantante querida por sus fans en València, con actuaciones en la Casa del Artista, en las salas como la Dietrich de Museros, pero en Latinoamérica es una estrella que recoge premios, apoya campañas políticas como las de Obama y llena auditorios ubicados en las principales avenidas. 

«Me fui hace 8 años y medio para probar pero nunca pensé que me iba quedar. Llegué directamente a Guadalajara (México) y fue tal el recibimiento y el apoyo que decidí quedarme. Pero no solo por la gente, sino por el trabajo. Entraba en un sitio para presentarme y salía con un contrato. A los cinco meses estaba trabajando en el Auditorio Telmex de Guadalajara y al año ya tenía un disco. México me ha ofrecido todas las grandes oportunidades que en València no he tenido», explica la cantante de Godelleta, que hoy presenta su nuevo disco, ‘Joyas’, en la sala Dietrich de Museros. 

Zanón se dio a conocer artísticamente a través del programa «La música es la pista» de Canal 9. Pero por aquel entonces ya había publicado álbumes. De hecho, la propia artista fecha el inicio de su carrera a los 8 años, cuando su abuela la llevaba a las casas de las señoras del pueblo a mostrar cómo cantaba «su chiquilla». Todo comenzó cuando su abuela la escuchó cantar «La de la mochila azul», del mexicano Pedro Fernández. Ella fue su primera «fan». A los 12 años publicó su primer casete y al año siguiente, su primer vinilo. 

«Mi madre siempre solía hablarme sobre la posibilidad de irme a México, ya que por aquel entonces se decía que era la tierra de las oportunidades para los artistas», comenta Zanón. De hecho, allí viven artistas españoles como Plácido Domingo, Miguel Bosé o Ana Torroja. 

Televisión

México también le ha dado la oportunidad de hacer su primer papel como actriz. La valenciana fichó por la serie ‘biopic’ de la artista Silvia Pinal, en la que interpretó a su asistente personal. 

A principios de este año ha lanzado el disco ‘España y México, un solo corazón’, junto a la artista Alejandra Ávalos, que actualmente concursa en «MasterChef Celebrity» en México. También allí ha recibido multitud de reconocimientos, como la Medalla de Oro Pedro Infante, la medalla del Estado de Puebla, el Premio Inmortal Internacional e incluso el prestigioso maestro escultor Víctor Gutiérrez le dedicó una estatua. Actualmente, colabora con un programa en el canal Televisa Jalisco. 

El 29 de octubre debutará en el Miami Dade County Auditorium, su tercera casa, donde pasa dos meses al año. Después viajará a Argentina para trabajar allí todo el mes de noviembre. 

Según Zanón, el público latino es muy diferente entre sí». «Actué en el Teatro Astral de Buenos Aires durante dos meses y allí todo era género español, cañí. En México, por ejemplo, se lleva el bolero y las baladas, y en Miami, las canciones pasionales y la salsa», explica. Como ocurre en València, Zanón también es un icono LGTBI+. De hecho, según la artista, no para de recibir vídeos de seguidores que interpretan dos canciones en concreto: «Suplente» y «Estoy enferma». 

Actualmente, está inmersa en la promoción de ‘Joyas’. «Es un disco que nació de la pandemia. Contiene 23 de mis canciones más conocidas, las que más me pide el público. Lo presenté en Miami por primera vez».

Zanón asegura que se encuentra en un momento «dulce», de «madurez». «Han sido muchas las experiencias que una pasa por el camino de la música. Muchos encontronazos, cosas que te hacen aprender. No soy la misma que antes. Para los artistas, vivir es como una montaña rusa. Un buen artista puede venirse abajo 10 minutos, pero luego se come el mundo. Es nuestro día a día», cuenta la valenciana, que apunta: «La esencia de artista no se pierde, se adiestra». 

Compartir el artículo

stats